la espuma de los días
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Djokovic en el cáterin de la Caja Mágica

Si el alcalde ayer estaba en serio, este año al menú del Open de Madrid podría añadirse un tenista negacionista. Hay que ser muy gomia para comerse la carne que nadie más quiere

Fotograma de 'El Viaje de Chihiro', de  Studio Ghibli.
Fotograma de 'El Viaje de Chihiro', de Studio Ghibli.

A pesar de que sea creencia popular que el mejor pescado nacional viene directamente de las lonjas de todas las costas del país a Mercamadrid para acabar en las cocinas de los restaurantes más selectos de la capital (motivo este quizá por el que siempre la sobrevuelan gaviotas), nadie puede negar que esta es una ciudad esencialmente carnívora. En la Villa y Corte los hombres de negocios sellan sus acuerdos estrechándose las manos justo después de haberse apretado un buey, un cochinillo o un lechazo en restaurantes que, paradójicamente, suelen llevar nombres de pueblecitos pesqueros o gentilicios de ciudades de mar.

No ha nacido aún un futbolista del Real Madrid que presuma de verdadero señorío que no se haya comido un chuletón sentado junto a la réplica exacta de la barandilla del Paseo de la Concha que hay en el Asador Donostiarra, el local con más solera de la zona de Bernabéu, un apellido que lleva tilde en la E, de España. Aunque no hay gran marejada que no se haya producido en las mesas del Combarro, donde lo típico no es la carne, sino la lamprea, un pescado que se cocina en su propia sangre. A aquel marchante chino llamado Gao Ping que se dedicaba a blanquear el dinero de la alta sociedad le encantaba ir a este establecimiento de nombre gallego a sellar sus tratos. Él se decantaba más por el marisco.

Lo de la carne es algo muy cultural, pero lo de la gula, como símbolo de estatus y abundancia, es más bien universal; para hablar de ella, en Madrid se usa mucho una expresión que le viene como anillo al dedo a la propia ciudad y es “ser gumias”. Gumias o gomia (así registra el vocablo la Real Academia) es una “persona que come demasiado y engulle con presteza y voracidad cuanto le dan”.

Aunque les resulte difícil creerlo, uno de los lugares donde se da el mayor espectáculo de gula de la ciudad (sus barras a veces parecen aquella escena de El Viaje de Chihiro en la que los comensales se convertían en gorrinos) es el exquisito catering internacional del Open de Tenis, donde una vez al año se sirven especialidades gastronómicas de 12 países diferentes a hombres y mujeres de negocios que se ponen morados antes de elegir el postre: ver a Nadal o tomarse una copa con vistas a un lago artificial creado en un barrio lleno de pisos patera.

Si el alcalde ayer estaba en serio, este año al menú del Open de Madrid podría añadirse un tenista negacionista. La actitud de Djokovic unida a la de Martínez-Almeida es tan española que recuerda a la de aquellos personajes de Faemino y Cansado llamados Arroyito y Pozuelón, criaturas típicas de asador con sempiterno palillo en boca, cuyo lema era: “¡Que se joda el médico!”. Comerse la carne que nadie más quiere se ajusta bastante a la definición de “gomia”.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Raquel Peláez

Licenciada en periodismo por la USC y Master en marketing por el London College of Communication, está especializada en temas de consumo, cultura de masas y antropología urbana. Subdirectora de S Moda, ha sido redactora jefa de la web de Vanity Fair. Comenzó en cabeceras regionales como Diario de León o La Voz de Galicia.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS