SUCESO

Una potente bomba causa destrozos junto al Ministerio de Interior en Roma

El ministro italiano del Interior califica de acto "gravísimo" el atentado

Un artefacto "de fuerte potencial destructor" compuesto por dinamita ha estallado esta madrugada en el centro de Roma, cerca del Ministerio de Interior italiano, según han informado fuentes policiales. La explosión ha destrozado varios vehículos y ha roto los cristales de las ventanas de los edificios próximos, pero no se han registrado heridos.

Las primeras hipótesis de la policía indican que se trata de un "acto demostrativo". El explosivo se hallaba adherido a una motocicleta aparcada tras unos contenedores de basura en la vía Palermo, y ha dañado cinco coches y dos motos.

Más información

El ministro del Interior italiano, Claudio Scajola, ha calificado esta mañana de "acto gravísimo en un lugar que simboliza la seguridad del Estado y los ciudadanos" el atentado con dinamita perpetrado anoche en Roma en una calle cercana a su departamento.

Scajola hizo estas declaraciones en el mismo lugar del atentado, al que se desplazó esta mañana junto al alcalde de la capital, Walter Veltroni, quien había indicado que "tras el ataque terrorista del 11 de septiembre y las diversas alertas dadas en diferentes partes, creo que se ha pasado de las amenazas a los actos. El atentado podría haber tenido consecuencias graves ya que se produjo en una calle abierta al público, por ello debemos mantener la guardia".

En el lugar de los hechos, vía Palermo, los bomberos continuaban esta mañana sus trabajos para limpiar los fragmentos de vidrio y de cornisas que habían caído desde la sexta planta de un inmueble.

Psicosis terrorista

La ciudad italiana ha visto reverdecer en los últimos días la psicosis del terrorismo, después de que la policía italiana hallara esta semana varios agujeros sospechosos en los muros subterráneos que protegen el acceso a las tuberías de agua de la Embajada de EE UU en Roma.

El hallazgo de estos orificios, por los que podría colarse una persona, se produjo tras la detención el pasado miércoles de cuatro marroquíes en un piso del sur de la periferia de Roma, en el que guardaban materiales tóxicos con los que presumiblemente podrían haber cometido un atentado envenenando el agua de la sede diplomática.

Lo más visto en...

Top 50