11 detenidos en Elche por encubrir al hombre acusado de asesinar a su pareja el día de Navidad

Los arrestados colaboraron supuestamente en la fuga de Francisco N., lo ocultaron durante cinco días y escondieron la pistola que usó contra la víctima

El presunto asesino de su pareja Francisco N., Kiko, el pasado 1 de enero cuando pasó a disposición policial, escoltado por la Policía Nacional.
El presunto asesino de su pareja Francisco N., Kiko, el pasado 1 de enero cuando pasó a disposición policial, escoltado por la Policía Nacional.Joaquín de Haro

La Policía Nacional de Elche (Alicante) ha detenido a 11 personas por haber ayudado y ocultado a Francisco N., Kiko, el hombre de 21 años acusado de asesinar a su pareja el día de Navidad, que fue detenido tras atrincherarse en casa de su exsuegra armado con una pistola y un fusil de asalto con los que disparó contra los agentes. Los arrestados, siete hombres y cuatro mujeres, no son, en ningún caso, familiares del supuesto asesino y declararán ante el juez acusados de un delito de encubrimiento.

Según los primeros indicios, Kiko, español de 21 años, fue el autor del disparo en la cabeza que acabó con la vida de Yolanda Martínez, una mujer paraguaya de 25 años y recién llegada a España cuyo cadáver fue encontrado en la vivienda de su presunto asesino el día de Navidad. Durante cuatro días, el sospechoso permaneció oculto, en búsqueda y captura, momento en el que su expareja se personó en la comisaría de Elche para denunciar los malos tratos que había sufrido en el transcurso de su relación. Tras poner en custodia a la denunciante y a su hija de año y medio, los investigadores desplegaron un dispositivo en casa que esta mujer comparte con su madre, en el que finalmente apareció Kiko el pasado 30 de diciembre, armado con una pistola de calibre 9mm Parabellum y un fusil de asalto, conocido como Kaláshnikov. Tras disparar varias veces contra los agentes y una larga negociación en la que fueron liberados cuatro rehenes, entre ellos la exsuegra de Kiko, el presunto asesino se entregó.

Las detenciones comenzaron inmediatamente después de que Kiko fuera acorralado en el piso de su expareja, al que, al parecer, había acudido para llevarse a la hija de 18 meses que tienen en común. Una vez con el violento delincuente en el calabozo, los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de Elche establecieron un dispositivo en Alicante y Elche para localizar a las personas que le habían ayudado a escapar del domicilio en el que sucedió el crimen, que le dieron cobertura y refugio durante los cinco días en que permaneció fugado y que, por último, le facilitaron el acceso a la vivienda que compartían su expareja y su exsuegra.

Las pesquisas se prolongaron hasta el pasado fin de semana, cuando se produjeron las últimas detenciones. A lo largo de diez días, los agentes fueron progresivamente arrestando a los once sospechosos y registraron dos viviendas, una en Elche y otra en Santa Pola. En una de ellas hallaron una pistola cuyo calibre, del 9 corto, coincide con el del arma utilizada para asesinar a Yolanda Martínez, a falta de que el informe balístico lo confirme.

Otra de las viviendas inspeccionadas por la Policía pudo ser la utilizada por Kiko para esconderse, según sospechan los agentes de la investigación. En ella hallaron su ropa, 27 gramos de cocaína, 44 gramos de heroína y dos de marihuana.

Cuatro de los arrestados pasarán a disposición del juzgado de Instrucción de guardia de Alicante mañana, con toda probabilidad, mientras que los otros siete quedan a la espera de citación judicial. Comparecerán acusados del presunto delito de encubrimiento. Fuentes policiales señalan que la investigación continúa abierta y bajo secreto de sumario, por lo que no descartan nuevas detenciones.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El 016 atiende a todas las víctimas de violencia machista las 24 horas del día y en 52 idiomas diferentes, al igual que el correo 016-online@igualdad.gob.es. También se presta atención mediante WhatsApp a través del número 600 000 016, y los menores pueden dirigirse al teléfono de la Fundación ANAR 900 20 20 10.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS