Anna Wintour y su ‘Love Actually’ con Bill Nighy

La todopoderosa editora de moda, que se ha separado tras 20 años de relación, se deja ver con el actor británico

Anna Wintour y Bill Nighy, en París el pasado enero.
Anna Wintour y Bill Nighy, en París el pasado enero.David M. Benett / Dave Benett/Getty Images for Pau

Solo 24 horas después de que se conociera la separación de Anna Wintour de quien ha sido su marido durante casi dos décadas, ya se le atribuye a la todopoderosa editora de moda una nueva relación. Se trata del actor Bill Nighy, con quien desde hace tiempo se deja ver en desfiles de moda, teatros y restaurantes en Nueva York y Londres. En enero de este año Wintour parecía más feliz que nunca cuando ella y Nighy fueron vistos comiendo juntos en Nueva York; tan feliz, de hecho, que incluso se quitó momentáneamente sus gafas de sol, un gesto insólito en la diva. Nighy, de 70 años, siempre se ha negado a comentar si su amistad es en realidad amor. La pareja se conoce desde hace diez años.

El actor británico, que se formó en la escuela de actuación de Guildford, posee una amplia carrera en el mundo de la interpretación tanto en teatro, como en televisión y en el cine pero fue su papel en la película Love Actually quien le hizo más popular. En este trabajo encarnaba a la estrella de pop Billy Mack, un trabajo que le supuso el Premio de la Crítica de Londres y el premio BAFTA al mejor actor de reparto.

La separación de Wintour del que ha sido su marido desde hace 16 años Shelby Bryan se ha sabido ahora pero parece que se produjo hace meses tras un tiempo de desencuentros. Su unión tardó tiempo en oficializarse. Ahora incluso hay quien apunta que nunca llegaron a casarse. Pero lo cierto es que la editora de Vogue Anna Wintour y el millonario de telecomunicaciones Shelby Bryan han roto después de más de 20 años juntos. Todo comenzó en 1999 cuando Bryan abandonó a su esposa para estar Wintour.

Wintour y Bryan se conocieron en un baile benéfico del Ballet de Nueva York. Ambos estaban casados y tenían hijos. Pasaron por el altar en 2004 y en sus años de matrimonio llevaron una vida social bastante discreta. Se dejaban ver en algunas fiestas y partidos de tenis. Pero poco más. Una discreción que se vio interrumpida en 2013 cuando The Daily Telegraph publicó que Bryan debía al Estado 1,2 millones de dólares (más de un millón de euros). El empresario llegó a un acuerdo con la Hacienda estadounidense, pero no abonó todo lo prometido. “Me hubiera encantado poder hacerlo, pero no tengo dinero en efectivo”, alegó Bryan. Algo llamativo teniendo en cuenta que forma parte de una de las familias con más historia y mejor posicionadas del Estado de Texas, que llegó a estudiar en la Harvard Business School, y que, además, consiguió patentar junto a Morgan Stanley uno de los primeros sistemas modernos de telefonía móvil. Bryan, quien llegó a contar con una fortuna a su nombre de 30 millones de dólares (22 millones de euros) tras divorciarse de su exmujer Katherine en 1999, fue duramente golpeado por la recesión y lo perdió casi todo.

Además de por su relación con la reina de la moda, Bryan es muy conocido en EE UU por organizar cenas y fiestas para recoger fondos y colaborar con las campañas de los presidentes demócratas. Lo hizo para Obama y para el ex presidente Bill Clinton, en la década de los noventa. Además, este último le nombró miembro del Comité de Inteligencia de su Gobierno.

La primera pareja conocida de Wintour fue John Bradshaw, un periodista freelance con el que se mudó a Nueva York y que le puso en contacto con los medios de comunicación estadounidenses, por lo que pasó por varias revistas antes de entrar en Vogue. A media que iba ganando reconocimiento, se la relacionó con varios hombres, entre ellos, el cantante jamaicano Bob Marley, algo que desmintió en el programa The Late Late Show, de James Corden: “Me alegra que me hagas esa pregunta. Es una noticia falsa. Nunca he conocido a Bob Marley. Siento decepcionarte”.

En 1983, comenzó a salir con el psiquiatra David Shaffer y al año siguiente se casaron. Fruto de ese matrimonio, nacieron sus hijos Charles y Katherine, conocida como Bee. Sin embargo, se divorció en 1999. La separación de la pareja copó páginas en las revistas de papel cuché: unas atribuían el final de la relación a la dedicación a sus profesiones y otras a que Wintour habría engañado al psiquiatra con el magnate texano Shelby Bryan, su hasta ahora esposo.

Wintour se mantiene en silencio sobre todo lo concerniente a su vida privada como es habitual en ella.


Lo más visto en...

Top 50