Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos ordena a sus diplomáticos no esenciales que abandonen Arabia Saudí

Washington tiene "indicios creíbles" de amenazas terroristas

El temor a atentados terroristas en Arabia Saudí ha obligado a EE UU a ordenar la salida del país a todo su personal diplomático no esencial, según ha informado el secretario de Estado de EE UU, Colin Powell. Preocupado por la posible falta de seguridad, el Gobierno estadounidense "insta vehementemente" a sus ciudadanos particulares que abandonen el país.

En un mensaje dirigido a las personas que se encuentran en el país así como a las que tengan pensado viajar al país árabe, el Departamento de Estado "insta vehementemente a los ciudadanos americanos en Arabia Saudí a que salgan del país".

Powell no ha dado detalles sobre la eventual amenaza que se podría cernir sobre los americanos que se encuentran en Arabia Saudí. "Estamos preocupados, el nivel de amenaza ha aumentado y de acuerdo con el nivel de alerta e información que hemos recibido [...] tendremos una orden de partida", ha explicado Colin Powell a los periodistas. La mencionada orden afecta también a los familiares de todos los empleados de la Embajada estadounidense en Riad, capital de Arabia Saudí, y en los consulados de Daran y Yeddal, para que se marchen del país, han agregado funcionarios del Departamento de Estado.

El Gobierno de EE UU "sigue recibiendo indicios creíbles de amenazas terroristas dirigidas a intereses estadounidenses y occidentales en Arabia Saudí", agrega la Embajada de Washington en Riad. Esas amenazas incluyen posibles atentados contra diplomáticos, instalaciones oficiales o edificios residenciales de extranjeros en la capital saudí.

Arabia Saudí, donde se han registrado numerosos atentados de terroristas islámicos contra intereses estadounidenses en los últimos años, ha sido escenario también en los últimos días de diversos enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y supuestos terroristas.

En los últimos años, EE UU ha cerrado de forma temporal varios edificios diplomáticos en diversos puntos de Arabia Saudí ante la llegada de información sobre posibles atentados terroristas.