CUMBRE CONTRA EL RACISMO

EE UU e Israel abandonan Durban por el tono 'antisemita' de sus conclusiones

El Gobierno surafricano ha calificado de "lamentable e innecesaria" la retirada

La delegación de Israel ha decidido abandonar la Conferencia de la ONU contra el Racismo, que se celebra en Durban, según ha informado un alto responsable israelí. Poco antes, la delegación enviada por Estados Unidos ha tomado la misma decisión, según ha anunciado uno de los congresistas norteamericanos que la integran.

"Parece que, pese a los extraordinarios esfuerzos del Gobierno norteamericano desde hace varios meses, sería imposible continuar participando en esta conferencia", ha dicho el congresista demócrata Tom Lantos, miembro de la delegación de Estados Unidos en Durban.

Más información
El foro mundial de ONG de Durban acusa a Israel de genocidio y limpieza étnica
Bush impide a Powell acudir a la conferencia sobre racismo en Durban
India se enfrenta a la condena de su sistema social de castas en la Conferencia de Durban

Washington ya había indicado antes del inicio de la conferencia que la delegación estadounidense se retiraría si no se quitaban del proyecto de declaración final los términos condenatorios contra Israel.

Poco tiempo después de esta declaración, el secretario del Departamento de Estado estadounidense, Colin Powell, ha confirmado la decisión desde Washington. "Di la instrucción a nuestros representantes en la Conferencia de la ONU sobre el Racismo de volver a casa", ha dicho Powell en un comunicado.

Retirada israelí

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Poco después de este anuncio, el ministro israelí de Asuntos Exteriores, Simón Peres, ha anunciado que su Gobierno ha decidido retirar a su delegación de la Conferencia de la ONU contra el Racismo que se celebra en Durban (sureste de Sudáfrica) debido a las críticas emitidas hoy contra Israel por parte de los países árabes. "Convoco a nuestra delegación que se encuentra en Durban y lamentamos el extraño espectáculo que se produjo allí", ha afirmado Peres en rueda de prensa en Jerusalén.

"Aquellos cuyo objetivo era tomar de rehén a la conferencia con fines de propaganda demostraron una ridigez y un rechazo al compromiso", ha declarado Lantos para justificar la decisión norteamericana. "Intentamos colocar la conferencia en sus niveles más allá de cualquier compromiso razonable", ha afirmado Lantos. "Sentimos que apuntar a un sólo país por todo la aparente malevolencia es escandaloso. Cuando el compromiso noruego (un nuevo texto) fue presentado de forma civilizada, nosotros lo aceptamos. Pero fue rechazado", ha dicho Lantos, culpando a los "extremistas del mundo islámico y árabe".

Lantos ha estimado que otros países deberían seguir a Estados Unidos e Israel y retirarse de la conferencia. Una fuente cercana a la delegación canadiense en Durban ha indicado que su país "todavía no había tomado una decisión". Los países de la Unión Europea están reunidos esta noche para discutir la situación creada por las retiradas norteamericano e israelí.

Malestar surafricano y palestino

El Gobierno surafricano ha calificado de "lamentable e innecesario" el retiro norteamericano. "Sería lamentable que quedase la impresión de que la retirada de Estados Unidos de la conferencia no es más que un pretexto para no afrontar los verdaderos desafíos planteados por el racismo en Estados Unidos y en general", indica un comunicado del ministro sudafricano de Asuntos Presidenciales, Essop Pahad.

Por su parte, Suleiman al Herfi, el representante de la Organizacón para la Liberación de Palestina (OLP) en Sudáfrica, ha dicho que la retirada norteamericana "es una lástima". "Ellos mismos (Estados unidos) están confirmando su aislamiento. No fueron capaces de imponer su punto de vista y entonces se van", señaló.

"La conferencia continúa. ¿Cuántos países participan en la conferencia? ¿Cuántos van a seguir?", ha declarado, consultado sobre si la conferencia tenía todavía sentido después de estas retiradas.

Delegaciones de 153 países participaban en la conferencia antes de la decisión de EE UU e Israel.

Por otra parte, la organización judía de Derechos Humanos, el Centro Simon Wiesenthal, ha afirmado hoy que seguirá los pasos de Estados Unidos e Israel y se retirará de la conferencia de la ONU sobre el Racismo en Durban, Sudáfrica.

REUTERS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS