Cómo el divorcio de Beverly d’Angelo acabó en una historia de amor con Al Pacino jamás contada

La actriz cuenta a la revista ‘People’ cómo se enamoró del protagonista de ‘El padrino’ cuando aún estaba casada con el duque Lorenzo Salviati, con quien mantenía una relación abierta y le concedió el divorcio para poder estar con el actor

Al Pacino y Beverly d'Angelo asisten juntos al estreno de la película 'El informante', protagonizada por el actor, en el teatro Ziegfeld en Nueva York el 1 de noviembre de 1999.
Al Pacino y Beverly d'Angelo asisten juntos al estreno de la película 'El informante', protagonizada por el actor, en el teatro Ziegfeld en Nueva York el 1 de noviembre de 1999.Ron Galella (Ron Galella Collection via Getty)

Las demostraciones de amor a menudo tiene formas de abrirse camino de las maneras más insospechadas, incluso a través de un divorcio. Bien podría ser este el resumen de la relación sentimental entre Beverly d’Angelo (Ohio, 71 años) y Al Pacino (Nueva York, 82 años). La actriz estadounidense, de promoción de su nueva película Noche de paz (2022), ha contado ahora en la revista People cómo su separación legal con el duque italiano Lorenzo Salviati, con el que se fugó y casó a principios de la década de los ochenta, vino aparejada del inicio de su relación con el protagonista de El padrino (1972). Una historia de amor que duró entre 1997 y 2003 y de la que nacerían dos hijos.

“Llamé a mi marido y le dije: ‘Estoy enamorada’. Él me contestó: ‘Oh, Beverly, ¿de quién se trata esta vez?’, y le conté que era un actor y que realmente lo amaba y que estábamos pensando en tener hijos y que él [refiriéndose a Al Pacino] creía que era una locura que estuviera casada”, revela d’Angelo. En la revista asegura también que con Salviati había llegado a un acuerdo de mantener una relación abierta, en la que si en algún momento sentían que se había acabado, hablarían y llegarían a un acuerdo para separarse.

A pesar de haber llegado a ese pacto, según cuenta d’Angelo, su entonces marido siguió protestando de que alguien pudiera pensar que su matrimonio, establecido como una relación abierta, pudiera ser una locura. “¿Quién piensa que esto es una locura, esta relación perfecta? ¿Quién es este actor?’, me decía mi marido y le contesté: ‘Bueno, es Al Pacino’. A lo que me dijo: ‘Al Pacino, fantástico. Lo amo. ¡Nos divorciamos!”.

El divorcio, tal y como cuenta la protagonista de Vacaciones (2015), fue amigable entre ella y el noble italiano. “Acabamos de firmar los papeles y ahí mi ya exsuegra fue cuando me empezó a querer, creo. Solo tardó 15 años en darse cuenta de que yo no estaba en ese matrimonio por el título nobiliario o la riqueza”, asegura la actriz. D’Angelo todavía considera a día de hoy a Salviati su alma gemela: “Fue un gran matrimonio por amor”.

Beverly d'Angelo en el estreno de 'Noche de paz', el pasado 29 de noviembre de 2022 en Los Ángeles.
Beverly d'Angelo en el estreno de 'Noche de paz', el pasado 29 de noviembre de 2022 en Los Ángeles. MARIO ANZUONI (REUTERS)

Y así fue como d’Angelo y Al Pacino pudieron comenzar una relación sentimental que duró seis años, entre 1997 y 2003, y de la que nacieron los gemelos Olivia y Anton James, ambos de 21 años. “El mejor regalo que Al me dio fue convertirme en madre”, asegura la actriz, que tuvo a sus hijos a los 49 años a través de inseminación artificial. “Después de conocernos durante tres meses, [Al] me miró a los ojos y me dijo: ‘Quiero que seas la madre de mis hijos”, explicaba la actriz a la revista Closer Weekly cuando Olivia y Anton tenían 16 años. “Eso era todo lo que necesitaba oír”, añadía entonces en otra de las pocas veces que ha hablado sobre su historia de amor, de la que Al Pacino nunca ha hablado públicamente.

A pesar del orgullo que d’Angelo siente por sus hijos no ha sido hasta ahora, con el estreno de Noche de paz el pasado 29 de noviembre en Los Ángeles, cuando por primera vez a sus 71 años Olivia y Anton la han acompañado en la alfombra roja. Por supuesto, han estado en los Oscar y en varios estrenos con su padre, pero esta fue la primera vez que ha sido el turno de mamá y pasamos un tiempo fantástico juntos”, explicaba la actriz a varios medios de comunicación después del posado fotográfico.

Por su parte, Pacino, que ha sido acompañado en multitud de ocasiones por sus hijos a las galas de los Oscar y a estrenos de sus películas, siempre se ha mostrado receloso de exponer su vida personal en los medios de comunicación. Sin embargo, en 2020, en una entrevista concedida a EL PAÍS a sus 80 años, el actor reconocía que uno de sus grandes sueños pendientes era el de haber tenido una gran familia. “Sé que es complicado para un hijo crecer sin la atención de sus padres [Sus padres se divorciaron cuando Al era un bebé]. Yo mismo no fui buen padre de Julia [su hija mayor, a la que tuvo con 49 años], y las cosas mejoraron con los gemelos [Anton y Olivia, que nacieron a sus 61]. ¿Sabe lo que es un placer? Ver cómo pasan los años en los tres”, confesaba.

Pacino, que siempre ha mantenido su vida amorosa lejos del foco público, celebró su 82º cumpleaños el pasado abril con su novia Noor Alfallah, según contó The Daily Mail. El protagonista de Serpico (1973) salió a cenar con unos amigos y su actual pareja, la productora de cine de 28 años, a un establecimiento Jones en West Hollywood, en Los Ángeles, especializado en pizza y pasta.

Sobre la firma

Belén Hernández

Redactora de Estilo de Vida, ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS, donde escribe sobre cultura y tendencias, pero también sobre infancia, medio ambiente y pobreza en países en desarrollo. Antes trabajó en El Mundo y Granada Hoy. Es granadina, licenciada en Periodismo por la Universidad de Málaga y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS