ATENEU BARCELONÈS

Una cuarentena de socios critica la “inacción” del Ateneu Barcelonès ante la crisis del coronavirus

Los críticos denuncian falta de transparencia y piden la retirada del ERTE de los trabajadores y una comparecencia telemática del presidente Jordi Casassas y su junta

Entrada principal del Ateneu Barcelonès.
Entrada principal del Ateneu Barcelonès.

Una cuarentena de socios de l’Ateneu Barcelonès critican duramente a través de una carta la “inacción” de la entidad frente a la crisis provocada por el coronavirus, resultado, en su opinión, de la “falta de iniciativa y creatividad” de la junta directiva, que preside desde marzo de 2017, en su segundo mandato, el historiador Jordi Casassas, a cuyo equipo han dirigido el escrito. Entre los firmantes se encuentran socios tan significados como la arquitecta Beth Galí, la exdirectora de la Fundación Miró de Barcelona, Rosa Maria Malet, el abogado Pau Miserachs o la que fuera vicepresidente primera del ateneo, Gemma Calvet, que dimitió en 2018 en desacuerdo por la gestión del premio Crexells.

La misiva lamenta que no se haya llevado a cabo “ninguna medida de acompañamiento a los socios ni en términos de soporte emocional ni económicos o culturales”. En esa línea, recrimina que no se hayan planteado “reducciones de cuota” para los socios que hayan sufrido más el impacto económico de la pandemia, ni que tampoco se hayan habilitado “servicios específicos” para los socios de edad avanzada.

“El cierre de la sede física no debería haber supuesto en ningún caso una parada de la actividad tan drástica como la que estamos sufriendo”, apunta la nota, una actitud que refleja, según los firmantes, “la poca vocación de servicio a los socios, a la ciudad y al país”. Asimismo, critica también que, a pesar de que no se hayan ajustado las cuotas, la junta directiva haya optado por “aplicar unilateralmente un ERTE a todo el equipo profesional”, que, además, habría sido comunicada a los socios “con argumentos más propios de una empresa orientada a los beneficios que de una institución cultural centenaria”.

Tras no alcanzar un acuerdo con los trabajadores, la Junta del Ateneu Barcelonès acordó presentar un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) el pasado 21 de abril que afectaba a 12 personas, en una decisión que generó cierto malestar y obligó a los responsables de la entidad a explicarse públicamente también a través de una carta a los socios. Unas justificaciones que, para los críticos, “denota falta de transparencia”, algo que “desgraciadamente está siendo habitual durante todo el mandato de la actual junta directiva”.

Los firmantes piden en su escrito “la retirada con efectos inmediatos” del ERTE, medidas que faciliten el teletrabajo de los empleados, un plan de servicios y una programación “adecuada a la situación de excepcionalidad” y la comparecencia telemática de la junta directiva ante los socios “para dar las explicaciones necesarias”. El Ateneu Barcelonès afrontará elecciones a la presidencia en la primavera de 2021.

Lo más visto en...

Top 50