Incendios forestales

Un incendio en el pantano de San Juan arrasa 50 hectáreas de pinar y monte bajo

Se reabre el carril de entrada a la región en la M-501, que permanecía cerrado desde el inicio del fuego

Los bomberos intentan apagar el incendio originado el sábado junto al pantano de San Juan. En vídeo, imágenes aéreas del incendio.FOTO: COMUNIDAD DE MADRID / VÍDEO: EP

Un incendio forestal iniciado la tarde del sábado junto al pantano de San Juan, en San Martín de Valdeiglesias (Madrid), ha arrasado hasta el momento unas 50 hectáreas de pinar y de monte bajo. Las llamas han obligado a cortar la carretera M-501 entre los kilómetros 45 y 50 hasta mediodía, cuando se ha reabierto el carril de entrada a la región madrileña. El de salida permanece cerrado para que puedan circular los vehículos de emergencia. La Guardia Civil había desviado el tráfico hasta el momento por el municipio de Navas del Rey. A las nueve de la noche de hoy domingo se ha dado por controlado, según un portavoz de Emergencias 112.

El fuego se produjo por causas aún no esclarecidas a las 18.10 del sábado en la zona nudista del pantano de San Juan. El fuerte viento que corría y las altas temperaturas motivaron que las llamas se propagaran con rapidez debido a la sequedad de la zona y lo escarpado del terreno. La Comunidad de Madrid activó el nivel 1 del Plan de Incendios Forestales (Infoma) y movilizó a medios terrestres y aéreos. Estos estuvieron trabajando hasta el ocaso. La velocidad que alcanzó el incendio obligó a desalojar a unas 40 personas de la Urbanización Puerta de San Juan, pese a que las llamas estaban a cierta distancia y no comprometían las viviendas. Muchos de ellos, al tratarse de segundas residencias, regresaron a sus domicilios. El resto puedo entrar en sus casas ya de noche. En la labores de extinción participaron la tarde del sábado dos brigadas forestales (BRIF) y dos hidroaviones Foca del Ministerio de Medio Ambiente.

Más información

Los trabajos para controlar el fuego se han mantenido con medios terrestres durante toda la noche. Se han visto favorecidos por la bajada de las temperaturas y por el menor viento que rolaba en la zona. Esta mañana están trabajando 28 equipos de bomberos y brigadas forestales, dos bulldozer abriendo cortafuegos y dos medios aéreos, uno de ellos para coordinar los trabajos desde el aire. Se ha reducido el número de helicópteros debido a que las llamas están afectando a una zona de fácil accesibilidad y que cuenta con buenos caminos de entrada. En la zona, también están desplegados efectivos de Cruz Roja y de Protección Civil, además de agentes forestales. Estos se encuentra a la espera de poder entrar en la zona donde se originaron las llamas y determinar si su origen fue fortuito o intencionado. En total, 176 personas forman el dispositivo.

“La zona se está dividiendo en varios sectores para optimizar el trabajo de los recursos. La evolución es positiva”, según un portavoz de Emergencias 112.

La Guardia Civil tiene desplegados a patrullas de Seguridad Ciudadana para controlar el perímetro e impedir el acceso de personas a la zona. Además, los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) intentarán acceder al punto de origen del incendio, pero antes deberán esperar a que se refresque la zona y esté asegurada, según una portavoz de la Comandancia de Madrid del instituto armado. Unos 50 guardias se hallan en la zona.

La Comunidad de Madrid ha dado por controlado el incendio de San Martín de Valdeiglesias a las nueve de la noche del domingo, gracias a las previsiones meteorológicas favorables y el trabajo intenso de las dotaciones. La declaración de controlado del incendio implica que se pase del nivel 1 del Plan Infoma a nivel 0. Durante la noche, se quedarán en el incendio 14 dotaciones de Bomberos y de Brigadas Forestales de la Comunidad de Madrid, que seguirán refrescando las 50 hectáreas afectadas. El puesto de mando avanzado sigue operativo. Mañana lunes habrá una reunión y se decidirán, si la evolución es positiva, la retirada de la mayoría de las dotaciones.

El mayor problema al que se han enfrentado los responsables de la extinción es que cambie la dirección del viento a lo largo de la jornada y que el aumento de las temperaturas dificulte la extinción. Al tratarse de un denominado “fuego rápido” por la velocidad del viento, se está a la espera de comprobar si las llamas no han afectado a los árboles, al haber pasado con cierta velocidad. Dentro de la zona perimetrada existe gran cantidad de material combustible, por lo que se están abriendo fajas cortafuegos.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso y los responsables de los trabajos de extinción han efectuado un llamamiento a la población para que no se acerquen a la zona y dificulten de este manera el trabajo que están realizando los medios desplegados en la zona.

Suscríbete aquí a nuestra nueva newsletter sobre Madrid.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50