‘Anticolauismo’ a medio gas: la plataforma contra las políticas de Colau reúne a mil personas en Sant Jaume

La plataforma Barcelona es imparable congrega a 110 entidades vecinales, empresariales y deportivas

Manifestantes contra la gestión de Ada Colau en la protesta convocada por la plataforma Barcelona es imparable.
Manifestantes contra la gestión de Ada Colau en la protesta convocada por la plataforma Barcelona es imparable.Massimiliano Minocri

Un millar de personas se han manifestado este jueves en la plaza de Sant Jaume de Barcelona convocadas por la heterogénea plataforma Barcelona es imparable que agrupa a un centenar de entidades, patronales y asociaciones vecinales críticas con la gestión de la alcaldesa Ada Colau. Entre los manifestantes, comerciantes, empresarios (muchos de traje), afectados por las restricciones de movilidad, vecinos críticos con el urbanismo táctico o con la suciedad o la entidad Tsunami Vecinal. La organización ha cifrado en 1.100 los asistentes en un primer momento; la Guardia Urbana en 1.200; y la organización amplió posteriormente el número también a 1.200. En la plaza quedaron numerosos huecos sin cubrir pese a la potente campaña que han hecho los organizadores las últimas semanas.

Los convocantes, que niegan tener vínculos con partidos políticos, mantienen en la publicidad difundida ampliamente en carteles y redes sociales en las últimas semanas que la ciudad “ya no escucha”, es “un caos”, “insegura”, “está sucia”, “ha perdido el rumbo” y es “la ciudad del no”. Piden un cambio de estrategia y “recuperar el liderazgo”. Durante la protesta la organización ha repartido pancarta y se han escuchado gritos de “¡Fuera Colau!” o “¡Colau dimisión!”. Entre las pancartas caseras, lemas como “Colau, para ser alcaldesa hay que haber estudiado” o “Ningún lavabo en el paseo Lluís Companys, la calle más meada de Barcelona”.

La protesta se produce cuando falta poco más de un año y medio para las elecciones municipales y los partidos del Ayuntamiento han entrado en campaña. En el impulso impulso inicial de la plataforma participaron la patronal Fomento del Trabajo y, de forma destacada, la Unión de Federaciones Deportivas de Cataluña (UFEC en sus siglas en catalán), que preside Gerard Esteva. Es uno de los tres portavoces de la plataforma y se ha implicado también en el lanzamiento de una alianza del catalanismo conservador en vistas a las elecciones de 2023. Esteva niega rotundamente que Barcelona es imparable se convierta en un partido ni que vaya a ser candidato.

En un símil deportivo, el portavoz ha advertido al ejecutivo municipal de que les impone “una tarjeta amarilla”, invitando a los concentrados a levantar la cartulina repartida entre el público, que tenía una cara de este color. “Hemos venido a decir basta”, ha exclamado tras enumerar datos de seguridad o desahucios, y ha agradecido a las 110 entidades convocantes “su apoyo pese a la presión sufrida en las redes sociales”. Entre los asistentes, caras conocidas de la ciudad como el presidente del gremio de Hoteles, Jordi Clos; o el gerente de la entidad, Manel Casals; también estaba el presidente de la asociación de comerciantes Gabriel Jené; o el del eje del paseo de Gràcia, Lluís Sans. No ha habido presencia de concejales del consistorio, salvo la de Paco Sierra, de Ciutadans, y 50 militantes de la formación.

En la última semana algunas voces han apuntado a vínculos entre la plataforma y Junts per Catalunya (JxC). Esta semana, en un hilo de tuiter, el perfil @DianaFT88 reveló que el correo electrónico que figura en la web de Barcelona és imparable era una cuenta de Junts per Catalunya en el municipio de Olot (Girona). La dirección fue rápidamente borrada y la cuenta de Twitter del partido en Olot reaccionó: “No sabemos por qué aparece nuestro correo electrónico en esta plataforma. Nos dedicamos a la política local de nuestro municipio y no participamos en campañas de otras ciudades”. En el grupo municipal de Junts per Catalunya en Barcelona, niegan vinculación del partido con la plataforma y aseguran que JxC en Olot “son del PDeCAT”. Y un portavoz del PDeCAT replica que los seis concejales del partido en Olot “son de Junts”.

Entre los manifestantes, mucha variedad. Cuatro amigas “en torno a los 70 años″: Lola, Montserrat, Carme y Maria Francisca, que criticaban la oposición al museo Hermitage, “que Colau prometa pisos que no tiene y que haya más desahucios que nunca”, “la suciedad”, “los embotellamientos que provocan más contaminación” o “el urbanismo táctico, que se ha gastado una barbaridad en bancos y piedras”. A su lado, el empresario Àlex Monsonís, 22 años, “reivindicando los derechos de los empresarios, en una ciudad que es un caos por el anticapitalismo de Colau que debería marcharse para que Barcelona vuelva a ser una ciudad limpia, segura y próspera”.

En el listado de impulsores y adheridos a la plataforma figuran asociaciones vecinales, el Gremio de Hoteles, la patronal de los apartamentos turísticos, los ejes comerciales del centro y de los barrios, gremios como el del motor, garajes, ascensores, gasolineras, churreros, profesionales del turismo o la asociación de actores y directores. Otras entidades que se han mostrado críticas con la gestión de Colau, como el Gremio de Restauración, la Cámara de Comercio o el Círculo de Economía, no se han sumado a la lista. Y algunas figuraron en el primer listado pero se desmarcaron. Es el caso del Gimnàs Social Sant Pau o la Federación Catalana de Vela o el eje comercial del paseo de Maragall.

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS