Detenido un hombre tras matar a su madre de un golpe en la cabeza: “Era una muerte anunciada”

El presunto parricida, un español de 58 años, sufre un trastorno mental y tenía antecedentes por malos tratos contra su madre, de 87

Una ambulancia del Samur, frente al domicilio donde se ha producido el parricidio, en la calle Arcos de Jalón de Madrid.
Una ambulancia del Samur, frente al domicilio donde se ha producido el parricidio, en la calle Arcos de Jalón de Madrid.emergencias madrid

Un hombre de 58 años que sufre un trastorno mental ha sido detenido la pasada madrugada en Madrid por matar presuntamente a su madre, de 87 años, a la que ha propinado un fuerte golpe en la cabeza, han informado portavoces de la Jefatura Superior de Policía de Madrid y de Emergencias Madrid. El supuesto parricida, Juan Antonio Polaina, tenía antecedentes por malos tratos contra su madre, Virtudes Torres. “Era una muerte anunciada”, dice una de sus vecinas, Olga.

No solo Olga. Todos los vecinos coinciden: “Al final la ha matado”. A Juan Antonio lo describen como un hombre muy educado y perfumado pero que, cuando se ponía nervioso, podía ser muy agresivo. “El martes que fuimos a hacer la compra juntos al Ahorramás me dijo que quería dejar el medicamento porque le estaba engordando”, cuenta otra vecina, Marina.

El crimen se ha producido sobre la una y media de la madrugada en la vivienda que compartían madre e hijo en el número 110 de la calle Arcos de Jalón del distrito de San Blas, en el este de la capital, donde Juan Antonio ha agredido a su madre con un objeto contundente. Un vecino ha llamado al 091 al escuchar una fuerte discusión. Algunos aseguran que escucharon gritos de una mujer que decía: “Vete de aquí”. Ahora saben de qué se trataba.

Puerta de la vivienda donde se ha producido el crimen.
Puerta de la vivienda donde se ha producido el crimen.Lucía Franco

Los primeros en llegar han sido unos agentes de la Brigada de Seguridad Ciudadana, a los que en un principio el hijo no dejaba entrar en la vivienda. Llamaron a los bomberos, pero no fue necesaria su intervención. Tras lograr entrar, los agentes han tratado de auxiliar a Virtudes, que no respiraba.

La maniobra de reanimación la han continuado sanitarios de Samur-Protección Civil, que han conseguido revertir su estado, pero poco después ha vuelto a entrar en parada, de la que ya no ha logrado salir. A los 40 minutos de maniobras, han certificado su muerte. La causa la determinará la autopsia, pero la mujer presentaba un traumatismo craneoencefálico severo. Entre tanto, los agentes han detenido sobre las 2.15 al hijo de la víctima, que estaba en el domicilio. Hasta ahí se trasladaron agentes del grupo de homicidios que se han hecho cargo de la investigación del homicidio, el noveno registrado en la Comunidad de Madrid en lo que va de año.

La familia llegó a San Blas hace 47 años, en 1974, cuando construyeron el edificio. Juan Antonio es el mayor de tres hermanos. Su padre había fallecido hace muchos años y en el piso vivían Virtudes, Juan Antonio y José, el menor de los tres.

Era José el que siempre llamaba a la policía e internaba a su hermano en centros o en pisos tutelados. “La culpa la tienen los jueces, por dejarlo salir”, dice Pepa, de 87 años, vecina desde hace 47 años de Virtudes. La define como una mujer muy alegre, que siempre estaba haciendo bromas y muy amigable con todos. “La veía siempre sentada en el banco de enfrente del edificio y sacando a su perro, pero ya hace unos años que no salía”, recuerda Josefa.

Juan Antonio tenía tres denuncias por maltrato. “La policía ya sabía dónde era porque venían a cada rato”, dice Marina, que vio que la luz del salón estaba encendida a las cinco de la mañana y pensó que Juan Antonio ya había vuelto a pegar a su madre.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción