Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ORIENTE PRÓXIMO

Israel entra en Hebrón mientras se concreta la liberación de Arafat

La delegación palestina suspende los contactos con el Gobierno de Sharon para terminar el asedio militar a la Basílica de la Natividad. -El Ejército israelí reconoce fallos en la toma de Yenín

Jerusalén / Crawford (Texas)

Los primeros pasos para devolver la libertad a Yasir Arafat, según una iniciativa del presidente George W. Bush que tanto Israel como la ANP aceptaron el domingo, se han enfrentado a la oposición del líder palestino a salir de su cuartel general hasta que los tanques israelíes se retiren de toda Ramala, mientras Israel invade Hebrón y detiene a un dirigente de las Brigadas de Al-Aksa.

"Arafat rechaza abandonar la sede de su gobierno hasta que el Ejército israelí no levante el sitio y retire todos sus tanques de Ramala", ha afirmado hoy Yaser Abed Rabo, ministro de Información en la ANP.

Abed Rabo sale así al paso de unas declaraciones de su colega israelí de Defensa, Benjamín Ben Eliézer, en el sentido de que Arafat "es libre" de abandonar Ramala "hoy mismo", siempre y cuando se deje en su cuartel general a los seis activistas y funcionarios palestinos que debe transferir a la custodia conjunta de efectivos de EEUU y Gran Bretaña.

Se trata de cuatro milicianos del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) -a los que la ANP condenó el jueves a entre 1 y 18 años de prisión por el asesinato del ministro israelí de Turismo, Rejavam Zeevi, en octubre pasado- y del líder de ese movimiento, Ahmed Saadat.

El sexto es un Fuad Shobaki, encargado de presupuestos para los organismos de seguridad palestinos y a quien Israel responsabiliza de organizar un cargamento ilegal de armas con destino a Gaza, que comandos israelíes interceptaron en enero en aguas del Mar Rojo.

La ANP aceptó entregar a los seis a custodia de EEUU y Gran Bretaña, en una cárcel de la ciudad cisjordana de Jericó, en respuesta a una propuesta de Bush para que Israel -que también la ha aprobado- levante el asedio a Arafat.

Con este "trato", Israel espera obtener la ayuda de Washington frente a la ONU para alterar las atribuciones de una comisión internacional que debe investigar las acciones de su Ejército durante la ocupación del campo de refugiados de Jenín, tras las denuncias palestinas de que los soldados perpetraron allí "una masacre".

Incursión en Hebrón

Los primeros pasos para devolver la libertad a Arafat, coinciden con una nueva incursión de blindados israelíes en el distrito de Hebrón, donde el ejército ha arrestado al máximo dirigente de las Brigadas de Al-Aksa, Naser A-Din, informan fuentes palestinas.

A-Din sustituyó la semana pasada a Maruán Zalum al frente de las Brigadas de Al-Aksa, tras ser "eliminado" este último por helicópteros israelíes dentro de la política de "asesinatos selectivos" de Israel de dirigentes de la intifada.

A-Din es uno de los más de 60 palestinos que las fuerzas israelíes han arrestado en las últimas horas en una redada casa por casa en la ciudad de Hebrón y en algunas aldeas aledañas, todas ellas cercadas por el Ejército desde la pasada madrugada, cuando invadió esta ciudad.

Al menos ocho palestinos han muerto -entre ellos dos oficiales de policía y un jefe local del movimiento Al Fatah- y 13 han resultado heridos -cinco de ellos graves- esta madrugada durante la ocupación de la ciudad autónoma, según han informado fuentes militares israelíes.

Decenas de tanques y tropas de infantería han penetrado en tres sectores distintos de la ciudad cisjordana, donde ha sido declarado el estado de sitio y se efectúan arrestos casa por casa. Según varios testigos, hay decenas de arrestados, entre ellos un destacado dirigente de Hamás.

Además, varios vehículos blindados israelíes han efectuado una breve incursión en el campo de refugiados de Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, donde han herido de forma grave a dos palestino, uno de ellos un niño de 10 años que ha recibido un tiro en la cara.

Fuentes palestinas han informado de que dos vehículos blindados y una excavadora israelíes penetraron varias decenas de metros en el campo de refugiados y efectuaron varios disparos.

Asedio a la Basílica

Mientras en Ramala se concretaba la aplicación del "trato" gestionado por Bush a Arafat, la delegación palestina ha suspendido los contactos con Israel para terminar el asedio militar a la Basílica de la Natividad.

Salah A-Tamre, jefe de la delegación palestina, ha anunciado que abandonan de momento las negociaciones hasta tanto los soldados israelíes cesen los disparos y permitan introducir alimentos y medicinas al templo para los más de 200 refugiados y religiosos.

Dos palestinos han muerto hoy en el recinto cercado, uno de ellos a causa de heridas que sufrió hace dos días por disparos de un francotirador israelí, y otro de la misma manera cuando salió esta mañana del edificio y comenzó a disparar en todas las direcciones.

El Ejército israelí reconoce fallos en la toma de Yenín

El Ejército israelí comienza a sacar sus propias conclusiones de la operación militar que culminó con la ocupación del campo de refugiados de Yenín en busca de terroristas y hoy ha revelado numerosos fallos en las acciones llevadas a cabo por sus tropas en el lugar, donde según los palestinos se produjo una "masacre".

La descoordinación de las distintas unidades que participaron en la invasión de ese campo de refugiados, así como las dificultades para estimar el número de palestinos armados y la inexperiencia de los soldados en una operación de tal envergadura, son algunas de las deficiencias reconocidas por el Ejército israelí en su actuación en Yenín.

Así lo ha revelado hoy una investigación preliminar de la Operación Muro de Defensa en dicho campamento de refugiados palestinos, realizada por reservistas que participaron en los combates al mando del general de brigada Eyal Schelin.

También ha participado en dicho equipo el director de Política y Planificación de las Fuerzas Armadas, el general Giora Eiland, que a su vez coordinará los contactos entre la delegación israelí y la misión investigadora de la ONU para esclarecer lo sucedido.

Más información