Raffaella Carrà

Flores amarillas y banderas arcoíris en la despedida a Raffaella Carrà: “Tu silencio es ruido”

La capilla ardiente de la cantante y presentadora, fallecida este lunes, se ha instalado en el palacio del Campidoglio durante tres días

La cantante Rafaella Carrà posa para una fotografía, en marzo de 2008, durante una visita a España. En vídeo, imágenes de la capilla ardiente de la cantante y presentadora.

Italia se ha volcado para despedir por todo lo alto en un largo adiós a Raffaella Carrà, una de sus artistas más queridas y una de sus mejores embajadoras. La capilla ardiente de la cantante y presentadora, fallecida el lunes a los 78 años, se ha instalado en el palacio del Campidoglio, sede del Ayuntamiento de Roma, durante tres días, desde el miércoles hasta el viernes. Antes de llegar allí, el cortejo fúnebre partió de la casa de la artista y transcurrió por los diferentes estudios de la Rai, donde Carrà se forjó como leyenda de la televisión en los años sesenta y desde los que conquistó el mundo con su desparpajo y su estilo transgresor.

Más información

El coche fúnebre pasó por todos los lugares simbólicos en su carrera, templos del espectáculo de aquella época dorada, como el auditorio del ente público en el Foro Italico, que ya han propuesto bautizar con su nombre. Después se dirigió a la sede central de la televisión pública, en la vía Mazzini, y el coche entró al patio principal, donde fue recibido con canciones y aplausos emocionados de amigos, compañeros y seguidores y donde un grupo de policías se cuadró en su presencia. De ahí se dirigió a los estudios de la vía Teulada, donde se rodó el programa Studio Uno, y al Teatro de las Victorias, donde grabó el programa de variedades Canzonissima, que la catapultó al estrellato. Las imágenes que se rodaron en aquel plató son ya historia de la televisión, como aquella primera aparición en 1971 con un vestido que dejaba ver su ombligo y que escandalizó tanto como encantó a la mojigata Italia de la época. “La gente también quiere distraerse y ella siempre hizo sus programas de forma inteligente y elevada, sin vulgaridad. El éxito no se regala, se gana día a día, con la cabeza baja y con humildad. Esta es la lección de Raffaella”, señaló el presentador Bruno Vespa, emocionado.

Un admirador de la cantante y presentadora Raffaella Carrà se arrodilla ante su féretro en la capilla ardiente en Roma.
Un admirador de la cantante y presentadora Raffaella Carrà se arrodilla ante su féretro en la capilla ardiente en Roma.RICCARDO ANTIMIANI / EFE

El cortejo fúnebre estuvo arropado en todo momento por los aplausos y los vítores de miles de seguidores que, pese al calor sofocante de estos días, salieron a las calles para despedir a su adorada Carrà, aún conmocionados por la inesperada noticia de su fallecimiento. “Hay mucha gratitud por una persona que sentíamos como de la familia. Con ella también evolucionó el papel de las mujeres en la televisión, empezó como vedete, pero después llegó a ser directora artística. Raffaella nos mira ahora mismo y sonríe”, comentó la presentadora Milly Carlucci.

Por el Ayuntamiento de Roma han desfilado miles de personas durante estos días. Desde colegas de profesión hasta autoridades, pasando por amigos y admiradores de todas las edades de la diva de la icónica media melena rubia platino. El libro de firmas rebosa de palabras de admiración y cariño para la italiana más universal y fenómeno televisivo global. “Es una artista inmortal”, se escucha en la fila. “Nos trajo libertad y belleza”, susurra un hombre.

Hay quien lanza un beso, quien se despide con la mano o quien se arrodilla. “Tu silencio es ruido”, se lee en un gran cartel colocado junto a un par de centros de flores amarillas, su color favorito. De la misma tonalidad es la corona de flores enviada por su club de admiradores oficial. El féretro, una austera caja de madera, como era su deseo, se ha instalado en la sala de la Protomoteca, destinada a los grandes personajes de la cultura y donde Italia también despidió al actor Bud Spencer, entre otros. En la sala se muestran fotos que recuerdan las distintas etapas de su carrera y algunos de sus temas más icónicos se proyectan en una pantalla, como el famoso Tuca tuca o Carramba.

La activista por los derechos LGTBI, actriz y cantante Vladimir Luxuria ha dejado una bandera con los colores del arcoíris sobre el féretro. “Fue un gesto espontáneo, no estaba planeado. La comunidad LGTBI siempre ha amado a Raffaella Carrà, amor correspondido, ella también hizo de este amor un motivo de orgullo porque en muchas declaraciones ha reiterado su cercanía, su respeto y su amor por todo su público, pero especialmente por la comunidad LGTBI”, ha explicado.

Las redes también se han llenado de muestras de cariño y mensajes de afecto, así como en la entrada de la casa de la diva, adornada con girasoles y otras flores amarillas. La despedida con honores culminará el viernes con un funeral en la iglesia de Santa Maria in Ara Coeli y después será incinerada.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50