Toreros

Ana Soria afirma que no tuvo nada que ver en la ruptura del matrimonio de Enrique Ponce y Paloma Cuevas

La nueva novia del torero se defiende de las acusaciones de que busca notoriedad para dedicarse al mundo de la moda y dice que están "muy enamorados"

Ana Soria en Madrid el día 11 de julio.
Ana Soria en Madrid el día 11 de julio.KAB/GJN / GTRES

En el mundo del toreo se sabía que algo pasaba en el matrimonio de Enrique Ponce y Paloma Cuevas, esa pareja aparentemente perfecta de cara al público que había unido a un torero famoso y a la hija de Victoriano Valencia, quien fue su apoderado durante muchos años y una de las figuras de su profesión. Unas fotos de Ponce con una joven almeriense hicieron saltar el mito por los aires. Desde que se publicaron a principios de este mes, el torero y su relación con Ana Soria, una estudiante de tercero de Derecho en la Universidad de Granada, de 21años de edad, están en boca de todos y también lo está si su relación comenzó antes o después de que se fraguara la ruptura de hecho de su matrimonio con Paloma Cuevas.

Cuevas se mantiene discreta, pero Enrique Ponce no ha dudado en entrar en directo en programas de televisión, en publicar fotos en sus redes sociales con su nueva pareja y en afirmar que su matrimonio estaba roto desde hace dos años pero que ambos decidieron llevarlo en privado, e incluso compartir vivienda cuando el diestro se encontraba en España, por el bien de sus dos hijas, Paloma y Bianca que nacieron en abril de 2008 y enero de 2012, respectivamente. Quien piense que el motivo de sus declaraciones es defenderse de rumores o tranquilizar a la que ha sido su esposa durante 24 años se equivocaría. Al parecer el torero está tan ilusionado con su nueva relación que ser descubierto le ha servido para liberarse y reivindicar el amor que siente por Ana Soria, que durante el fin de semana ha realizado sus primeras declaraciones sobre el tema en una entrevista concedida al periodista José de Santiago y publicada en La Razón.

De ellas, y de la actitud de Ponce, se desprende que su relación está consolidada y que sus planes pasan por estar juntos en el futuro inmediato. Soria, de momento, parece que ha renunciado a los planes que tenía de estudiar el próximo curso de la carrera de Derecho en Polonia con una beca Erasmus y los continuará en España. La joven, hija de un prestigioso abogado de Almería, se ha visto inmersa en un cúmulo de rumores que la han llevado a convertirse en el centro de atención de los medios y también de algunas críticas, que afirman que estaría utilizando su relación sentimental para darse a conocer y dedicarse al mundo de la moda y sacar rentabilidad como influencer. Ambos extremos han sido desmentidos por la joven que asegura que quiere acabar su carrera y ejercer como abogada.

En su conversación con el periodista se defiende con serenidad pero también con rotundidad de todos estos rumores que la acechan y la ponen nerviosa: “No sé lo que están diciendo por ahí sobre mí, pero quiero aclarar que yo no propicio nada, no llamo a ningún paparazzi para que me pille con Enrique. Al revés”, dice. Reconoce que es evidente que su vida ha cambiado y que no es muy difícil adivinar el motivo por el que ha decidido renunciar a su estancia en Polonia. No sabe si continuará estudiando en Granada o en otra ciudad española, pero sí que se manifiesta rotunda para desmentir las informaciones que la señalan como la causante de la ruptura del matrimonio: “Yo no he roto ningún matrimonio. Si el amor se acaba no puedes hacer nada. Cuando Enrique y yo nos conocimos él ya estaba separado de su mujer. Nosotros llevamos juntos unos ocho meses... y su matrimonio llevaba roto desde hace dos años”, afirma en La Razón.

También asegura Soria que no quiere tener ningún enfrentamiento con Paloma Cuevas y rechaza que algunos de los mensajes que ha publicado últimamente en su cuenta de Instagram (con solo 14 fotos y 68.000 seguidores) vayan dirigidos a ella: “En redes sociales escribo siempre lo que me apetece y están muy equivocados si piensan que un mensaje que subí hace unos días estaba dirigido a ella. Es mentira. (...) Lo mismo que existen personas buenas en esta vida, también encontramos malas. Repito: no quiero el menor enfrentamiento”.

También habla sobre la diferencia de edad entre Ponce y ella —el torero tiene 48 años y la joven 21—. “Eso no nos importa, estamos muy enamorados, y el amor no conoce edades. Es totalmente libre”, afirma Ana Soria en la entrevista. A pesar de la intensidad que parece tener su relación, asegura que no conoce a las dos hijas de su nueva pareja y reconoce que ese es un tema espinoso: “Todo en su momento, es un tema muy delicado y no quiero hablar de esto”, dice la novia de Ponce.

Lo que es evidente es que ninguno de los dos se esconde desde que se conoció que estaban unidos por un vínculo sentimental. Sin ir más lejos el pasado miércoles la nueva pareja apareció en una revista del corazón en la que se pudo comprobar que habían pasado unos días de vacaciones juntos en una playa almeriense.

En el otro, lado Paloma Cuevas habla poco y solo para afirmar que “nunca hablará mal del padre de sus hijas”, aunque su entorno afirma que se siente vulnerable y nerviosa en esta situación y no muy contenta de la exposición pública que su todavía marido ha decidido dar a su nueva relación sentimental.

Más información

Lo más visto en...

Top 50