La Policía investiga el hallazgo de un cadáver momificado en Alicante junto a la documentación de un desparecido en 2019

Los agentes esperan el resultado de la autopsia, aunque los indicios apuntan a que la muerte se produjo por causas naturales en un edificio abandonado

Imagen de archivo de un furgón en la Policía Nacional en Alicante.
Imagen de archivo de un furgón en la Policía Nacional en Alicante.JOAQUIN DE HARO RODRIGUEZ

Un ciudadano de Alicante halló el pasado viernes los restos momificados de una persona en la azotea de un edificio abandonado a mitad de construcción en una zona de expansión de la ciudad, en la antigua salida hacia Madrid. Junto al cadáver se encontraba una mochila con documentación perteneciente a una persona desaparecida en 2019. Los agentes responsables de la investigación tomaron muestras de ADN para poder identificar al fallecido que, a falta del resultado de la autopsia y según los primeros indicios, podría haber muerto por causas naturales hace poco más de un año, manifiestan fuentes de la Policía Nacional.

El cadáver fue descubierto el viernes por la noche por un ciudadano que practicaba exploración urbana, una actividad también conocida como urbex que consiste en la incursión en inmuebles abandonados y de difícil acceso. En la tercera planta de un edificio inacabado, situado en la carretera de Ocaña, en una zona periférica y eminentemente comercial e industrial, encontró los restos humanos y una mochila con efectos personales, por lo que dio aviso a la Policía Nacional.

Para acceder hasta el lugar de los hechos, los agentes tuvieron que solicitar la ayuda de los bomberos, que desplazaron hasta el edificio en obras un vehículo con escalera. Los agentes certificaron la presencia de los restos de una persona que se encontraban “en un lugar cuyas condiciones propiciaban el estado de momificación” en que se halló. A su lado, localizaron la mochila y, en su interior, la documentación de una persona cuya desaparición fue notificada en 2019, aunque los primeros indicios apuntan a que la muerte se produjo mucho después, “en torno a hace poco más de un año”, indican las fuentes consultadas.

Los agentes procedieron a la toma de ADN de los restos para su identificación y avisaron a la comisión judicial para el levantamiento del cadáver, que fue enviado a que se le practicara la autopsia para determinar las causas de la muerte. La investigación continuará cuando se conozcan los resultados de ambos análisis.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS