La marcha de Roldán lleva al límite la tensión entre Ciudadanos y el PP

La formación naranja había reservado un puesto de salida para la exsenadora en las listas de Barcelona

La exportavoz de Cs en el Parlament, Lorena Roldán, este miércoles, junto a Alejandro Fernández, líder del PP catalán.
La exportavoz de Cs en el Parlament, Lorena Roldán, este miércoles, junto a Alejandro Fernández, líder del PP catalán.Enric Fontcuberta / EFE

Carlos Carrizosa, líder de Ciudadanos en Cataluña, salió este miércoles de una entrevista en Ràdio Barcelona, en la Cadena SER, cuando un compañero del partido le informó de que Lorena Roldán había comunicado a la dirección en Madrid que fichaba por el PP. Roldán, que fue defenestrada como cabeza de lista tras ganar las primarias, envió luego un amable mensaje de WhatsApp a los grupos parlamentarios del partido en el que informaba de su marcha y agradecía el tiempo y el apoyo recibido. Su decisión ha generado tanta estupefacción en Ciudadanos como proporcionado una enorme inyección de moral en el PP, que siente que está marcando la agenda y que anhela recuperar el liderazgo del centroderecha en Cataluña en las elecciones del 14 de febrero.

Más información

El fichaje de Roldán por el PP ha desatado una nueva crisis en Ciudadanos, que ha perdido dos cargos relevantes en unos días. Apenas tres horas después de enviar los mensajes, la exsenadora apareció con Alejandro Fernández, líder del PP catalán, en el hotel que suele ser el cuartel general de los populares para ser presentada como número dos de la lista por Barcelona, llevando al límite la tensión preelectoral entre los dos partidos. Ciudadanos acusó al PP de buscar la confrontación. Roldán, que rompió el carné y renunció a su acta y los cargos orgánicos, justificó su fichaje para que el constitucionalismo sume y alegó que no se sentía identificada con las decisiones unilaterales de Cs ni tampoco con que actúe como un “sostén” de los que quieren “dar alas” a quienes pactan con los que quieren romper España. Inés Arrimadas dio por rota la posible coalición electoral entre ambos partidos en octubre.

La carta contiene, sin embargo, clamorosas ausencias: no dice ni una palabra de cómo fue apartada como cabeza de lista en agosto en favor de Carrizosa, aunque es verdad que entonces ella afirmó que la decisión era “meditada”, que se había tomado de “forma conjunta” y que era la mejor para que el constitucionalismo “no perdiera ni un solo voto”. Y omisiones y menciones significativas: no hace la menor referencia a Inés Arrimadas o Carrizosa pero sí a Albert Rivera (”Siempre creyó en mí”), quien la aupó para que tomara el testigo de la jerezana, y a Alejandro Fernández, que la acaba de fichar y que la presenta además como la ganadora de las primarias de Ciudadanos.

Roldán siempre se distinguió por ser fiel al aparato y no desviarse ni un milímetro del discurso oficial hasta el punto que nunca se quejó, pese al dolor que le causó, de su relevo. Ciudadanos asegura que se le había asignado un puesto de salida en la lista (también lo confirman en el PP) y que por tanto no era en absoluto “previsible” su renuncia. No atribuyen en absoluto su renuncia a que no fuera cabeza de lista. Las listas se registran oficialmente la próxima semana y no se descartaba que fuera de número dos de Carrizosa aunque no estaba cerrado. Con sus duros discursos contra el PP como portavoz en el Senado, el partido tampoco entiende su “repentino vuelco ideológico”. Oficialmente, el partido considera que se ha derechizado.

Roldán precipitó la operación para no emular a Ángel Garrido, el expresidente de la comunidad de Madrid que empezó la campaña electoral con el PP y acabó con Ciudadanos

El fichaje se cerró el lunes después de que Roldán aceptara la propuesta del PP. De hecho, el anuncio se aceleró porque ella no quería emular a Ángel Garrido, el expresidente de la Asamblea de Madrid que en mitad de una campaña hizo el triple salto mortal y pasó del PP a Ciudadanos. Fue Fernández el que tanteó a Roldán. Su relación viene de lejos: ambos son de Tarragona, se conocen desde hace tiempo y coincidieron como concejales en el Ayuntamiento. Fernández tuvo autonomía para decidir y Génova bendijo también la operación al considerar que en nada podía perjudicar a los gobiernos que comparten con Ciudadanos en otras comunidades y Ayuntamientos.

Con el golpe de efecto del fichaje, el PP catalán, que cuenta con el apoyo incondicional de Pablo Casado con una presencia constante en Cataluña, tiene el objetivo de dar un vuelco en los comicios y superar a Ciudadanos en su eterna pugna de quién se apunta la agrupación del constitucionalismo. Además de la marcha de Roldán, Ciudadanos ha sufrido otro revés al irse Rubén Viñales, su portavoz en Tarragona, que ha fichado por el PSC, que a su vez ha perdido a un exdiputado que se ha ido a ERC. Son dos de sus rostros más visibles en esta provincia, uno de sus principales bastiones junto a Barcelona.

Carrizosa afirmó en la rueda de prensa que ellos no se habían movido desde 2006 y que seguirán preservando el centro por mucho que algunos de sus militantes se vayan a la derecha o a la izquierda. En las últimas horas, sin embargo, ha trascendido un tercera caso: el portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Vila-seca deja su acta en el Consejo Comarcal del Tarragonès -no el partido, como se decía por error en una primera versión- al votar por responsabilidad en favor de los Presupuestos de esa institución. Las encuestas vaticinan que el partido naranja, vencedor el 21-D, puede perder más de la mitad de sus 36 escaños. Y el PP, con cuatro diputados, podría doblarlos.


Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50