ERC replica a la ANC que el Govern no dimitirá

Borràs ve “perfectamente posible” que Junts abandone el Ejecutivo y Marta Vilalta responde que es “irresponsable” pedir unas elecciones anticipadas

Una imagen de la manifestación Diada este pasado domingo. Foto: CARLES RIBAS | Vídeo: EPV

La resaca de la manifestación de la Diada del pasado domingo dejó más bulla dentro del independentismo y un nuevo dardo de ERC dirigido a la Assemblea Nacional Catalana (ANC). A estas alturas sería un gesto “irresponsable” que Cataluña se quedara sin Govern, advirtió la portavoz de los republicanos, Marta Vilalta, al comentar unas declaraciones de Dolors Feliu, líder de la ANC, que el domingo pidió convocar elecciones “ahora” para asegurar recorrido al desafío independentista. “El Govern trabaja para asegurar el día a día de la gente y está afrontando un proceso de negociación con el Estado”, abundó Vilalta. Mientras, Laura Borràs, presidenta de Junts, declaró en TVE que es “perfectamente posible que Junts deje el Gobierno”. Y Vilalta no tardó en replicar: “No se puede hacer de Gobierno y de oposición a la vez”

La relación entre Esquerra y Junts ha estallado después de la manifestación de la Diada que, pese a no ser apoyada por los republicanos, reunió a 185.000 personas, según la Guardia Urbana. La ANC coronó la marcha pidiendo “independencia o elecciones” y Junts no se dio por aludido, hasta el punto de que se jactó del éxito de la movilización frente al “intento de boicot” de ERC. Laura Borràs, presidenta de la formación ideada por Carles Puigdemont, señaló este lunes las fragilidades del pacto de Govern: “Hemos hecho un análisis de los compromisos que hemos adquirido y los queremos cumplir. Y, desde el punto de vista nacional, no se están cumpliendo”, criticó. Mucho más moderado se muestra Jordi Turull, secretario general de la formación. En lugar de apostar por dar un portazo, se declara partidario de “solucionar” las diferencias que hay entre los socios del Govern.

Junts acordó dar a ERC unas semanas de margen, hasta el debate de Política General en el Parlament, a final de mes, para efectuar un cambio de rumbo. Los postconvergentes decidirán el 20 de octubre si convocan a la militancia para resolver si se sigue o no el Govern. Las idas y venidas generan recelos en los mandos de la formación. Xavier Trias, el mejor situado para liderar la lista de Junts al Ayuntamiento de Barcelona, condiciona el sí definitivo a que haya “orden” dentro del partido.

Tras plantar a la ANC en la manifestación del 11-S, Esquerra volvió un día después a desmerecer la estrategia que plantea la Assemblea, toda vez que la entidad ya no oculta sus intenciones de presentar una “lista cívica” que tenga posibilidades de colarse en el Parlament. La portavoz de los republicanos avisa de que el independentismo no se puede dedicar a repartir “carnés de buenos y malos”. En el manifiesto de la Diada, la ANC apuntaba que “se terminó esperar nada de los partidos”.

Junts per Catalunya no se siente interpelado por la Assemblea. Tras su plena implicación en la manifestación de la Diada, sigue mostrando buena sintonía con las proclamas de la ANC. “Es evidente que las maneras de poder cambiar aquello que no funciona es que la gente se exprese, y lo haga electoralmente en las urnas”, ha afirmado Borràs, que fue suspendida de su cargo de presidenta del Parlament tras ser procesada por delitos de corrupción.

Certificado el divorcio entre los dos socios y sus estrategias, ERC ha valorado la movilización de este domingo, pero ha señalado que queda muy lejos de la afluencia de hace unos años, en pleno procés. La manifestación de la Diada ha desencadenado una cadena de reproches y la duda es si tendrá o no punto de retorno. Desde Ginebra, donde permanece desde hace cinco años huida de la justicia, Marta Rovira, secretaria general de ERC, ha expresado “cierta desolación” porque la movilización parecía destinada a criticar a los republicanos y su disgusto por un debate “tan degradante”. “Si esto va va de ir en contra de ERC, no ganaremos; si va de decir ’o independencia o elecciones’, que nos expliquen cómo se hace la independencia hoy”, ha afirmado en declaraciones a RAC1, reivindicando todo lo que hizo ERC en 2017: desde el referéndum del 1 de octubre hasta la fallida proclamación de la independencia.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

“Supimos organizar el 1-O; aguantamos las detenciones el 20 de septiembre; reflotamos el referéndum y convocamos la manifestación del 3 de octubre. Buscamos apoyo institucional y tras el 27 de octubre —cuando se proclamó la independencia— en cuatro horas, el Gobierno nos había intervenido y estábamos en la cárcel y el exilio”, ha enumerado. “¿Picar piedra? Llevamos haciéndolo desde hace años en Europa para lograr informes y dictámenes europeos que nos son favorables”.

Turull no ha tenido la sensación de que la manifestación señalara directamente a Junts cuando los ciudadanos pedían independencia o elecciones. “La cuestión no es estar en el Govern, sino estar para hacer qué”, ha afirmado el exconsejero, quien ha urgido al Ejecutivo a cumplir con el pacto de investidura y a todos los actores soberanistas a sentarse de nuevo en una misma mesa, cosa que no hacen desde diciembre pasado. “El acuerdo de investidura decía que teníamos que acercarnos a la independencia y nos estamos alejando”, ha dicho.

El pacto contemplaba un espacio estratégico de todo el independentismo, pero este no se ha activado. La última vez que todos los partidos y entidades se reunieron fue en diciembre. Lejos de la tesis antipartidos de la ANC, Òmnium, que ha dado por cerrado el ciclo del 1-O, ha recordado que siempre ha sido una entidad puente y sostiene que es la única capaz de reunir a todos los actores. Turull ha pedido volver a reunir ese foro, pero Rovira ha insinuado la existencia de un bloqueo. “Hay que seguir picando piedra. En el escenario internacional nos dicen que nos sentemos en una mesa con el Gobierno: nos tienen que demostrar que el Estado no nos dará el referéndum”, ha afirmado Turull.

Dolors Feliu, presidenta de la ANC, no ha concretado, en declaraciones a Catalunya Ràdio, cómo se debe impulsar un nuevo proceso independentista. “La confianza es muy limitada. La gente tiene que ver que esto es serio; romper con los partidos del 155 (los socialistas); hacer frente al Govern desde el Congreso y hacer actos de desobediencia”, ha afirmado invitando, por ejemplo, al Govern a fijar plazos a la mesa de diálogo si no funciona.



Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS