en marcha contra el coronavirus | 17

La carrera que se corrió en casa

Albert Jorquera involucró a 7.000 atletas en un reto deportivo solidario

Albert Jorquera, junto a su hijo Pol, el día del reto.
Albert Jorquera, junto a su hijo Pol, el día del reto.

A Albert Jorquera le gusta correr y tiene, como tantos, un reloj que mide sus esfuerzos. El confinamiento le ha obligado a acortar las zancadas pero sigue ejercitándose trotando por el pasillo de su casa. En un circuito de apenas 15 metros, ha llegado a completar un medio maratón, 21 kilómetros. Afirma que mientras corre le da por pensar y fue durante una de esas sesiones bajo techo cuando ideó un reto que, reconoce, le terminó “desbordando”. El #yocorroencasa surgió como una iniciativa de un grupo de amigos para tratar de aportar un granito de arena en la lucha contra el coronavirus y se terminó convirtiendo en una espectacular movilización solidaria de corredores domésticos: más de 7.400 inscritos y 82.400 euros recaudados. “Alucinante, brutal”, exclama cuando trata de resumir el saldo de la peculiar iniciativa.

Albert es periodista y sigue la actualidad del trail running o, lo que es lo mismo, de las carreras por montaña. Trabaja para la multinacional de equipamiento deportivo Salomon y para Skyrunner World Series. “Conozco a la mayoría de los corredores punteros y con varios de ellos tengo una relación de amistad. Son deportistas de élite, pero de trato muy cercano”, explica. De una charla con Pau Capell, último vencedor del Ultra Trail del Mont-Blanc y doble ganador del Ultra Trail World Tour, y con Tòfol Castanyer, uno de los nombres más conocidos de las carreras de montaña, surgió la chanza de que, por aburrimiento, terminarían corriendo un maratón sin salir de casa. “Alguien soltó la expresión mágica: No hay huevos”. Lo que no había era vuelta atrás. “Encerrado en casa te sientes muy inútil y pensé que había que montar algo que sirviese para ayudar”, concede Jorquera. Faltaba perfilar la idea, pero se tenía que tratar “de una iniciativa 100% solidaria, que reforzase el mensaje de respetar el confinamiento y que alentara a hacer ejercicio físico”. Por si faltaba algún empujoncito, ahí estaba Kilian Jornet, apuntando que contasen con él para lo que hiciera falta. “Pensé que sería fantástico que mucha gente a la vez estuviera haciendo una carrera en casa”, señala Albert. Se puso en contacto con Jordi Saragossa, fotógrafo, y con Maria Fainé, diseñadora gráfica, y idearon los preparativos, dorsales incluídos, para organizar una competición sin tener que pisar la calle. La carrera quedó fijada para el sábado 23 de marzo.

Un plan viral

El plan avanzaba sujeto a la “improvisación” pero voló por las redes sociales. “Habíamos calculado que si lográbamos juntar a 500 personas, sería mucho”, reconoce Jorquera. El primer día ya contaron 200 inscritos. Se trataba de que cada participante aportase un donativo voluntario y dejara constancia de cuantos kilómetros iba a recorrer. Atletas de élite como Marta Galimany, Sheila Avilés o Luis Alberto Hernando se apuntaron al reto y le dieron publicidad. La lista de inscripciones crecía a diario. Los más osados anunciaban un maratón, 42 kilómetros, sobre cinta estática, otros se animaban con 5 kilómetros por la terraza. “El éxito fue el componente social de la convocatoria” concede Jorquera. Al final, 7.429 participantes y 82.940 euros recaudados y donados al proyecto de investigación #yomecorono, el ensayo clínico que tiene el objetivo de definir qué fármacos servirán para tratar de manera inmediata a los infectados de coronavirus y prevenir el contagio en sus contactos. “Ha sido de las mejoras cosas de nuestra vida, la satisfacción que reporta es inmensa”, dice el ideólogo del proyecto. En la carrera por contener al virus, la meta está un poco más cerca.

Zancadas contra el virus

Nombre: Albert Jorquera.

Qué hacía antes de la crisis. Ejerce como periodista especializado en trail running y en redes sociales. Trabajaba para Salomon y se pasaba la mitad del año viajando con las Skyrunner World Series.

Qué hará después de la crisis. “De momento, soy de esos autónomos muy perjudicados por la situación y el confinamiento. Tengo claro que, en los próximos tres o cuatro meses, poca cosa podré hacer a nivel profesional. Es el momento de replantearse cosas nuevas, y saldrán seguro”.


Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50