Rocío Jurado ya tiene su templo en Chipiona

Centenares de vestidos, mobiliario, su piano o su Mercedes forman parte de la colección del museo de la artista que ha abierto sus puertas 16 años después de su fallecimiento

La hija de la cantante Rocío Jurado, durante la inauguración del Centro de Interpretación Rocío Jurado este sábado en la localidad gaditana de Chipiona.Foto: ROMÁN RÍOS (EFE)

Los mitos son etéreos, no tienen lugar y trascienden el tiempo. No es fácil condensarlos, anclaros a un espacio físico, pero si se consigue, el resultado puede ser lo más parecido a un templo para quien profese esa suerte de fe mitómana. El Museo de Rocío Jurado en Chipiona es, desde este pasado sábado, uno de esos lugares. Enredado en trabas burocráticas y disputas familiares, el equipamiento ha tardado 14 años en abrir, pero en sus primeras horas ya se ha revelado como punto de visita obligada para quien quiera repasar la vida y obra de la que quizás sea la folclórica más importante del siglo XX y una de las artistas españolas de mayor renombre internacional.

El alcalde de Chipiona (Cádiz), Luis Mario Aparcero, se estremece cada vez que ve expuesto el vestido azul con ribetes azules y estilo marinero que llevaba Rocío Jurado en una procesión de su querida Virgen de Regla. O el diseño que la cantante lució aquel verano de 1994 en el que ambos inauguraron el monumento que la localidad le regaló a su vecina más universal. “Muchos vestidos los reconozco porque yo he estado ahí, con ella agarrada de mi brazo. Los veo y la veo a ella”, explicaba emocionado a EL PAÍS, poco antes de la apertura del espacio expositivo. Y esos trajes son solo parte de una colección mucho más amplia que engloba discos de oro, reconocimientos, mobiliario, esculturas, el piano con el que ensayaba y hasta el Mercedes que Jurado usaba para desplazarse.

Todo ese valioso despliegue quedó desvelado en la noche de este pasado sábado en una ceremonia de inauguración que contó con unos 500 asistentes, entre los que destacó la hija de la cantante y heredera universal de su legado, Rocío Carrasco, vestida de rosa fucsia, y en la que actuó Miguel Poveda, pero en la que los medios gráficos tuvieron vetado grabar imágenes del interior.

La hija de la cantante Rocío Jurado, Rocío Carrasco, saluda a los vecinos que han asistido a la inauguración del Centro de Interpretación Rocío Jurado hoy sábado en la localidad gaditana de Chipiona.
La hija de la cantante Rocío Jurado, Rocío Carrasco, saluda a los vecinos que han asistido a la inauguración del Centro de Interpretación Rocío Jurado hoy sábado en la localidad gaditana de Chipiona. Román Ríos (EFE)

“Por las venas de Rocío Jurado corría sangre de artista, como por las de Camarón, Lola, Paco de Lucía... Corría sangre andaluza. Y eso no puede ser casualidad. Andalucía y el arte siempre van de la mano, y este museo que inauguramos hoy es un homenaje a la música, al poderío, al cante y a esta tierra”, leía Rocío Carrasco en su discurso en el acto de apertura. “Mi madre amaba cantar, era feliz cuando la escuchaban y soñaba con tener un museo aquí en Chipiona, pero lo que de verdad soñaba era envejecer en esta tierra”, añadía emocionada la hija de la folclórica.

El museo hace un completo recorrido en el proceso vital y profesional que atravesó María del Rocío Mohedano Jurado (Chipiona, 1944- Alcobendas, Madrid, 2006) para pasar de ser La Niña de los Premios, como era conocida al principio de su carrera, a La Más Grande, sobrenombre con el que falleció por un cáncer de páncreas cuando ya era un mito de la canción española en vida. De esos orígenes dan buena cuenta las 200 pesetas y la botella de La Casera que ganó en uno de sus primeros reconocimientos o la recreación del vestido con el que actuó en uno de sus primeros conciertos. Del aura del que disfrutaba al final de sus días dan buena cuenta el sinfín de lentejuelas, tafetanes y sedas que dan forma al excesivo vestuario que lucía Jurado en cada aparición pública.

La hija de la cantante Rocío Jurado, Rocío Carrasco y el cantante Miguel Poveda, durante la inauguración del Centro de Interpretación Rocío Jurado hoy sábado en la localidad gaditana de Chipiona.
La hija de la cantante Rocío Jurado, Rocío Carrasco y el cantante Miguel Poveda, durante la inauguración del Centro de Interpretación Rocío Jurado hoy sábado en la localidad gaditana de Chipiona. Román Ríos (EFE)

Gracias a esos más de 400 diseños —de los que solo están expuestos una parte—, el visitante conecta con momentos clave de la carrera del artista, como el vestido de inspiración torera que lució en la gala inaugural de la Expo 92 de Sevilla o elementos del vestuario del musical Azabache, celebrado también en el seno de esa cita internacional. Aunque el espectador también puede asomarse a momentos más íntimos, como su DNI y su pasaporte, el tocador de la artista o el despacho de su secretario personal, Juan de la Rosa. Los fondos del museo, ya abultados de por sí, han crecido ostensiblemente después de que Carrasco haya decidido donar aún más piezas tras el reciente desembalaje —narrado por Mediaset— que hizo de objetos personales de su madre que tenía custodiados en un guardamuebles. “La colección se ha multiplicado, hemos tenido que hacer un inventario nuevo. Tenemos tanto que haremos exposiciones temáticas”, asegura Aparcero.

