Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Almeida y la fábrica de titulares

Tim Burton pasará por Madrid para inaugurar su exposición ‘El laberinto’ en septiembre y el alcalde de Madrid quiere aprovechar la ocasión

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, rodeado de periodistas a las puertas de la sede del PP en Madrid en marzo.
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, rodeado de periodistas a las puertas de la sede del PP en Madrid en marzo.FERNANDO VILLAR (EFE)

Tim Burton pasará por Madrid para inaugurar su exposición El laberinto en septiembre y el alcalde de Madrid quiere aprovechar la ocasión y decide otorgarle la distinción de Embajador de la Ciudad. También pasó Mick Jagger y se lo propuso. Creo que no hay que ser muy avispado para darse cuenta de cómo Almeida quiere aprovechar el filón mediático de la visita de estas personalidades y hacerse la foto, utilizando para ello la fórmula de los honores de ciudad. Por cierto, Jagger dijo no.

Pero justamente, para evitar que este tipo de galardones se otorguen de manera arbitraria y oportunista, en el Ayuntamiento de Madrid existe un Reglamento de distinciones honoríficas que ordena unos criterios y procedimientos, que Almeida se salta estrepitosamente. Se los salta porque esta decisión es eso: personalizada y oportunista.

Para empezar, aunque es quien lo capitaliza, no es Almeida el que entrega este galardón, es la ciudad de Madrid: esto significa que el resto de grupos políticos, que también representamos a la ciudadanía, debemos aprobarlo en el pleno de Cibeles y previamente en comisión de Cultura.

Pero este equipo de gobierno ya había puesto en marcha la fábrica de titulares. Adiós muy buenas a la representación democrática. En la oposición nos enteramos de este asunto por la prensa. Lo mismo pasó con las Medallas de Madrid, tradicionalmente entregadas en San Isidro y que también votamos en Cibeles, y de las que nos enteramos a través del Twitter del señor alcalde. El Almeidato funciona así, como si tuvieran mayoría absoluta, como si el Partido Popular no fuese únicamente la segunda fuerza política de la ciudad. Más Madrid la primera, por cierto.

En el caso Burton, si este gobierno hubiera seguido lo que indica el Reglamento de distinciones honoríficas en la comisión de Cultura de julio, los grupos políticos de la oposición deberíamos haber recibido el expediente completo para tener clara la intención de voto. Algo que debe ser inaudito para este gobierno, conocer qué se está votando, porque resulta que el expediente se entregó incompleto, no se adjuntó la opinión de los Cronistas de la Villa, que, sorpresa, se manifestaron en contra.

¿Qué hacemos ahora, señor Almeida? ¿Volverá a intentarlo en el pleno de septiembre después de que tuviera que retirar la propuesta en Julio? Tim Burton ya ha aceptado el título, lo han publicado ustedes a diestro y siniestro, pero aún no lo hemos votado en Cibeles y los Cronistas no están de acuerdo: no encuentran en la trayectoria del cineasta de qué forma el trabajo del señor Burton “ha realizado actividades en el exterior en beneficio de la ciudad de Madrid”, único criterio —literal—que exige el reglamento.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

No estamos hablando del valor y de la importancia del trabajo y trayectoria del cineasta Tim Burton, que considero incalculable. Aquí recordamos el poco respeto democrático del señor Almeida y su ansia de titulares y fotos aprovechando los nombres famosos que pasan por Madrid. Otros artistas seguirán visitándonos, habrá más nombres y galardones… ¿De verdad vamos a convertir el pleno del Ayuntamiento en la fábrica de titulares del señor Almeida? Fijémonos, hay una primera persona que estará siempre: el alcalde, cuya visibilización, no nos engañemos, es el fin último de todo esto.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS