incendios

Mazar, Abu y Sarfraz: los tres jóvenes muertos en un incendio en la Barceloneta

Los bomberos sospechan que se ha producido un recalentamiento del sistema eléctrico, que estaba pinchado

Los tres fallecidos en el incendio de la Barceloneta: Abu Safyan, Mazar Saleem y Sarfraj Ahmad. En vídeo, el momento del incendio.

En la calle, los amigos de Mazar Saleem, de Abu Safya y de Sarfraz Ahmad cuentan, impotentes, cómo han muerto atrapados por las llamas a las seis de la mañana en el piso donde vivían en la Barceloneta. “Estaba cogido a los barrotes de la puerta, sin poder salir, con los ojos muy abiertos”, reproduce uno de ellos, recontando el momento en el que uno de sus colegas intentaba salir de los bajos. Pero la puerta de rejas estaba cerrada y las llamas eran muy intensas. Tahir Rafi, médico, y de la asociación de familias paquistanís de España, traduce el desconsuelo de sus compatriotas que han visto fallecer a sus compañeros, conductores de triciclomotores turísticos y vendedores ambulantes en el frente marítimo de Barcelona. Un cuarto hombre está herido crítico.

En el piso, de unos 35 metros cuadrados, vivían hacinadas unas siete personas. Dormían algunos en una litera con dos camas que había en una habitación, y el resto en el suelo en el comedor, según han contado sus colegas, que aseguran que pagaban 700 euros por el zulo. La luz estaba pinchada, han explicado los bomberos, y sospechan que un recalentamiento ha provocado el incendio. Debajo de la litera, han encontrado cargándose las baterías de litio de algunos de los triciclomotores que usan como taxis en la ciudad, y sospechan que ese podría haber sido el origen.

En un primer momento, varias personas han logrado salir del piso, ha explicado uno de los supervivientes. Con el humo, las llamas y el nerviosismo, la puerta de la calle se ha cerrado. Quienes se han quedado dentro, no han sabido o no han estado a tiempo de encontrar las llaves para abrirla, y tampoco han podido escapar por las ventanas porque, al ser un bajo, están protegidas con un enrejado. “Hemos gritado ayuda, pero han tardado mucho en llegar”, lamenta uno de los supervivientes que ha logrado salir del piso. Los Bomberos aseguran que han recibido el aviso a las 5.58 y que han llegado al lugar a las 6.05. Para entrar, han tenido que derribar la puerta y a las 7.00 han dado por sofocadas las llamas.

De los tres hombres muertos, solo Mazar era conductor habitual de una bicitaxi. Abu y Sarfraz se buscaban la vida en el frente marítimo, ya fuese vendiendo mojitos o pareos o latas de bebidas. “Menos mal que yo me fui hace un año”, dice, mirando al cielo, Riaz Ahmad. Él se instaló en los bajos del número 16 de la calle de Grau i Torras, donde se ha producido el incendio, hace unos cuatro años. Ahora, con los papeles en regla, logró un trabajo en la construcción y se mudó de piso. De los fallecidos en el incendio, sus amigos aseguran que dos estaban en proceso de regularizar su situación, y solo el mayor de ellos, Sarfraz, tenía los papeles en regla. “Todos eran primos”, añaden.

“Sarfraz deja una mujer y tres hijos en Paquistán”, cuenta Tahir Rafi, que asegura que desde el consulado van a iniciar los trámites para ayudar con la repatriación de los cuerpos. Las víctimas son de la localidad de Jajokey, en la provincia del Punjab. También están pendientes de la evolución del herido crítico, y de otras cuatro personas que han sido asistidas por la inhalación del humo, sin que se tema por la vida de ninguna de ellas. Una vecina ha sido atendida en la puerta del edificio de cinco plantas por un ataque de ansiedad.

Los Mossos d’Esquadra se han hecho cargo de la investigación para esclarecer el origen del fuego, que todo apunta a que ha sido el recalentamiento del sistema eléctrico. Entre los vecinos corría el rumor de que alguien había tirado un artefacto incendiario dentro del inmueble, algo de lo que no hay ninguna prueba hasta el momento. Al llegar al piso, los bomberos se han encontrado con un “fuego muy desarrollado y violento, con las llamas saliendo a través de las ventanas y de las rejas”, ha detallado Rafael Álvarez, jefe de día de los Bomberos de Barcelona. Pero las llamas no han afectado a la estructura de la vivienda, y los vecinos han podido regresar a sus viviendas. Hasta el lugar se ha desplazado también el teniente de alcalde de Seguridad, Albert Batlle.


Lo más visto en...

Top 50