La Sindicatura de Cuentas ve “fraccionamiento indebido” de contratos y una alta temporalidad en el Síndic de Greuges

El organismo que dirige Rafael Ribó tiene un 76% de la plantilla en situación de interinaje: el último proceso de selección se hizo en 1998

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, durante la última presentación de su informe ante el pleno del Parlament.
El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, durante la última presentación de su informe ante el pleno del Parlament.EFE/ENRIC FONTCUBERTA POOL (Europa Press)

El Síndic de Greuges, el equivalente al Defensor del Pueblo en Cataluña, cometió algunas irregularidades en el ejercicio de 2019, según se desprende del informe de la Sindicatura de Cuentas, que fiscaliza las finanzas y actividades de los organismos públicos. El órgano fiscalizador considera que el Síndic, ente dirigido por Rafael Ribó, realizó un “fraccionamiento indebido” de contratos menores que deberían haberse presentado de forma única, un mecanismo que permitió evitar requisitos como publicitar la contratación pública de servicios o respetar todos los procedimientos de adjudicación necesarios. El informe señala además que el Síndic tiene una elevada tasa de temporalidad entre sus trabajadores, del 76%, y que el último proceso de selección se hizo en 1998.

Como ya hizo en relación a la Escuela de Administración Pública de Cataluña, la Sindicatura de Cuentas detecta también en el Síndic un fraccionamiento de contratos indebido. “Se han detectado incidencias relacionadas con la contratación separada de prestaciones que deberían haber sido objeto de un único contrato por el hecho de estar relacionadas con contrataciones sucesivas para cubrir necesidades recurrentes o previsibles”, destaca en sus conclusiones. De esta manera, se eludió cumplir con requisitos de publicidad y procedimiento de adjudicación a los que están obligados los organismos públicos cuando contratan servicios. En el caso del Síndic, son servicios de mantenimiento, control de plagas, ponencias o servicios de transporte.

Uno de los casos que estudia la Sindicatura es el servicio de estudio, análisis y obtención de datos. En los tres ejercicios anteriores a 2019 el Síndic hizo el mismo proceso anual de contratación, y en el proceso de adjudicación pedía al licitador tener la serie histórica de los datos, con lo cual solo un adjudicatario podía efectivamente aspirar a obtener el contrato, y fue el único que se presentó. La Sindicatura considera que tendría que haber una alternativa o hacer un contrato más largo, para ganar eficiencia en la contratación.

Alta temporalidad

El propio Ribó lleva más de dos años, desde marzo de 2019, con el mandato caducado, ocupando el cargo que ha ostentado desde 2004. Está, como más de 100 cargos que dependen del nombramiento del Parlament, a la espera de que los partidos políticos acuerden un relevo, la misma situación en la que se encuentra la propia Sindicatura de Cuentas. En el caso de Ribó, criticado por la oposición en la cámara catalana, él mismo advirtió de que había remitido una carta al anterior presidente del Parlament, Roger Torrent, y a la actual presidenta, Laura Borràs, para que le relevaran en el cargo.

El informe de la Sindicatura de Cuentas incide en la falta de estabilidad de la plantilla del Síndic de Greuges. Pese a tener ella misma el mandato caducado, recomienda que el Síndic debe renovar su cargo: “Las instituciones, en este caso el Parlamento de Cataluña, tienen que prever en un tiempo razonable el relevo de los cargos con mandato caducado”. Además, recomienda al Síndic medidas para rebajar la tasa de temporalidad de su personal. “El personal interino lleva más de 20 años sin poder acceder a una plaza de funcionario de carrera, ya que el último proceso de selección se hizo en 1998″, señala, y añade: “El Síndic tendría que planificar a corto plazo la realización de un proceso selectivo para disminuir la tasa de temporalidad del personal funcionario interino”.

Sobre la firma

Josep Catà Figuls

Es redactor de Economía en EL PAÍS. Cubre información sobre empresas, relaciones laborales y desigualdades. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona. Licenciado en Filología por la Universidad de Barcelona y Máster de Periodismo UAM - El País.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS