Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luxemburgo resucita la Constitución europea al ratificarla en referéndum

El 'sí' ha logrado el 56,52% de los votos

Luxemburgo ha dado su respaldo a la Constitución europeo en una consulta pública en la que el texto comunitario se jugaba el poco futuro que parecía quedarle. El ha logrado el 56,52% de los votos, frente al 43,48% del no.

Luxemburgo se convierte así en el decimotercero Estado miembro en ratificar la Constitución europea y en el segundo en hacerlo por referéndum, después de España.

Tras el rechazo de franceses y holandeses en mayo y junio, este pequeño país centroeuropeo era el primer miembro de la Unión Europea que se pronunciaba en referéndum sobre el tratado constitucional. De hecho, los líderes de los Veinticinco acordaron hace un mes en Bruselas abrir un periodo de reflexión y aplazar las consultas, aunque dejaron la puerta abierta a que cada país decidiera si celebrar o no los referendos que tuvieran programados. El primer ministro, Jean-Claude Juncker, que por entonces era el presidente de turno de la UE (ahora lo es el británico Tony Blair), quiso seguir adelante y presentó además un órdago: si el texto era rechazado, el dimitiría.

Pero en manos de los 200.000 luxemburgueses llamados hoy a las urnas (votar era obligatorio en este país) estaba mucho más que el futuro político de Juncker. El texto europeo no habría sobrevivido a un nuevo rechazo, toda vez además que Luxemburgo es uno de los fundadores de la UE y un país con una fuerte tradición europeísta.

Tras conocerse el resultado de la consulta, Juncker ha señalado que este referendo demuestra que "la Constitución europea no está muerta". "Siempre he dicho que los luxemburgueses eligen la buena vía", ha afirmado, para luego añadir que, pese a todo, esperaba un resultado "mas ajustado". Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, el portugués José Manuel Durao Barroso, ha calificado la noticia como "una fuerte señal, ya que eso significa que una mayoría de los Estados miembros considera que el Tratado Constitucional responde a sus deseos, abriendo la vía a una Europa más democrática, más transparente, más eficaz y más fuerte sobre la escena mundial".

En España, el Gobierno ha calificado de "excelente noticia" que "un país fundador", aunque "pequeñito", respalde el proyecto en el "clima pesimista actual". Así lo cree el secretario de Estado de Asuntos Europeos, Alberto Navarro, que confía en que el referendo de hoy constituya "un punto de inflexión que sirva para relanzar el optimismo sobre la ratificación del tratado". El Partido Popular, por su parte, ha expresado su satisfacción por el resultado de la consulta, que demuestra que el texto comunitario "tiene todavía un vigor que debe ser aprovechado positivamente". Así lo cree su portavoz en la Comisión de Exteriores del Congreso, Gustavo de Arístegui, que ha instado sin embargo a "retocar" aquellos aspectos del texto que no son suficientemente entendidos y comprendidos por la opinión pública y aquellos que son claramente rechazados".