Ada Colau ganaría hoy las elecciones en Barcelona aunque saca su peor nota como alcadesa

El barómetro municipal indica que ERC acortaría distancias y PSC se mantendría

De izquierda a derecha, Ernest Maragall, Ada Colau y Jaume Collboni, cuando pactaron el presupuesto del Ayuntamiento de Barcelona, en 2021.
De izquierda a derecha, Ernest Maragall, Ada Colau y Jaume Collboni, cuando pactaron el presupuesto del Ayuntamiento de Barcelona, en 2021.Carles Ribas

Cuando falta menos de un año para las elecciones municipales, el barómetro semestral del Ayuntamiento de Barcelona apunta que si se celebraran los comicios ahora, los ganarían los comunes de la alcaldesa Ada Colau con un 11,9% de intención de voto. El porcentaje cae casi tres puntos respecto a la anterior encuesta, de diciembre de 2021 (obtenía un 14,8%). También cae la nota que los ciudadanos conceden a la alcaldesa, de 4,2 a 4,1 sobre 10, la peor desde que ocupa el cargo. ERC, con un 10,9% de intención de voto, sube ligeramente (desde un 10,2%). El tercer puesto en unas hipotéticas elecciones lo ocuparía el PSC, con un 7,5%, una décima más que hace medio año. El cuarto partido sería Junts per Catalunya, con un 3,4%; seguido de la CUP, 2,9%. El PP obtendría un 1,7%; Vox un 1,1%; y Ciutadans un 0,8%, 10 veces menos que en las elecciones de mayo de 2010, cuando lograron un 8,7% de apoyos.

El concejal de Presidencia, Jordi Martí, ha considerado que el primer puesto “es un aval a la transformación de Barcelona iniciada en 2015 [por los comunes]”. “Si añadimos el alud de ataques judiciales que buscan minar la confianza del gobierno, el resultado del barómetro es todavía más positivo”, ha añadido, y ha tendido la mano a ERC y al resto de fuerzas de izquierdas para continuar transformando la ciudad”. El PSC, por su parte, y en una reacción insólita, ha cuestionado el barómetro: ha apuntado que en la encuesta hay “una sobrerrepresentación de personas encuestadas que manifiestan haber votado a Barcelona en comú” en 2019 y ha mostrado “perplejidad al ver cómo distintas encuestas en fechas parecidas dan resultados tan distintos”. Desde ERC, Jordi Coronas ha analizado que “la ciudadanía considera agotado el ciclo comunes-socialistas”.

Durante este mandato, los comunes han gobernado en coalición con el PSC, y ERC ha sido el socio estable del Ejecutivo, con quien ha votado grandes proyectos como los presupuestos. Los empates o las diferencias muy ajustadas entre comunes y republicanos se han repetido en los últimos dos sondeos: hace un año, el barómetro municipal indicaba que ERC rompería el empate con los comunes y ganaría las elecciones. Y hace seis meses, en diciembre pasado, Colau recuperaba intención de voto y se colocaba en primer lugar. Las intenciones de voto entre los tres partidos más votados en las elecciones de 2019 han variado sin parar en tres años: Barcelona en comú ha oscilado entre un 15,5% y el 11,9% de ahora; ERC llegó a tener un 16% y a caer hasta un 10,2%. Y el PSC se ha movido entre un 9,6% y la actual, también la más baja, con un 7,5%.

Más allá de las preferencias políticas concretas, la encuesta revela que el 59% de los preguntados no se posicionan: se abstendrían (11,9%), no saben o no recuerdan qué votaron (35,8%) o no responden qué votarán (9,7%). El director de la Oficina, Màrius Boada, ha valorado que los resultados de las elecciones dependerán de lo que decida este alto porcentaje de ciudadanos que no se pronuncian.

A la hora de valorar a los líderes de los grupos municipales, la mejor nota la mantiene el de ERC, Ernest Maragall, con un aprobado: un 5,2. Jaume Collboni (PSC) repite con un 4,7, y Colau baja respecto al pasado barómetro, cuando ya tuvo su peor nota desde que es alcaldesa: pasa del 4,2 al 4,1. Además de Maragall, la única presidenta de grupo municipal que aprueba es Neus Munté, con un 5.

A la pregunta espontánea de cuál cree que es el problema más grave, la inseguridad vuelve a ser la cuestión que más preocupa a los barceloneses, con un 22% de respuestas. La segunda preocupación es la limpieza, con un 11,5%. Ambos descienden ligeramente respecto al anterior barómetro. El tercer problema es la gestión política municipal, con un 7,7% de respuestas, seguido del acceso a la vivienda (6,1%). En este barómetro, en los puestos cinco y seis de los mayores problemas de la ciudad se disparan el turismo (6,1%, tres puntos más respecto al anterior barómetro, que se explica por el regreso de visitantes a la ciudad); y la congestión del tráfico (5,7%, casi tres puntos más).

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La inflación impacta en las vacaciones

En la encuesta, se observa claramente que los vecinos de Barcelona han modificado sus hábitos por la subida de precios. El que más, el uso de electrodomésticos como la lavadora, donde el 64% han modificado su uso. El 51,1% también ha empezado a consumir de otra manera la calefacción y el 49% ha reducido las salidas de ocio.

La escalada de precios también ha impactado en los planes de vacaciones: un 31% de los barceloneses han modificado sus planes y se quedarán en verano en Barcelona. De estos, casi el 58% lo hace por motivos económicos. Con todo, el 69,3% se marchará igualmente: a algún lugar de Cataluña (26,5%), de España (25,5%) o al extranjero (17,3%). El porcentaje es superior al de hace dos años, el primero de la pandemia, cuando se marcharon el 62,8%, aunque al extranjero apenas lo hizo un 3,2%.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS