_
_
_
_

Siete detenidos por el asesinato de Fuenlabrada: una emboscada en un concierto de máximo riesgo

Los Dominican Don’t Play perpetraron el homicidio a tiros de Sailer Mesa, un joven relacionado con los Trinitarios, como respuesta a un altercado en una actuación previa de Rochy RD, el mismo que actuaba la noche del crimen

Dos trabajadores de la funeraria levantan el cadáver del joven, en las inmediaciones de la discoteca Caña Brava. Foto: A. PÉREZ MECA (EUROPA PRESS) | Vídeo: EPV
Patricia Peiró

El asesinato de Sailer Huraldo Mesa, el joven dominicano de 21 años tiroteado en Fuenlabrada (Madrid) en octubre de 2022, tuvo como banda sonora el rap del cantante Rochy RD. Los autores del crimen esperaron al final de ese concierto en una discoteca en un polígono de la localidad para atacar. El origen de esa agresión fatal se sitúa en una actuación anterior de ese mismo intérprete, cuyos espectáculos son considerados de alto riesgo en España. El 11 de septiembre, un mes antes del homicidio, varios pandilleros se habían enfrentado en otro de sus conciertos en la sala Shoko, en el centro de Madrid. Ese día la sangre no llegó al río, pero los Dominican Don’t Play (DDP) juraron que no quedaría así. Y esperaron a la siguiente fecha de Rochy en España para acabar lo que consideraron que habían dejado a medias.

Esa es la reconstrucción que hacen los investigadores de este asesinato, por el que acaban de detener a siete implicados, tres de ellos menores, tras siete meses de pesquisas en la que han ido trazando la cronología entre concierto y concierto. Este ha sido el desenlace de la Operación Sauco, bautizada así por la calle en la que sucedieron los hechos, Luis Sauquillo. Seis de los arrestados son miembros o guardan relación con los DDP y el séptimo es una persona externa que fue contratada por la banda para la logística, mientras que la mayor parte de los seguidores de Rochy RD muestran en las redes su afinidad o pertenencia a su banda enemiga, los Trinitarios. Cuatro están directamente implicados en el crimen, de hecho dos son los autores materiales. Uno de los detalles que más ha llamado la atención a los investigadores es precisamente es externalización de una de las patas del plan: la del alquiler del vehículo y el servicio de transporte entre el lugar del crimen y el barrio de los detenidos.

En la investigación han trabajado el Grupo V de homicidios y la Brigada Provincial de Información, que cuenta con cuatro grupos dedicados exclusivamente a seguir a las bandas juveniles. Los detenidos forman parte del coro, como llaman ellos a los grupos en los que se organizan, del barrio de Campamento (distrito de Latina).

Esa noche del 3 de octubre, la policía había coordinado un dispositivo especial de vigilancia porque sabía que era una cita de riesgo elevado. Los agentes se reunieron horas antes con los organizadores del espectáculo e inspeccionaron la sala Caña Brava. También permanecieron apostados en las inmediaciones de la discoteca hasta que los últimos clientes hubieron abandonado el local, pasadas las cinco y media de la mañana de ese lunes. Sobre esta hora, con el local cerrado y los últimos clientes alejándose perezosamente del establecimiento, se dio por concluido el despliegue. Todo parecía haber ido bien, sin sobresaltos. En un coche aparcado en la puerta, de hecho, varios empleados dormían agotados por una noche de intenso trabajo, a la espera de que los responsables acabaran de hacer la caja y les acercaran de vuelta a sus casas.

A eso de las seis menos cuarto, Sailer y otros amigos apuraban los últimos minutos de una noche de fiesta en un banco a unos metros de la entrada a la discoteca. La figura de Sailer, corpulento y de casi dos metros de altura, destacaba en la penumbra. Esa misma figura había llamado la atención de muchos dentro de la sala, porque permaneció buena parte del concierto encima del escenario, porque conocía a uno de los miembros del equipo artístico, explica uno de los organizadores, que recuerda al chico justo detrás del cantante.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Tal vez esa estatura y esa posición visible o el hecho de que fuera el último asistente en la calle marcaron su sentencia de muerte. Los policías creen que Sailer había tenido relación con Trinitarios y un pequeño incidente “hace tres años”, pero no era un miembro probado de la banda. La bala no tenía nombre, iba dirigida contra cualquiera que estuviera en esa fiesta. El pistolero no falló con un tiro certero que mató casi al instante a Sailer, al que también hirieron en la cabeza con un arma blanca. Los otros tres asistentes al espectáculo que se quedaron en la puerta con él resultaron heridos, uno también por disparos y otros dos por cortes con cuchillos.

El grupo de agresores llegó y se marchó en una furgoneta, que dejaron abandonada en el barrio de Latina, en Madrid. Los policías peinaron la zona “calle a calle” durante días hasta que, un mes después, dieron con una en la que la matrícula parecía modificada. La furgoneta tenía una abolladura característica en la parte trasera que los investigadores habían identificado como la usada en el asesinato tras analizar las imágenes de las cámaras de tráfico. Dos policías del grupo de homicidios fueron los que la localizaron. “La tenemos”, escribió una de las agentes a su jefa. Después de algunas comprobaciones, determinaron que era ese el vehículo utilizado en el asesinato y que las placas de las matrículas habían sido manipuladas. El hallazgo de esa furgoneta fue lo que comenzó a arrojar un poco de luz a la oscuridad que rodeaba el homicidio de Sailer. El detenido en esta operación externo a la banda fue precisamente el que había proporcionado el vehículo con la matrícula falsa y el que les condujo hasta el lugar del crimen y les dejó devuelta en su barrio. Él fue el nexo de unión con el resto de arrestados.

La víctima era hijo de un exalcalde de un municipio de República Dominicana, Tamayo, y no residía de forma permanente en España. Era un gran aficionado al baloncesto y se hacía llamar en las redes sociales como el jugador de la NBA Giannis Antetokounmpo. A falta de la entrega del cuerpo por el estado de la investigación, sus allegados le rindieron homenaje en la iglesia del barrio de Delicias, en Arganzuela, pocos días después del crimen, en un funeral plagado de camisetas con la cara de Sailer y rodeado una potente presencia policial para prevenir altercados. El día de Reyes, Sailer fue enterrado con honores y una gran procesión en su localidad natal, en República Dominicana.

Meses después del homicidio, Rochy RD volvió a ser contratado para actuar en Madrid, esta vez en un local de Chamartín. Una decisión de la que el gerente del local se arrepintió con creces porque se vio obligado a doblar la seguridad y muchos de sus clientes habituales cancelaron sus reservas. Los fieles seguidores de Rochy se acercaron al hotel en el que se hospedaba, pero no pagaron la entrada para verle. Esa vez no hubo enfrentamientos de pandilleros. La venganza ya se había consumado.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Patricia Peiró
Redactora de la sección de Madrid, con el foco en los sucesos y los tribunales. Colabora en La Ventana de la Cadena Ser en una sección sobre crónica negra. Realizó el podcast ‘Igor el ruso: la huida de un asesino’ con Podium Podcast.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_