Isabel Pantoja replica a su hijo Kiko acerca de la herencia de Paquirri y amenaza con una demanda

El bufete de abogados de la cantante asegura que las acusaciones contra ella de las últimas semanas están “basadas en simples rumores y maledicencias”

Isabel Pantoja en un concierto en Madrid en marzo de 2020.
Isabel Pantoja en un concierto en Madrid en marzo de 2020.Oscar Gonzalez (Cordon)

Cansada de acusaciones, Isabel Pantoja ha decidido plantarse contra el mundo y sobre todo contra su hijo mayor, Kiko Rivera. La cantante ha querido salir al paso de todas las declaraciones del músico y defenderse de la entrevista que concedió la semana pasada a la revista Lecturas en la que la acusaba de haberle engañado acerca de la herencia de su padre Francisco Rivera Paquirri. “Yo no cedí Cantora a mi madre a sabiendas. Firmé lo que ella me pidió”, decía en esa conversación Rivera.

Ahora es Pantoja quien alza la voz y exige, a través del bufete de abogados que la representa, que esas “manifestaciones”, como las denominan, paren “inmediatamente” porque traspasan la libertad de expresión “al carecer del requisito de la veracidad y estar basadas en simples rumores y maledicencias”. En el comunicado, que ha obtenido en exclusiva la revista ¡Hola!, se asegura que Pantoja “no puede tolerar determinadas noticias completamente falsas, vertidas impunemente por periodista y colaboradores, que difunden informaciones con una ligereza rayana en una falta de diligencia profesional ciertamente inexcusable, llegando incluso a insinuar actuaciones cuasi delictivas atribuidas a doña Isabel”. Con ello se refieren a la acusación de Kiko Rivera de que su madre le hizo firmar documentos sin ser él consciente de lo que rubricaba.

Ahora, a través de este comunicado del bufete de abogados de Cynthia Ruiz y asociados, sito en Madrid, Pantoja trata de desmontar paso por paso lo que considera mentiras e insultos. Para ello se remite, para empezar, a las declaraciones que han hecho dos personas: el abogado Ramón Calderón, quien fue nombrado Defensor Judicial en el reparto de la herencia para así representar a Kiko, entonces solo un niño; y también el notario Emilio Esteban-Hanza, “que fue quien certificó el documento que se cumplimentó en su notaría de Fuengirola referido a la propiedad de Cantora y la situación legal de la finca de Medina Sidonia, dando fe de la legalidad de la operación”.

La situación generada por las declaraciones de Kiko Rivera en distintos platós de televisión y publicaciones no solo ha enfadado a Ia cantante, sino que también la ha herido profundamente, como se puede leer en el reportaje. Al parecer la artista, que no quiere hablar mal de su hijo, está pasando una época difícil, apenas puede dormir y sufre por las informaciones, falsas según ella, que la han puesto en la palestra más de 30 años después de la muerte de quien fuera su esposo.

El bufete asegura que ha verificado con Pantoja “la falsedad de las informaciones difundidas en los medios de comunicación relativas a la titularidad de los inmuebles familiares, vehículos, deudas y/o créditos", y en concreto se refieren tanto a un inmueble de Madrid, en concreto en San Sebastián de los Reyes, como a un coche “sobre el que determinados medios vienen realizando delirantes conjeturas sobre operaciones de dudosa legalidad, aludiendo a la titularidad de terceras personas para evitar no se sabe muy bien qué”. Así, afirman que Kiko Rivera es el “único y exclusivo titular” de dicho inmueble y que Isabel Pantoja lo es del citado vehículo, aunque tenga cuotas por pagar. Una titularidad que, reafirman los letrados, se puede comprobar simplemente en “los correspondientes registros públicos”.

Además, los abogados ya anuncian que “en breve” tomarán “las acciones legales oportunas contra todas aquellas personas y medios de comunicación que hayan difundido semejantes informaciones sobre doña Isabel Pantoja, en cuanto las mismas afectan a su honor, intimidad personal y familiar, carecen del requisito de veracidad y del más mínimo interés general, tratándose de simples rumores no contrastados, faltando por todo ello a las más elementales normas de diligencia profesional y ética periodística”. De este último párrafo del comunicado se puede deducir que está mandando un mensaje no solo a los medios que la atacan y se hacen eco de las acusaciones, sino también a su hijo.

Un hijo que esta semana parece mantener un perfil algo más bajo con respecto a los ataques a su madre. De hecho, el otro día se lo hizo saber a su hermana, Isa Pantoja, que está incomunicada a causa de un concurso de televisión. “Lo estoy pasando muy mal y si fuera por mí lo paraba en el momento de ya", le confesaba Kiko a Isa. Pero él, conociendo también a su madre, le decía también: “Sé que esto va a seguir por parte de mamá. Tengo que luchar, ya no por la herencia, me da igual, sino porque me haya metido en un marrón sin saberlo”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS