La lluvia y el granizo mejoran las previsiones del incendio de Alicante mientras el de Castellón sigue sin control

Un agente del equipo de bomberos desplazado de Aragón resulta herido en Bejís y eleva a 15 los afectados por las llamas

Medios aéreos trabajan en la extinción del incendio en Bejís, este miércoles.Foto: Rober Solsona (Europa Press)

La lluvia ha dado un respiro a los bomberos en el incendio del Vall d´Ebo (Alicante), donde también se han registrado tormentas de granizo en la tarde de este miércoles que pueden favorecer la extinción. De momento, se han retirado todos los medios aéreos [20] a sus correspondientes bases “debido a las precipitaciones en forma de granizo y agua que están cayendo en la zona del incendio”, tal como ha informado Energencias, y los vecinos desalojados ya pueden volver a sus viviendas escalonadamente. Sin embargo, el incendio de Bejís (Castellón) sigue sin control. En la provincia castellonense siguen actuando 30 medios aéreos. Aunque, tal y como ha explicado el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, se mueven en función de la operatividad, ya que el humo dificulta los vuelos en determinadas horas.

La suma de la superficie arrasada entre los dos incendios asciende a más de 20.000 hectáreas y, según el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que se ha desplazado hasta Castellón, hay un millar de efectivos trabajando contra las llamas y lo que estas implican. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha decretado para este miércoles riesgo por tormentas en 15 provincias, entre las que se encuentran Alicante, Castellón y Valencia.

En la zona del incendio de Bejís, esta medianoche se ha detectó un cambio en el tiempo que hacía prever cierta ventaja a la hora de perimetrar las llamas que, de momento, se extienden por un perímetro de 50 kilómetros y han pasado a la provincia de Valencia tras arrasar cerca de 10.000 hectáreas. En el incendio de Vall d’Ebo, el fuego avanza de forma más lenta debido al aumento de la humedad y en un perímetro de 80 kilómetros.

Dos helicópteros trabaja en las labores de extinción del incendio declarado en Bejís, este miércoles.
Dos helicópteros trabaja en las labores de extinción del incendio declarado en Bejís, este miércoles.Rober Solsona (Europa Press)

La última noche no ha sido fácil. Un agente de protección de la naturaleza del equipo de bomberos de Aragón ha resultado herido leve en Bejís, lo que eleva, al menos, a 15 los heridos en este foco. Dos bomberos sufrieron heridas también en la tarde de este martes, aunque ya han sido dados de alta, y otras 11 personas tuvieron que ser atendidas, tres de ellas de gravedad, al bajarse de un tren que se vio amenazado por las llamas. Una mujer de 62 años, que fue trasladada en helicóptero al hospital La Fe de Valencia, es la que presenta heridas de mayor gravedad. Además, hay otras mujeres, de 43 y 24 años, ingresadas con pronóstico grave, y una menor, de 15 años, con pronóstico moderado, el mismo que el de un varón de 48 años. Además, han sido dados de alta un varón de 56 años y un niño de 4. De momento, el tráfico ferroviario sigue cortado entre Jérica y Sarrión, puntos desde los que Renfe, que ha iniciado una investigación sobre el incidente, ofrece transporte alternativo por carretera.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Un vehículo calcinado, este miércoles, en el incencio de Bejís (Castellón).
Un vehículo calcinado, este miércoles, en el incencio de Bejís (Castellón).Domenech Castelló (EFE)

El trabajo en Bejís se ha centrado, tal como ha insistido este miércoles el presidente Ximo Puig en priorizar a las personas. “Lo más importante es la garantía de seguridad de las personas, no solo ante el peligro de las llamas, sino también por el humo”, ha indicado Puig. De hecho, a las dos de la madrugada, desde el puesto de mando avanzado (PMA) y tras un cambio en la dirección del viento, se ha propuesto la evacuación preventiva de la localidad de Sacañet. Alrededor de 80 vecinos han sido trasladados a la vecina Alcublas, donde Cruz Roja ha instalado un albergue provisional en el polideportivo municipal. Sin embargo, la mayoría ha vuelto a sus primeras residencias porque pocas necesitan albergue, según ha informado el 112. La segunda tarea, tal como señaló Puig, es la de proteger los bienes, algo en lo que se han afanado los bomberos tratando de evitar que las llamas afecten a las viviendas.

“En media hora cambió todo”, relata Lola Pérez, una de las vecinas desalojadas del municipio de Teresa. “Pasamos de estar mirando las llamas de lejos a que nos avisaran de la evacuación. Fue muy rápido”, cuenta. Es la segunda vez en su vida que Pérez vive un desalojo. La anterior ocurrió en 2012, cuando las llamas se acercaron también a Teresa. “Entonces fue en junio y no percibimos tanto peligro”, rememora. “Esta vez, ya con hijos, me dio tiempo a coger dos pantalones, dos camisetas y poco más. Entre todos, nos organizamos en los coches y nos llevamos a una señora del pueblo que estaba muy preocupada y además no quería dejar a su perro”, explica. Otros vecinos fueron evacuados en un autobús. Joaquín Moliner fue de los últimos que salió de Teresa. “Nos fuimos a ver el incendio y cuando volvimos ya habían dado la orden de evacuar. Pasamos de verlo en la montaña, a ver las llamas cerca de casa”, recuerda. “Parece que el fuego no ha alcanzado las viviendas y tampoco una granja de cerdos que hay en el pueblo”, sostiene. Los vecinos de Teresa, como los de Bejís, Sacañet y Toràs, aún no saben cuándo podrán volver a sus casas.

Vecinas evacuadas por el incendio declarado en Bejís, este miércoles.
Vecinas evacuadas por el incendio declarado en Bejís, este miércoles.Rober Solsona (Europa Press)

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS