LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Ningún indicador apunta a una evolución favorable del coronavirus en Madrid

Los parámetros para medir la evolución del coronavirus mantienen una tendencia al alza desde hace semanas que vuelve a tensionar a las unidades de cuidados intensivos

Boca de Metro de Sol, en Madrid, el 10 de abril de 2021.
Boca de Metro de Sol, en Madrid, el 10 de abril de 2021.Isabel Infantes / GTRES

Todos los indicadores apuntan a un corto plazo poco favorable de la covid en Madrid: incidencia del virus al alza, ingresos subiendo, unidades de críticos por encima del 100% de su capacidad estructural, positividad creciente de las pruebas y 146 muertes en la última semana. El puente de San José y la Semana Santa distorsionaron durante varios días las cifras. Las epidemiológicas, por los retrasos en las notificaciones, que aún pueden acusar cambios en la tabla histórica, y las asistenciales, como puede ocurrir con las altas en los centros, por las jornadas laborales en medio de festivos. Los médicos infectólogos madrileños que recopilan datos por hospitales desde que comenzó la pandemia iniciaron en sus gráficas la cuarta ola ya el pasado 6 de abril.

Pasada ya más de una semana, el boletín epidemiológico semanal de la Comunidas de Madrid, publicado el martes por la tarde como todas las semanas, confirma la expansión del virus. Si se comparan los datos de incidencia acumulada ―casos por cada 100.000 habitantes― a 14 y a siete días, se comprueba que estos últimos son más del doble que los primeros. Es decir, la tasa a 14 días, la de referencia en España, seguirá creciendo muy probablemente. Eso incluso teniendo en cuenta que las notificaciones se producen con retraso: siempre se incluyen de forma retroactiva contagios en la serie histórica, así que las cifras más recientes suelen ser más bajas que las reales, por lo que el decalaje provoca una distorsión del momento presente.

El 99% de la población madrileña, en zona de alto riesgo

Ese informe fija para algunas franjas de edad incidencias de hasta 306 en la última semana, como ocurre en el tramo de población de 15 a 24 años, o de 230, de 25 a 44 años. Pero, más importante que la foto fija para la gestión la pandemia, el boletín consolida la tendencia: una evolución creciente en el último mes solo interrumpido entre el 29 de marzo y el 4 de abril por el cúmulo de días festivos. Duplican ese parámetro prácticamente todos los grupos etarios: entre la semana del 15 al 21 de marzo y la del 5 al 11 de abril ―fecha de cierre del último boletín― la IA a siete días pasa en los menores de dos años de 123 a 213, la población entre 50 y 59 años crece de 120 a 221 y los septuagenarios lo hacen de 72 a 147.

Por territorio, la mayor transmisión del virus a 14 días, según el informe, “fue registrada en Boadilla del Monte (391), Majadahonda (378) y Getafe (377); y también destacan los distritos de Barajas (466), Centro (437), Chamberí (436) y Salamanca (414)”, en la capital. El análisis de estos datos que realiza la epidemióloga Gloria Hernández Pezzi, exjefa del Servicio de Vigilancia Epidemiológica en el Instituto de Salud Carlos III, refleja que “el 98% de las 286 zonas básicas de salud (ZBS) de la comunidad de Madrid cuenta con una incidencia en niveles de riesgo de transmisión muy alto o alto, es decir, por encima de 150 de la citada incidencia acumulada”, y añade que “este riesgo corresponde prácticamente a la totalidad de la población (99%) tanto de la comunidad, como de la capital”.

Respecto a la semana anterior, describe Pezzi en el análisis, el porcentaje de ZBS de la autonomía que se encuentran en los dos umbrales de más riesgo crece del 94% al 98%: “Superando los 300 se encontraban un 36% (103 ZBS) y ahora un 65% (187 ZBS), es decir, casi llegando a duplicar el porcentaje del informe previo”. Y la capital, con 134 ZBS, roza casi el 100% de esas áreas en peligro: pasan de ser el 98% al 99%.

Las UCI vuelven a superar el 100% de su capacidad

A eso se suma la progresión de la variante británica, que alcanza el 79,8% del total de nuevos casos, y el incremento en la incidencia que se atiende en atención primaria y la cantidad de contagios que se hospitalizan. En las últimas semanas, Antonio Zapatero, el viceconsejero de Salud Pública y plan covid-19, ha insistido en que la incidencia no era para el Gobierno regional el indicador más relevante, y que el foco tenía que estar en el sistema asistencial. Además, Zapatero informó a finales de marzo, en una de las ruedas de prensa semanales de la Consejería de Sanidad, de que el perfil del paciente que ingresa ha cambiado: “En enero, la media era 66 años, en los primeros 15 días de marzo ha bajado a 59 años. Y en los pacientes de 80 o más años, que supusieron entonces un 25% de los ingresos, ahora no llegan, en los primeros días de marzo, al 10%. Es importante”.

El 26 de marzo, cuando el viceconsejero hizo alusión a esa cuestión, había 1.566 pacientes ingresados, 407 en las unidades de críticos y habían fallecido 11 personas el día previo. El equilibro que mantenían los hospitales aún se mantenía. Ha dejado de hacerlo. Desde el 6 de abril, el total de pacientes ingresados ha crecido en 126 enfermos, este martes había 2.033 ingresados. En las UCI, la tendencia es similar y tienen en sus camas 46 críticos más, 506, lo que supone una ocupación del 103% de la capacidad estructural (sin contar con otras unidades como quirófanos o recuperación tras la anestesia).

Madrid, a pesar del cambio de perfil en los pacientes que requieren ingreso, a pesar de la inmunidad —es la región que más personas contagiadas registra hasta el momento, el último informe de la encuesta nacional de seroprevalencia de ENE-COVID calculaba que casi uno de cada cinco madrileños ya se contagió de covid— y a pesar de la campaña de vacunación —que alcanza hasta ahora a un 6,4% de la población con la pauta completa—, se enfrenta a unas semanas complicadas para la gestión de la pandemia que ya preveían por el efecto de la Semana Santa. Cada viernes, Zapatero y Elena Andradas, la directora general de Salud Pública, aseguran que se toman medidas en función de la evolución del virus. Y el virus, este martes, ya alcanzaba los 341 de incidencia acumulada, casi 100 puntos por encima de lo que el Ministerio de Sanidad fija en cuanto a incidencia como riesgo muy alto: 250.


Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50