El padre que se negó a poner la mascarilla en un colegio de A Coruña y agredió a la policía ingresa en prisión

En julio había sido detenido por no llevar protección facial. El juzgado le ha impuesto, además, la prohibición de acercarse al centro educativo, al director y a la secretaria

Entrada, ayer, de los alumnos de Infantil en el CEIP Lopez Ferreiro de Santiago de Compostela.
Entrada, ayer, de los alumnos de Infantil en el CEIP Lopez Ferreiro de Santiago de Compostela.OSCAR CORRAL

El hombre detenido el jueves en A Coruña tras negarse a poner la mascarilla en un colegio y agredir a los agentes que intervinieron ha ingresado en prisión después de pasar a disposición judicial, según han informado a Europa Press fuentes del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia. Los hechos se produjeron en torno a las nueve de la mañana en la zona de administración del CEIP San Pedro de Visma. Según confirmó la dirección del centro, el padre no tenía que dejar el jueves en el centro a su hija “al empezar este año y tener periodo de adaptación”.

El problema comenzó cuando el posteriormente detenido, pese al requerimiento del personal del centro, se negó a poner la mascarilla por lo que se avisó a los agentes, que también le solicitaron que lo hiciese.

Sin embargo, desde el colegio explicaron que éste se negó y cogió un bastón que había apoyado en la zona de administración e intentó agredir a los agentes, que, al final, lo llevaron esposado y detenido. Según consta en el auto, de las diligencias practicadas se desprende la comisión por parte del investigado de un delito de atentado agravado por uso de instrumento peligroso y dos delitos de lesiones.

En él, se señala también que el hombre habría llegado a perseguir a la secretaria del centro, obligándola a encerrarse en su despacho, y que agredió con un bastón a los agentes que intervinieron, que resultaron con lesiones. Ya en dependencias policiales siguió, además, negándose al uso de la mascarilla, motivo por el que ya había sido detenido en julio de este año.

El auto incide, además, en que se trata de una conducta “reiterada”, por sus antecedentes previos, y acuerda la prisión provisional comunicada y sin fianza, además de establecer la prohibición de acercarse a menos de 500 metros al centro educativo; a su director y a la secretaria.