Familia Real

El verano más escondido de la familia de Felipe VI

Las infantas Elena y Cristina no se han dejado ver durante las últimas semanas, coincidiendo con la marcha de su padre de España, tampoco sus hijos

La reina Sofía y las infantas Elena y Cristina, en uno de sus últimos veranos en Palma.
La reina Sofía y las infantas Elena y Cristina, en uno de sus últimos veranos en Palma.AFP

Solo hay un par de imágenes de las infantas Elena y Cristina durante ese verano. Una está obtenida en la playa de Bidart, en el sur de Francia donde los Urdangarin pasan siempre el mes de agosto y donde este año se han reunido las dos hermanas, y otra de la mayor de ellas saliendo de un restaurante de Madrid con una amiga. Atrás han quedado esos posados en las escaleras de Marivent o las fotos consentidas de ellas y sus hijos en el puerto de Palma junto a su madre, la reina Sofía. Hace tiempo que Cristina no pisa Palma, la última vez fue durante el juicio del caso Nóos, y Elena, más cercana a su padre, prefiere pasar este tiempo con sus amigos en el campo, donde encuentra anonimato, que en la isla.

Pero este año tampoco los más jóvenes de las familias Marichalar y Urdangarin se están dejando ver mucho. Es Victoria, la hija de la infanta Elena y Jaime Marichalar, la que más cuenta de su tiempo de ocio en sus redes y siempre acompañada de su novio, el DJ Jorge Bárcenas. Hasta Pipe (Froilán) casi no ha aparecido. Hay unas imágenes de él en una calle de Madrid cuando es abordado por un periodista que le pregunta por su abuelo. El joven calla pero su rostro muestra su contrariedad. Los hijos de la infanta Elena son los que están más unidos a don Juan Carlos con quien han pasado mucho tiempo juntos; de hecho, los últimos veranos han compartido visitas a las plazas de toros de media España y a los restaurantes que tanto le gustan al emérito.

Por decisión propia o por recomendación del palacio de La Zarzuela, el verano de la familia del rey Felipe está siendo muy discreto en tiempos de pandemia y con don Juan Carlos fuera de España.

En Palma de Mallorca continúa doña Sofía acompañada de su grupo de fieles: su hermana, Irene de Grecia, que permanece junto a ella desde el primer día, y el matrimonio Fruchaud. La pareja es íntima de doña Sofía; con ella –Tatiana Radziwill–, además, le une además una relación de parentesco –son primas segundas– y al esposo de esta, el doctor Jean Henri Fruchaud, le considera un hermano. Fruchaud es un prestigioso cardiólogo instalado en Francia. Pero es en Irene de Grecia, su hermana de sangre, en quien doña Sofía ha encontrado a su mejor confidente. Hace tiempo que la hermana de la reina decidió pasar parte del año entre India, Grecia y España. Pero con el paso de los años vive casi permanentemente en La Zarzuela.

Desde Marivent, doña Sofía sigue las noticias sobre su esposo, las declaraciones de Corinna Larsen y la aparición de supuestas nuevas amigas. La reina emérita tras el accidente de Botsuana pidió a su esposo discreción pero todo ha saltado por los aires. Lleva un más de un mes en Palma y solo ha salido de su residencia dos veces.


Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50