ELECCIONES EN ALEMANIA

Merkel gana las elecciones pero no logra formar mayoría absoluta con los liberales

La aspirante cristianodemócrata obtiene el 35,2% y el canciller socialdemócrata, el 34,3%

EL PAIS

La coalición demócratacristiana que lidera Angela Merkel ha ganado las elecciones alemanas por un escaso margen al obtener el 35,2% de los votos frente al 34,3% obtenido por el SPD del canciller Schröder. Sin embargo, el signo del próximo Gobierno alemán dependerá de las alianzas entre partidos, ya que aunque Merkel cuenta con tres escaños más, su alianza con los liberales no consigue mayoría absoluta, aunque tampoco cuadran los números para repetir la actual coalición rojiverde en el Gobierno.

Más información

El Partido Liberal (FDP) ha obtenido un 9,8%, mientras que los Verdes han recabado el 8,1% y el Partido de la Izquierda el 8,7%. Estos resultados confirman a la CDU-CSU de Angela Merkel como fuerza más votada en las elecciones legislativas anticipadas, aunque no podrá formar gobierno con el FDP, como era su propósito.

Así que los próximos días serán decisivos para conocer la formación del próximo Gobierno alemán, ya que los dos candidatos en liza han mostrado durante la jornada electoral triunfalismo y propósito de liderar la Cancillería.

Posibles alianzas

De momento, según la Comisión electoral, la CDU-CSU tiene 225 escaños en el Bundestag (Cámara baja del Parlamento), 222 el SPD, el FDP 61, los Verdes 51, y el Partido de la Izquierda 54. Ni la CDU-CSU llega a una mayoría con sus socios naturales, los liberales del FDP, ni el SPD con los suyos, los Verdes. De ahí que los dos partidos hayan empezado a barajar otras alianzas, y tanto Merkel como Schröder han anunciado que contactarán de inmediato con todas las formaciones salvo con el Partido de la Izquierda.

Pese a que el presidente del FDP, Guido Westerwelle, ha rechazado cualquier participación en un gobierno que no sea una coalición con la CDU-CSU porque, según él, sólo esa fórmula permite un cambio real, dos de las alianzas que se barajan incluyen a ese partido. Por un lado se habla de la coalición Jamaica, que incluiría a la CDU-CSU, cuyo color es el negro, a los Verdes, de ese mismo color, y al FDP, cuyo color es el amarillo; por otro la llamada Semáforo, entre el rojo SPD, los Verdes y el amarillo FDP. Tanto la CDU-CSU como el SPD han rechazado la posibilidad de una alianza con la nueva Izquierda, aunque los primeros siguen imputando a los segundos intenciones de aliarse con los poscomunistas para mantenerse en el poder.

Finalmente, está la opción de una gran coalición entre CDU-CSU y SPD, pero queda por definir bajo la dirección de quién, pues tanto Merkel como Schroeder reclaman el derecho a formar gobierno. La CDU-CSU tendrá además, según dijo el jefe de la CSU y candidato conservador derrotado en los comicios de hace tres años, Edmund Stoiber, que analizar las razones de su mal resultado, que es un 3,3% inferior al obtenido en 2002.

Dresde, la clave

El resultado es aún provisional porque queda por votar un distrito de la ciudad germano-oriental de Dresde, donde las elecciones serán dentro de dos semanas por la muerte repentina de una candidata ultraderechista a un mandato directo. En esa circunscripción, con 219.000 electores, se decidirán entre uno y tres escaños.

Según el sistema electoral alemán, la composición del Parlamento se determina en virtud de una combinación de mandatos directos, con los vencedores de cada uno de los 299 distritos del país, y de resultados porcentuales emanados del segundo voto a las listas de los partidos. Los electores tienen por ello dos votos. En caso de que una fuerza obtenga más escaños por mandato directo que los que le corresponderían porcentualmente, la composición del Parlamento se amplía con puestos complementarios o de repesca.

Vuelco a las encuestas

Aunque la CDU-CSU de Angela Merkel es la ganadora teórica de estos comicios, es la perdedora moral, ya que la candidata conservadora entró en campaña electoral con una ventaja nada desdeñable de 14 puntos sobre el canciller Schröder y la mantuvo hasta hace tan sólo quince días. La aplastante personalidad y el carisma de los que hace gala el actual dirigente del Gobierno ha hecho que finalmente esa ventaja quede reducida a menos de un 1%.

El canciller socialdemócrata Gerhard Schröder, que se ha presentado esta noche como el verdadero vencedor, ha señalado que los resultados demuestran que el pueblo soberano es quien decide en unas elecciones y que no se deja influir ni por pronósticos ni por "manipulaciones mediáticas".

Ultraderechistas en Sajonia

El ultraderechista Partido Nacional Democrático (NPD) se ha quedado en formación residual, de acuerdo a lo previsto, al no lograr más que el 1,6% en las elecciones generales alemanas, aunque ha obtenido un espaldarazo moral en el estado de Sajonia, con el 5% de los votos. Este resultado ha sido recibido con alarma por el resto de formaciones políticas, ya que el NPD entró en el Parlamento de ese estado el pasado año, tras obtener un 9,1% en los últimos comicios regionales.

Los auténticos triunfadores

El FDP y el Partido de la Izquierda son los verdadero ganadores de estos comicios: el primero ha mejorado en 2,4 puntos su resultado de hace tres años y el Partido de la Izquierda en 4,7.

Por su parte, los partidos de extrema derecha no han logrado resultados notables. El más importante de ellos, el Partido Nacional Democrático (NPD), se ha quedado en un 1,6, si bien en Sajonia, el estado federado cuya capital es Dresde, llegó a cinco.

En la capital, Berlín, el ganador es el SPD con el 34,4%, seguido por la CDU con el 22, los Verdes con el 13,7%, los liberales con el 8,2% y el Partido de la Izquierda con el 16,4%.

Lo más visto en...

Top 50