TELEMADRID

Vox exige al PP recortar el presupuesto de Telemadrid para ratificar a su administrador provisional

El partido de Ayuso, que necesita los votos de los ultras, se abre a negociar y defiende “la austeridad”

Rocío Monasterio e Isabel Díaz Ayuso, antes de reunirse el 6 de septiembre.
Rocío Monasterio e Isabel Díaz Ayuso, antes de reunirse el 6 de septiembre.Alberto Ortega / Europa Press

Vox exige al PP una reducción del presupuesto de Telemadrid a cambio de aportar sus decisivos votos a la ratificación del polémico José Antonio Sánchez como administrador provisional de la compañía pública. La televisión autonómica cuenta con una financiación de 74,8 millones de euros para este año, y la anterior dirección logró el compromiso del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso para que esa cifra se revisara en cada uno de los dos años siguientes, previsiblemente al alza. Sin embargo, la exigencia de Vox obliga al PP a replantearse esa posición, ya que necesita los votos de la extrema derecha para validar en el Parlamento regional la estructura directiva con la que se ha garantizado el total control de Telemadrid.

“Si el Gobierno no nos garantiza la objetividad, la independencia de Telemadrid, y una reducción drástica de su coste para los contribuyentes, nuestra posición será contraria”, ha asegurado este martes Íñigo Henríquez de Luna, portavoz adjunto de Vox en la Asamblea, durante una rueda de prensa. “Eso es lo que nos importa, más allá de nombres”, ha seguido. “(...) Nosotros cerraríamos Telemadrid, pero si el Gobierno no lo hace, al menos que haya una drástica reducción de su coste, y si eso no se produce, nuestro voto nunca podrá ser favorable. Y es necesario”, ha recordado.

Una exigencia que la formación de Díaz Ayuso no ha rechazado de plano. Más bien lo contrario. “En cuanto a lo de hacer ajustes y ser austeros, ahí podemos llegar a un acuerdo”, ha replicado Alfonso Serrano, el portavoz del PP en la Cámara regional.

El partido de Díaz Ayuso sabe que necesita imperativamente el apoyo de Vox para sacar adelante el nombramiento de Sánchez en segunda vuelta y por mayoría absoluta, ya que la oposición de izquierdas votará en contra de que la televisión pública esté en manos de un directivo que se ha reconocido votante del PP, que aparece en los papeles de Bárcenas, y que pilotó la RTVE de Mariano Rajoy. No obstante, la extrema derecha ha transmitido desde el primer momento que su voto afirmativo no puede darse por seguro.

Así, Monasterio exige que Sánchez le haga entrega de un detallado resumen de su hoja de ruta para Telemadrid, que incluya, entre otros asuntos, qué va a pasar con los trabajadores temporales, cómo se van a usar los equipos propios que están en los almacenes, y qué justifica el aumento de gasto para productoras externas que ha detectado en el contrato programa que rige el día a día del ente. Reclamaciones a las que ahora se une la del recorte presupuestario.

En consecuencia, el PP se prepara para el peor escenario para sus intereses. Como se arriesga a perder la votación, lo que implicaría la salida de Sánchez y de los gestores que ha fichado, el Ejecutivo regional ha impulsado la creación de una nueva figura directiva en la compañía pública, un suplente con parecidas competencias a las del máximo ejecutivo de la compañía, según la documentación a la que accedió EL PAÍS. Un supuesto que no se incluyó en la reforma de la ley que ha permitido al PP y a Vox controlar la televisión autonómica, y que serviría como un parche para que no haya un vacío de poder si finalmente lo aprueba el Consejo de Administración del ente.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50