AL LORO

Futuro prometedor

Furiosa Gallery se inauguró poco antes de la pandemia y acaba de reabrir con su segunda exposición

Ignacio Reig, dueño de Furiosa Gallery, en la galería.
Ignacio Reig, dueño de Furiosa Gallery, en la galería.CARLOS PINA

Era cuestión de tiempo que abriese una galería de arte. Lo tenía clarísimo. Cuando tuvo el dinero suficiente, Ignacio Reig lo dejó todo para centrarse en poner en marcha Furiosa Gallery. Después de varios meses de trabajo para comenzar su andadura, solo le dio tiempo a inaugurar una exposición. Llegó una pandemia que nadie esperaba. “No me lo podía creer. Hubo días de verdadera zozobra. Llegué a pensar que nunca más podríamos volver a abrir”, reconoce en su espacio artístico. A espaldas de CaixaForum, en la calle Almadén, encontró el lugar que ya ha reabierto con una nueva muestra.

Tiempo de deshielo. “Tuvimos que cerrar justo cuando íbamos a inaugurar la segunda exposición. El lunes 9 de marzo estuvimos montándola, sin imaginar en ningún momento que pasaría lo que pasó. Todo se precipitó en horas”, recuerda el galerista. La apertura se fue al traste. Una vez asimilada la nueva situación, pasados los primeros momentos de incertidumbre total, vio claro que era momento de volcarse en lo digital. Así, en lugar de posponer de manera indefinida la inauguración de 0ºC, de Atauri y Alfonso Zubiaga, consensuó con los artistas que su aproximación al deshielo se pudiera visitar de manera virtual. “Grabamos con una cámara 360, que permite verlo todo con detalle. Tanto que incluso vendimos obra, algo que no esperábamos hacer en pleno confinamiento”. Paisajes inhóspitos de Groenlandia e Islandia encapsulados en bloques de resina sobresalen en la exposición. “Cada pieza pesa alrededor de 20 kilos”. Es obligatorio entrar con mascarilla. “Es un espacio hiperseguro. Desinfectamos a diario”. No falta gel hidroalcohólico.

La fachada de la galería es una declaración de intenciones. Cada seis meses será intervenida por un artista

Tradición familiar. A sus 35 años, Ignacio Reig ha abierto completamente solo Furiosa Gallery. Tras más de una década trabajando en ventas, compras y marketing en sectores de gran consumo, ha invertido los ahorros en su proyecto. Nacido en 1985 en Valencia, parecía destinado a ser galerista. “Mi familia siempre ha estado relacionada con el arte. Mi abuelo y sus hermanos tuvieron distintas galerías, al igual que mi madre y sus hermanos”, descubre. Desde crío se acostumbró a tratar con artistas, a visitar exposiciones y a viajar a ferias de arte. Conforme fue creciendo, le fue atrayendo más todo ese mundo. “Cuando ya trabajaba, cogía días libres en la semana de ARCO para poder venir a Madrid”. Diplomado en Ciencias Empresariales y licenciado en Administración y Dirección de Empresas, antes de decidirse a abrir la galería trazó un plan de negocio. “Hice mis números. Contaba con que no tendría beneficios a corto plazo, pero siempre he pensado a largo plazo”.

La fachada de Furiosa Gallery, con grafitis de Wist.
La fachada de Furiosa Gallery, con grafitis de Wist.carlos pina

Apuesta clara. La fachada de la galería es una declaración de intenciones. Cada seis meses será intervenida por un artista. Los grafitis de ahora tienen la firma de Wist. El arte urbano es uno de los puntales de Furiosa Gallery. De ahí que no hubiese duda a la hora de elegir su primera feria: Urvanity. “Es la feria en la que ahora debemos estar, de manera natural. Es la más nueva, la más joven”. Días antes de que todo saltase por los aires por la expansión del coronavirus, su stand fue muy elogiado. “Cuando vas a muchas ferias, cada vez es más difícil encontrar algo que te sorprenda, que te impacte. Preparamos un proyecto específico, muy pensado, con varios artistas”. El lugar que tiene la isla en el centro, de Carlos Nicanor, ya tenía comprador el primer día. “La verdad es que nos fue muy bien. Vendimos varias piezas, conocimos a mucha gente y comenzamos a posicionarnos”.

Mucha gente no entra a las galerías por miedo o por vergüenza. Hay una especie de barrera que hace que haya a quien le cueste entrar. También es verdad que hay galerías que han contribuido a crear esa sensación

Paisajes e iconos. La próxima exposición en su cubo blanco formará parte de la programación de PHotoEspaña. “Que hayan admitido nuestra propuesta es una inmensa alegría. Estar en el festival era uno de los principales objetivos para este primer año”, comparte el galerista. Desde el 2 de julio se podrá descubrir Stimmung, de Irene Cruz. Nacida en 1987 en Madrid, la fotógrafa desarrolla su trabajo en plena naturaleza.

Mico Rabuñal

Bucle:
Mico Rabuñal Bucle:

“Sus obras crean una atmósfera sombría y misteriosa. Busca una luz fría, una luz transitoria entre lo diurno y lo nocturno”. Ignacio tiene la programación cerrada para los próximos meses. En septiembre será el turno de Mico Rabuñal, que convierte en esculturas helados como el Frigo Pie, caramelos masticables como el Lolipop o pastillas como la Viagra. “Con una técnica trabajadísima, talla iconos de la cultura popular en piedra”. Compartirá espacio con Marina Capdevila, a la que han reclamado para pintar murales en Miami, Nueva York o Montreal.

Sin miedo. “Mucha gente no entra a las galerías por miedo o por vergüenza. Hay una especie de barrera que hace que haya a quien le cueste entrar. También es verdad que hay galerías que han contribuido a crear esa sensación”, dice Ignacio Reig. “A mí mismo me ha pasado lo de sentirme fuera de lugar, como si estuviera invadiendo un espacio. Es algo que no quiero que le pase a nadie aquí”. A través de redes sociales, correos y llamadas invita a conocer Furiosa Gallery. “Hago prospección continua de gente y contacto directamente. La mejor manera para que alguien venga es invitarle. No hay que tener miedo a hacerlo de una manera honesta, la mayor parte de mensajes de vuelta son positivos”. De martes a sábados está en la galería atendiendo a todo el que se acerca. “Me ilusiona venir cada día. Es el proyecto de mi vida”.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50