Agresiones sexuales

Española, joven y atacada en su entorno: balance del primer centro 24 horas para casos de violencia sexual

500 víctimas fueron atendidas en 2020 en las instalaciones del Ayuntamiento de Madrid en una experiencia que el Gobierno implantará en todo el país de aquí a 2023

Una mujer víctima de maltrato habla por su teléfono móvil.
Una mujer víctima de maltrato habla por su teléfono móvil.inma flores

504 personas víctimas de violencia sexual fueron atendidas en 2020 por los servicios del centro municipal de Madrid. Menos de la mitad lograron formalizar la denuncia contra sus agresores. Familiares y conocidos son, en más del 80% de los casos, los responsables de agredir sexualmente a mujeres de su entorno. Este dato, junto con el de española y joven, definen el perfil de las mujeres que acuden en Madrid al centro municipal de atención 24 horas para víctimas de violencia sexual, según el balance ofrecido este miércoles por el área de Familias, Igualdad y Bienestar Social. Solo el 17,41% de las mujeres fueron agredidas por personas desconocidas. Dos tercios, el 66,77%, fueron atacadas por familiares (37,66%) o personas cercanas (29,11%). El centro, abierto en diciembre de 2019, es el primero de este tipo que entróen funcionamiento en España. El Gobierno quiere implantarlo en todas las provincias de aquí a 2023.

El responsable del área social en el Consistorio, Pepe Aniorte, considera “insuficiente” que seis de cada diez mujeres, que acudieron al centro, no formalizaron la correspondiente denuncia. El concejal entiende que este tipo de instalaciones favorece a que las mujeres agredidas sexualmente se aproximen a contar lo que padecen. En la última macroencuesta sobre violencia de género de 2019 se afirmaba que solo el 11,1 % de los casos llegaban a verbalizarlo.

En cuanto al perfil sociodemográfico, el 63,05% de las víctimas son de origen español y el 36,95% son de origen extranjero. Respecto a la edad, el 72,86 % tienen menos de 35 años. El mayor porcentaje es entre los 18 y los 24 años (33,33%), franja a la que siguen las mujeres de entre 25 y 34 años (25,32%). Las menores de 18 representan un 14,21%.

El 56,52% de las mayores de edad tiene estudios secundarios y un 44,93%, superiores. El 17,39% se quedó en los estudios primarios y no tiene estudios el 1,20%. En cuanto a su situación laboral, un 58,59% de las mujeres son empleadas por cuenta ajena y el 3,96%, por cuenta propia. Se encuentran en paro un 32,60% ―porcentaje que se elevaría al 42,70% si se cuentan a las migrantes en situación irregular― y el 4,85% son pensionistas.

El contacto entre el centro y las afectadas comienza con una llamada telefónica. El personal que trabaja en las instalaciones recibieron a lo largo del pasado año 898 llamadas entre las que se detectaron 504 víctimas. De esas, 320 requirieron atención especializada para hacer frente a situaciones de emergencia o crisis y las otras 184 información y orientación. El resto de llamadas fueron realizadas por familiares y personas del entorno de las agredidas, profesionales, entidades y población en general. De todas ellas, 406 fueron las mujeres que acudieron de manera presencial al centro, cuya ubicación se oculta por motivos de seguridad, tras contactar por teléfono o ser informadas de su situación. De ellas, solo 19 habían sido atendidas por los servicios de asistencia social en 2019. Entre las 387 nuevas del año 2020, un total de 320 pasaron por el servicio de atención integral inmediata y 67 habían sufrido violencia sexual en el pasado y no presentaban ninguna situación que requiriesen ser atendidas con carácter inmediato. En 97 de los casos la intervención se ha extendido a familiares y personas del entorno cercano.

La forma más directa de acceder es mediante una llamada a la línea gratuita 900 869 947, aunque también puede hacerse por derivación de otros recursos generales o especializados. El equipo está integrado no solo por profesionales del ámbito social, jurídico y psicológico, sino que cuenta también con personal de mediación intercultural y de interpretación lingüística.

Estas instalaciones funcionan de manera pionera en la capital desde diciembre de 2019. Su objetivo es atender la emergencia de manera inmediata, bien sea como intento o con ataque consumado de manera reciente o en el pasado, y desarrollar una intervención integral a corto y medio plazo que ayude a superar de las secuelas y facilite el acompañamiento a la mujer, según el área de Familias. El año pasado se sumó Asturias a poner en marcha un centro como el de Madrid y la intención del Gobierno es que en 2023 haya al menos un centro de crisis 24 horas en cada provincia así como en Ceuta y Melilla.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50