_
_
_
_

Perros y gatos alérgicos: cuáles son los síntomas y cómo tratarlos

Determinadas por sus genes y por la raza, las reacciones más habituales en las mascotas son dermatitis atópica, dermatitis alérgica alimentaria y dermatitis a la picadura de pulga

perros alergia
Cute Beagle looks like he may have spring allergies as he sneezes in the grassMarcia Straub (Getty Images)

Los perros y los gatos cada vez tienen más alergias asociadas al hábitat en el que viven. “En los últimos 20 años, se ha comprobado la progresión en el aumento de alergias en estos animales, algo que tiene que ver con su entorno humano y se caracteriza por una alimentación cada vez más artificial y un medio ambiente contaminado”, explica Cesar Yotti. Director del centro especializado en dermatología Skinpet, en Madrid, Yotti cifra entre un 10% y un 15% la población canina con dermatitis atópica, la alergia de la piel más común.

Las alergias más frecuentes en perros y gatos son dermatitis atópica, dermatitis alérgica alimentaria y la dermatitis a la picadura de pulga (DAPP), que es más habitual en gatos que en perros. “También puede haber reacciones por contacto, aunque el pelaje de los animales les protege y es menos frecuente, y alergias más específicas, como a fármacos o productos químicos”, aclara Yotti.

Los perros suelen mostrar síntomas de alergia entre el primer y tercer año de edad. “Comienzan con prurito, picor y enrojecimiento y empeoran debido al rascado”, advierte el experto, que menciona entre las zonas del cuerpo más afectadas las de los pliegues de la piel. “Como las axilas, ingles, zona del cuello, la interdigital y los pabellones auriculares, aunque también puede haber conjuntivitis”, explica.

En cuanto a los gatos, tienen unos síntomas alérgicos específicos, que se engloban en la definición de Síndrome Atópico Felino Cutáneo. “Suelen tener complicaciones respiratorias, como asma, lo cual es poco habitual en los perros, y también un síndrome atópico digestivo o alimentario, que tiene que ver con la intolerancia a distintos alimentos”, continúa Yotti.

Cómo tratar a un perro o gato alérgico

El primer paso a dar una vez que se ha detectado la alergia en el animal es, por supuesto, eliminar la causa que la provoca. “Si es debido a la alimentación, hay que buscar una dieta hipoalergénica durante alrededor de 10 semanas para descubrir si es la causa”, recomienda el dermatólogo, que también aconseja hacer un control de parásitos externos para descartar reacciones por picaduras. “En caso de que no se deba a estas causas, se trataría de una dermatitis atópica, que es una enfermedad crónica, por lo que es recomendable acudir a un especialista para evitar que los síntomas empeoren y determinar el tratamiento adecuado, que puede consistir en una vacuna”.

Las alergias en perros y gatos tienen un componente genético. “De momento no se han descubierto factores concretos que puedan desencadenarlas, aunque hay razas que tienen más predisposición a padecerlas, como el bulldog francés, el West Highland white terrier, el pastor alemán o el golden retriever”, añade el experto.

¿Se puede prevenir?

La alergia de canes y felinos no se puede prevenir. “El componente genético es muy importante y algunos animales están genéticamente programados para presentar estas reacciones”, explica por su parte Lluís Ferrer, veterinario especialista en dermatología y profesor de la Universidad Autònoma de Barcelona. “Se ha investigado mucho sobre la base genética de las alergias de perros y gatos, pero todavía no se dispone de un test genético que permita identificar los animales más predispuestos a desarrollarlas”, afirma.

No solo los perros y los gatos pueden tener alergias. “Todos los animales con capacidad de tener una respuesta inmunitaria debido a su evolución y adaptación pueden desarrollar alergia, como en el caso de todos los mamíferos y aves”, añade Ferrer. Y añade un matiz: aunque se piense que los felinos padecen menos alergias, esa es una percepción irreal. “Se sabe menos de las alergias en gatos que de los perros y no disponemos de tantos datos al respecto. Además, los gatos van menos al veterinario y algunas alergias no se diagnostican”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_