Esa nueva ampliación de objetos cedidos se ha hecho bajo el paraguas del acuerdo ya rubricado y que tiene vigencia por cinco años que comenzaron a correr en 2020. En un acuerdo muy similar al que rige al Museo de Camarón de la Isla en San Fernando, la heredera universal recibirá un canon anual de 30.000 euros —150.000 euros en total— que comenzará a recibir a partir de la apertura del museo, pero que englobará a los dos años que el museo ha estado cerrado —2020 y 2021—, pero el convenio ha estado vigente. Para Aparcero, tanto la apertura como “la generosidad” de la heredera con la cesión de objetos de gran valor demuestran que “las críticas de que Carrasco no quería eran mentira”.

Aunque la primera vez que se habló en firme de un espacio expositivo dedicado a La Jurado fue en 2008, lo cierto es que el proyecto data de cuando la artista estaba con vida. En los años que Aparcero estuvo de alcalde, en la década de los noventa, tocó el proyecto con la artista hasta en dos ocasiones. La primera le dijo “mira, déjate que me queda mucho por delante, pero a mi me encantaría”, como él mismo recordaba este sábado. La segunda, cuando el regidor le ofreció un espacio concreto en la avenida que lleva su nombre en la localidad gaditana, la cantante le dijo “esto es muy chico para mi”, según ha apuntado, divertido, Aparcero.

Desde 2008 hasta ahora, el museo ha atravesado multitud de idas y venidas, pese a que los bienes de la artista llevan ya años en depósito en el Consistorio. Este pasado viernes, la propia Carrasco explicaba en el programa Sálvame Deluxe que “ha habido muchos problemas administrativos”. “Ha coincidido con un estado anímico [de Carrasco] horroroso, a lo que hay que sumarle la presión con todo el mundo diciendo que es por mi culpa, por dinero. Eso al final te va minando. ¡Como que yo no quiero, es que no se puede!”, apuntaba la heredera. Su versión coincide con la del alcalde, que señala a multitud de trabas, las más recientes, las que han obligado a hacer del espacio expositivo un centro de interpretación y no un museo, por su mayor facilidad de gestión.

La hija de la cantante Rocío Jurado, Rocío Carrasco, el alcalde de Chipiona, Luis Mario Aparcero, y el concejal de turismo del municipio, Francisco Javier Query, cortan la cinta en la inauguración del Centro de Interpretación Rocío Jurado.
La hija de la cantante Rocío Jurado, Rocío Carrasco, el alcalde de Chipiona, Luis Mario Aparcero, y el concejal de turismo del municipio, Francisco Javier Query, cortan la cinta en la inauguración del Centro de Interpretación Rocío Jurado. Román Ríos (EFE)

Tras la inauguración, está previsto que el centro abra a las visitas el próximo miércoles, a modo de prueba con asociaciones de la ciudad. El jueves es el día fijado para la apertura, con un horario de 10.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.00, todos los días de la semana. El precio de la entrada será de 9 euros —con reducciones para grupos o determinados segmentos de edad— y se podrá adquirir por internet. Lo que se recaude con ese importe irá destinado íntegramente a las arcas municipales, para el sostenimiento de los gastos de mantenimiento y de personal. Además, el museo estará vinculado, por un tren turístico, a una ruta de seis puntos de la localidad por lugares de interés histórico para la artista, como el chalet Mi abuela Rocío, el Santuario de la Virgen de Regla o el faro.

Como telón de fondo a las gestiones para el equipamiento cultural —que estará ubicado provisionalmente en el espacio de congresos de la ciudad, hasta que vaya a un teatro y museo que se quiere construir en el municipio—, la guerra familiar ha protagonizado más titulares que el propio espacio expositivo. Ese enfrentamiento se tradujo en destacadas ausencias al acto de inauguración de este pasado sábado, en el que no estuvieron presentes ni los otros dos hijos de Jurado, ni su viudo o los hermanos de la artista, todos enfrentados a Carrasco. Sí estuvieron otros miembros de lo que la heredera llama “familia no mediática” y que incluso han colaborado con ella en la grabación de la segunda temporada de la docuserie, llamada En el nombre de Rocío, en el que la hija mayor critica los supuestos desmanes cometidos por buena parte de los ausentes.

Sobre la firma

Jesús A. Cañas

Es corresponsal de EL PAÍS en Cádiz desde 2016. Antes trabajó para periódicos del grupo Vocento. Se licenció en Periodismo por la Universidad de Sevilla y es Máster de Arquitectura y Patrimonio Histórico por la US y el IAPH. En 2019, recibió el premio Cádiz de Periodismo por uno de sus trabajos sobre el narcotráfico en el Estrecho de Gibraltar.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS