Regreso a Marte, tras la pandemia

El CCCB reivindica lo presencial en su nueva temporada y programa exposiciones sobre el planeta rojo, la condición humana, la ciudad y la máscara como poder, representación y seguridad

Las Pussy Riot, estarán presentes en la exposición sobre la máscara del CCCB.
Las Pussy Riot, estarán presentes en la exposición sobre la máscara del CCCB.Igor Mukhin

El pasado mes de noviembre tenía que haberse inaugurado en el CCCB una exposición dedicada a Marte que repasaba cómo el planeta rojo ha ejercido una gran influencia en los humanos y cómo esta se ha reflejado en el cine, la televisión y la literatura. De paso, también se mostraba como este planeta se había convertido en una especia de ‘plan b’ en el caso de que los humanos acabaran con la vida en la Tierra. Pero la exposición no se ha podido inaugurar porque la pandemia lo ha trastocado todo. Por suerte, nada se ha perdido en el camino y, como ocurre con la mayoría de la programación de este faro cultural de Barcelona la exposición Marte. El espejo rojo abrirá sus puertas el próximo febrero y será una de las grandes apuestas del CCCB para 2021, el año postpandémico, con un poco de suerte.

Este viernes, la directora del CCCB, Judit Carrera, y su equipo desgranaron las exposiciones y actividades más destacadas para el próximo año “marcado, otra vez, por los cambios y la provisionalidad que dicta esta crisis sanitaria”. También reafirmaron su “compromiso con la presencialidad, convencidos de ser siempre un lugar de encuentro”, una de las marcas de la casa desde que abrió hace más de un cuarto de siglo. “Contra el miedo, el aislamiento, los grupos burbuja o las burbujas digitales es importante reivindicar el vivir juntos y la cultura como respuesta”, prosiguió Carrera.

La directora resaltó que, “después de que un virus de origen zoonótico, desde una ciudad china haya parado y sacudido las bases del mundo tal y como las conocemos y haya demostrado lo profundamente interconectados que estamos, desde el CCCB se reivindica el vínculo con los otros, este vivir juntos, como el eje articulador del conjunto del programa”.

Y sobre todo eso va la próxima temporada. Tras la exposición sobre Marte, comisariada por Juan Insua, le seguirá Ciencia Fricción (del 8 de junio al 28 de noviembre), comisariada por Maria Ptqk basada en la idea de que la especie humana está cambiando, sobre todo en su consideración de ser superior. La muestra, que profundizará en el diálogo entre especies del trabajo realizado por Donna Haraway y Lynn Margullis, mostrará que la vida sobre la Tierra es interdependiente y la evolución es una red de encuentros entre especies.

La exposición explora, como viene siendo el ADN también del centro, el cruce de las ciencias y las humanidades. Lo mismo que hará el nuevo programa Alia, que cada año reunirá el centro con instituciones científicas y tecnológicas catalanas, como el Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña y el Institut de Salud Global, en el caso de la primera edición.

Más adelante, la muestra Urban Nature (del 1 de julio al 19 de septiembre) trabajará el tema de las ciudades a partir de un proyecto mixto de artes escénicas y exposición, del grupo alemán Rimini Apparat y la colaboración del Grec.

Las mascarillas, omnipresentes desde el mes de marzo en nuestras vidas, protagonizarán otra de las muestras destacadas: La máscara nunca miente, entre diciembre de 2021 y mayo 2022, esperemos que en un momento en el que ya no sea obligatorio llevarla. Comisariada por Servando Rocha, recorrerá un siglo y medio de máscaras, no rituales, “que se infiltra dentro del paisaje político como instrumento al servicio de perversos ejercicios de poder o como herramienta para la construcción identitaria”, con ejemplos como el Ku Klux Klan, Pussy Riot, Fantomas, la máscara en la cultura popular mexicana y también como elemento protector de la enfermedad y de la muerte en epidemias históricas como la peste, el cólera, la gripe española y, ahora, el coronavirus.

Carrera contó que el presupuesto global de su centro para este 2021 disminuirá un 5% con respecto a 2020, ascendiendo a 10,8 millones de euros, si bien, dijo, que la Diputación de Barcelona se ha comprometido “a realizar una aportación extraordinaria en marzo para poder mantener la ambición de nuestro proyecto”.

Lo más visto en...

Top 50