La crisis del coronavirus

La Comunidad de Madrid deja en el aire las medidas de la orden que sustituirá al estado de alarma: “Mañana”

Según el discurso que ha repetido el Ejecutivo de Díaz Ayuso esta semana, la principal idea es volver a las limitaciones por zonas básicas de salud

El consejero de Sandidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, en la Asamblea la tarde de este jueves.
El consejero de Sandidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, en la Asamblea la tarde de este jueves.Marta Fernández - Europa Press / Europa Press

Madrid tiene poco tiempo para decidir, y explicar a la población, qué ocurrirá a partir del sábado a las 16.48, momento en el que acabe el estado de alarma ordenado por el Gobierno central desde el pasado 9 de octubre. La incertidumbre, y el debate, continúan. Nada se descarta y no hay nada cerrado, una situación de espera hasta el límite y confrontación con el Ejecutivo de Pedro Sánchez que viene repitiéndose toda la pandemia; de forma más aguda desde septiembre. Tras el consejo interterritorial de salud con el Gobierno y el resto de autonomías la tarde de esta jueves, lo único claro es que en menos de 24 horas el Ejecutivo de Díaz Ayuso publicará una orden con unas nuevas medidas de las que por el momento se desconocen los detalles. “La orden, mañana”, insiste un portavoz de la Consejería de Sanidad.

Sobre la mesa de esa reunión había una idea: un toque de queda en horario nocturno que lanzó como propuesta el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, el martes. Pero la intención más repetida del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso a lo largo de la semana ha sido regresar a su protocolo de septiembre. "Madrid va a seguir apostando por medidas de restricción en los lugares con mayor concentración de contagios”, ha dicho el consejero de Sanidad en la Asamblea de Madrid a la misma hora que daba comienzo la reunión entre las comunidades y el Ejecutivo de Sánchez, sobre las 16.00.

En ese encuentro ha habido mayoría clara a favor del toque de queda, según confirmaban fuentes presentes en el consejo. Aunque, precisaban, “con reticencias de Madrid, Cataluña y País Vasco” y añadían: “Se discute el instrumento jurídico para establecerlo en toda España”. Fuentes del Ejecutivo de Díaz Ayuso matizan: "La Comunidad ha solicitado que el Gobierno aclare si las limitaciones nocturnas serían de actividad o también a la movilidad por la cobertura legal”.

También Madrid ha tenido reticencias para votar a favor del documento que contiene las nuevas medidas para contener la segunda ola de la pandemia; en ese protocolo, adelantado el miércoles por este diario con ocho indicadores principales y 20 secundarios, está el cierre de la actividad económica a partir de las 22.00 y la recomendación de cerrar interiores de bares y restaurantes a las localidades con mayor riesgo. “El último documento definitivo con las últimas aportaciones técnicas no se ha remitido a la Consejería de Sanidad y, por lo tanto, no se ha podido estudiar”, explican fuentes del Gabinete regional. Aseguran no oponerse al documento: “Pero tampoco lo apoyamos porque llega cuatro meses tarde, tendría que haber estado preparado cuando terminó el estado de alarma. Ese documento tendría que haber empezado a funcionar cuando la alerta en España era baja y no ahora, que marca una alerta roja en media España”.

Madrid, este jueves, ha notificado 2.213 nuevos casos, tiene 2.525 pacientes hospitalizados en sus plantas de agudos y 491 en sus UCI; 43 personas han fallecido en las últimas 24 horas. La región mantiene una suave tendencia a la baja en los últimos días respecto al número de contagios, aunque ha sufrido un pequeño repunte en los ingresos hospitalarios y ha crecido en la ocupación de las unidades de críticos.

Esta mínima descompensación en esos parámetros puede estar relacionado con el descenso del número de PCR que se realizan y la inclusión de las pruebas de antígenos, que ya superan como método de detección a las primeras. Este método, que se usa en atención primaria, urgencias y cribados aleatorios masivos, está recomendado para pacientes sintomáticos en los primeros días de la infección y no en asintomáticos, puesto que su fiabilidad en ese caso no está comprobada y, dicen los facultativos, “pueden suponer un coladero de contagios”.

La polémica del toque de queda

La propuesta de limitar la movilidad ciudadana, que partió del consejero madrileño, se convirtió en polémica en el momento en el que Ruiz Escudero pronunció “toque de queda” durante un desayuno de Europa Press este martes. Afirmó que era una medida que había sido hablada de forma interna, que se estudiaba: “No lo veríamos mal”. Proponía limitar la movilidad ciudadana de 00.00 a 6.00 para todo el territorio de la región, pero avisaba: “No sería de aplicación solo en Madrid sino en toda España... pero para eso hay que tener una cobertura legal que no tiene la Comunidad de Madrid, tendría que ser una decisión del Gobierno de España”.

Poco después, su compañero de gobierno y partido, el consejero de Justicia Enrique López, lo enmendaba: “No confundamos los conceptos y no nos vayamos a ese toque de queda que supondría la suspensión de un derecho fundamental que solo cabe bajo el estado de excepción”. Cuca Gamarra, la portavoz del Partido Popular en el Congreso, entró poco después: “Yo no voy a hacer valoración de medidas que no conozco en profundidad ni en qué contexto se han pronunciado”. Y antes de que acabara la mañana habló también José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid y portavoz nacional del PP: “Creo que las autoridades competentes y en este caso el gobierno de la nacion debería ser especialmente cuidadoso cuando se lanzan determinados globos sonda en una situación como la que estamos viviendo, es imprescindible cuando estamos hablando de medidas como la que estamos hablando, con perfil juridico complicado”.

En menos de seis horas, cuatro miembros del PP con diferentes cargos a nivel autonómico y nacional, chocaban en declaraciones públicas. Escudero proponía, López le rectificaba, Gamarra se desentendía y Martínez-Almeida afeaba al Gobierno central la propuesta que había hecho su compañero de partido.

A partir de ese momento, ya no se pronunció “toque de queda”, y los populares empezaron a usar la frase “restricción de la actividad nocturna”. En cualquier caso, esta medida tiene el objetivo de controlar sobre todo los botellones y fiestas privadas ilegales en viviendas o residencias universitarias, foco importante de contagio entre la población más joven desde el verano. Y con ese objetivo, será finalmente este viernes cuando se despejen las dudas sobre qué ocurrirá a partir de las 16.48 de este sábado en Madrid.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Guía de actuación ante la enfermedad

Lo más visto en...

Top 50