El Govern publica la lista de los nueve grandes morosos al fisco catalán, que deben 14,8 millones

Una empresaria de la construcción, la sociedad que era propietaria de la estación de Boí Taüll y un instalador de tragaperras, entre los más morosos

Pere Aragonès con Quim Torra.
Pere Aragonès con Quim Torra.Chema Moya / EFE

Por primera vez se conoce la lista de las sociedades o personas que más dinero deben a la Hacienda catalana. La Agencia Tributaria de Cataluña (ATC) de la Generalitat ha publicado este viernes la lista de los grandes morosos con la administración catalana, aquellos que a fecha de 31 de diciembre de 2019 tenían deudas pendientes superiores a un millón de euros. El vicepresidente de la Generalitat y consejero de Economía y Hacienda, Pere Aragonès, ya avanzó en junio pasado que la publicación de esta lista se hará cada año, y que forma parte del plan de prevención y reducción del fraude fiscal y de fomento de las buenas prácticas tributarias para el periodo de 2019 a 2022.

El objetivo de la publicación de esta lista de morosos es aumentar la presión sobre las personas y sociedades que más deben al fisco catalán. Como precedente está la lista que publica anualmente, y desde hace más de un lustro, el Ministerio de Hacienda. Algunos de los máximos deudores catalanes ya han aparecido en varias ocasiones en la lista del Ministerio. En total, los contribuyentes que deben dinero a la administración catalana suman 14,8 millones en deudas.

El proceso para elaborar esta lista se inició a finales del año pasado, cuando la ATC empezó a enviar notificaciones a los deudores de más de un millón de euros. Este primer aviso reclamaba que se regularizaran estas deudas, y advertía de que, si no, podrían aparecer en la lista de morosos que se publica este viernes. La lista solo incluye a los deudores de más de un millón de euros en los impuestos que gestiona la ATC: tributos propios como las tasas del juego, y cedidos como el de sucesiones, transmisiones patrimoniales y patrimonio, entre otros. Después de este primer aviso, la ATC remitió una reclamación oficial a los que no habían regularizado su situación, que tuvieron 10 días para presentar alegaciones antes de ser incluidos en la lista.

La lista de morosos, que consta de nueve afectados, está encabezada por Moramar S.A., una sociedad que debía, a 31 de diciembre de 2019, un importe de 3,27 millones de euros solo en impuestos que recauda la ATC. Esta empresa está dedicada a la explotación de salas de bingo. Le sigue, con 2,24 millones de euros de deuda, Carmen Elena Blázquez del Pozo, una particular que ya aparece en las listas de morosos de la Agencia Tributaria estatal, y de la que se sabe poco. Aparece relacionada con empresas de la construcción como la Promotora Viladrau S.L.

El siguiente en la lista de grandes morosos también está relacionado con el sector del juego. Se trata de la sociedad Recreativos Caballero S.L., que debe 1,6 millones de euros. Es una empresa familiar de más de 30 años de antigüedad con sede en Premià de Dalt, y que se dedica a la instalación, mantenimiento y explotación de las máquinas tragaperras que hay en locales como bares o restaurantes. En su página web aseguran que tienen un trato “personalizado y cercano”.

Con una deuda de 1,56 millones, la empresa Ibupe Rehabilitació S.A. ocupa el cuarto lugar. Según consta en su objeto social, se dedica a la construcción, compraventa, permuta, enajenación, rehabilitación y promoción de inmuebles. Le sigue en la lista una particular, Nancy Janneth Suárez Cáceres, que debe 1,48 millones, de la que no hay información disponible.

En la sexta posición hay un viejo conocido de la Generalitat: la sociedad Nozar S.A., que debe 1,33 millones de euros. Se trata de una empresa madrileña de la familia Nozaleda que opera en el sector inmobiliario. Fue durante muchos años la propietaria de la estación de esquí de Boí Taüll, así como de su complejo hotelero y de restauración. Convertidas en un agujero de pérdidas tras la crisis financiera, en 2014 la Generalitat rescató las pistas, se hizo cargo de la deuda y se quedó con los terrenos y los activos, pero permitió a Nozar seguir con la gestión mediante la sociedad Promocions Turístiques de la Vall. A finales de 2018, la Generalitat también asumió la gestión, y creó un convenio entre Actius de Muntanya y Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) para gestionar la transición con el objetivo de que las pistas se integren en FGC, como la mayoría de estaciones de esquí de Cataluña. Desde que rescató las pistas hasta que sacó a Nozar de la gestión, la Generalitat desembolsó tres millones de euros para garantizar su viabilidad.

La lista de morosos la completan la persona física Natividad Casanova Solanes, con 1,16 millones de euros, de la que solo se conoce que tiene negocios de tabaco y alimentos en Lleida; la sociedad Hato Verde Golf S.L., con 1,05 millones de deuda, un club de golf de Sevilla que también está presente en Cataluña; y finalmente la Comunitat d’Aigües S.L., con 1,03 millones de deuda.

La lista, que se tenía que haber publicado entre el 1 de mayo y el 30 de junio, ha sido aplazada hasta este viernes a causa de la pandemia de coronavirus. Los afectados tienen ahora un mes para interponer un recurso de reposición, o dos meses si ponen un recurso contencioso administrativo.

Lo más visto en...

Top 50