_
_
_
_

70.000 citas en una hora: el bono para turismo interno de los valencianos, a ritmo de entradas para ver a Taylor Swift

120.000 personas solicitan en las primeras cuatro horas las ayudas que bonifican hasta el 50% del coste de estancias de más de tres noches en destinos de la Comunidad Valenciana

Turistas en Benidorm este diciembre, en la zona de la playa del Levante.
Turistas en Benidorm este diciembre, en la zona de la playa del Levante.Mònica Torres
Rafa Burgos

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

El ritmo ha ido decreciendo a lo largo de la mañana, pero no ha bajado de las 500 peticiones por minuto. Casi como en la venta de entradas de un concierto de Taylor Swift, en apenas media hora se han registrado más de 50.000 solicitudes; 70.000 en la primera hora, 120.000 entre las 10 y las 14 horas, las primeras desde la apertura del plazo este martes. El Bono Viaje promovido por la Generalitat, ahora gobernada por el PP y Vox, financia hasta el 50% de las vacaciones en destinos de la Comunidad Valenciana a los empadronados en cualquiera de sus tres provincias ha vuelto a desatar la locura y ha desbordado, durante unos minutos, la capacidad de la web de inscripciones.

La iniciativa nació a finales de 2020 de la mano del anterior Gobierno de izquierdas (PSPV, Compromís y Podem) para paliar los efectos de la pandemia de coronavirus en un sector al que las restricciones de movilidad dejaron temblando. Ahora ya tiene como único objetivo cubrir los huecos que deja la temporada baja del turismo en dos tandas: la que va del 16 de enero al 3 de junio, salvo en Semana Santa, y la del 15 de octubre al 22 de diciembre.

La convocatoria de 2024 marca nuevas instrucciones para los solicitantes. En primer lugar, explica la consejera Nuria Montes, se tienen que solicitar reservas que conlleven, como mínimo, tres pernoctaciones en alguno los alojamientos de la Comunidad que están inscritos en esta iniciativa. En segundo lugar, ha bajado el tope de las ayudas, que se ha fijado en un 50% de los gastos hasta 350 euros como máximo, es decir, para reservas cuya cuenta ascienda a 700 euros. De esta forma, sostiene Montes, “las agencias, los hoteles y los establecimientos de alojamiento” se esforzarán en ser “especialmente competitivos a la hora de formular sus ofertas para el programa”.

También ha bajado el presupuesto destinado a esta partida, desde los 15 millones del año pasado a los 12,5 de este, una cifra que la responsable del gabinete turístico valenciano confía en que “se multiplique por tres” en su impacto en el sector. El proceso de las solicitudes, en cambio, es el mismo, según explican fuentes de la consejería: primero se realiza la inscripción en lista de espera, después Turismo va enviando códigos por orden a los solicitantes, que tienen diez días para formalizar su reserva. Así va corriendo el turno hasta que se agota el presupuesto total.

El programa del Bono Viaje ya ha dado salida a casi 135.000 reservas hoteleras en las tres ediciones convocadas hasta ahora, que han beneficiado a unas 400.000 personas. En 2023, se subvencionó parte de 41.997 reservas por un importe total de 25,1 millones de euros. No hubo excesivas sorpresas en las vacaciones de los valencianos, ya que las peticiones fueron a parar principalmente al litoral de las Marinas de Alicante, con Benidorm (1.965 reservas a mediados de diciembre) y Calp (1.199) como destinos más solicitados. Tras Finestrat y Altea se colocaron Peñíscola (Castellón), València, Alicante, Morella (Castellón) y las localidades alicantinas de Elche y Dénia en los diez primeros puestos.

Los datos que maneja Turismo señalan también que los beneficiarios utilizaron este programa, sobre todo, para escapadas cortas o de fin de semana, ya que más del 60% eligió la estancia que se ha suprimido del programa, la de dos noches, mientras que el 21% pernoctó tres noches, cerca del 10% cuatro y apenas un 3% durmió cinco días en el mismo alojamiento. El importe medio por reserva fue de 634,27 euros, mientras que el del bono autonómico fue de 374,19.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

A falta de sumar los resultados de 2023, los registros de la Consejería apuntaban que la inversión de 31,3 millones de las dos primeras ediciones había tenido un impacto en el sector de más de 71,3 millones. Directo, sobre las 1.020 empresas participantes, la mayoría (44%) de Alicante, y sobre todo agencias de viajes, hoteles y alojamientos rurales. E indirecto, sobre bares, restaurantes y el resto de establecimientos que giran en torno al todopoderoso turismo, que este año ha batido los récords que había marcado 2019, el último previo a la pandemia, en la Comunidad Valenciana.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_