_
_
_
_

Detenido un hombre acusado de matar a una mujer trans en Barcelona

Entre el sospechoso y la víctima, a la que todos conocían como Sandra, había una relación de pareja y antecedentes de maltrato

Rebeca Carranco
mujer trans barcelona
El piso precintado donde Sandra fue acuchillada por su pareja, José María, en Barcelona.

Los Mossos d’Esquadra han detenido este martes a un hombre acusado de matar a su pareja en Barcelona. La víctima era conocida en el barrio de Sant Martí como Sandra, vivía como mujer, a pesar de que en sus documentos de identidad consta como hombre. En la pareja había antecedentes por maltrato, según fuentes policiales. Los vecinos del gigantesco bloque social del Ayuntamiento de Barcelona, en la calle de Selva de Mar, confirman que las peleas eran habituales en el piso de la décima planta en el que residían desde hacía al menos un año.

La policía catalana se ha presentado en el inmueble pasadas las 10 de la mañana, y han encontrado a Sandra malherida con diversas cuchilladas. Su pareja, José María, de 52 años, ha sido detenido por los Mossos y ella ha fallecido poco después. Los vecinos aseguran que la noche antes, Sandra pidió auxilio a los inquilinos de su rellano después de una nueva pelea con su pareja, que convive con problemas de salud mental que hacen que sea ingresado periódicamente en centros hospitalarios. “Me va a matar”, aseguran que repitió en varias ocasiones Sandra.

“Se veía venir”, lamenta Manuel Olivares, el conserje del edificio, donde residen más de 130 familias, divididas en dos escaleras. Las idas y venidas como pareja de Sandra y José María eran constantes. “Le decía que viviese sola, que estaría mejor”, lamenta el hombre. El mismo relato se repite entre todos aquellos que conocían a la pareja. A veces vestida con falda, pero la mayoría con chándal y ropa casual, Sandra se identificaba como una mujer a pesar de que físicamente no había llevado a cabo un cambio de sexo. “Y pobre de ti que te refirieses a ella como hombre”, aseguran las trabajadoras de la farmacia cercana donde conocían a ambos.

En su documentación consta como hombre, indican fuentes policiales, lo que hace que hasta el momento el caso se siga en un juzgado de instrucción ordinario. Oficialmente, la policía catalana asegura que está a la espera de la confirmación de la identidad de la víctima a través de una necrorreseña, sin más detalles. En el comunicado oficial sobre el fallecimiento se refieren a una “persona”, sin referencia al género de la víctima.

“Si se hacía llamar Sandra, se presentaba como Sandra y se autoafirmaba como Sandra, es Sandra. No hay que darle más vueltas”, asegura Carla Antonelli, que no duda de que el caso se debe tratar como violencia machista, independientemente de si Sandra respondía “al estereotipo de mujer”. “¿O acaso se es menos mujer antes de que alguien se ponga la primera hormona?”, se pregunta la conocida activista trans. Y cita una circular de la Fiscalía de 2011 donde asegura que los casos que afectan a mujeres transexuales deben tratarse por los juzgados especializados en violencia machista.

En el edificio, a pesar de las continuas muestras de la convivencia conflictiva entre Sandra y José María, no dejan de estar sorprendidos por el homicidio. Una de las vecinas que vivía debajo de la pareja señala los ruidos y golpes constantes que escuchaba entre ellos. “Qué mal cuerpo”, repiten, en un bloque donde muchas personas van y vienen y en el que la mayoría se conocen, pero no intiman. La vivienda de Sandra y José María quedó precintada, y en el ambiente se palpa el desánimo ante un desenlace previsible e inesperado a la vez.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Rebeca Carranco
Reportera especializada en temas de seguridad y sucesos. Ha trabajado en las redacciones de Madrid, Málaga y Girona, y actualmente desempeña su trabajo en Barcelona. Como colaboradora, ha contado con secciones en la SER, TV3 y en Catalunya Ràdio. Ha sido premiada por la Asociación de Dones Periodistes por su tratamiento de la violencia machista.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_