TEATRE LLIURE

El caos existencial de Doris Lessing se estrena en el Lliure

Carlota Subirós dirige ‘El quadern daurat’, primera adaptación al teatro de la escritora británica, protagonizado por Nora Navas

Una escena de 'El quadern daurat', en el Teatro Lliure, con Nora Navas como protagonista y dirigida por Carlota Subirós.
Una escena de 'El quadern daurat', en el Teatro Lliure, con Nora Navas como protagonista y dirigida por Carlota Subirós. / TEATRE LLIURE /

El Teatre Lliure de Montjuïc estrena el mes de marzo con El quadern daurat, adaptación teatral de la obra homónima de la británica Doris Lessing y protagonizada por Anna Wulf, a la que da vida en el escenario la actriz Nora Navas. La pieza, dirigida por Carlota Subirós, responsable de la primera adaptación teatral de la británica, sitúa al espectador en plena década de los años cincuenta y teje de forma paralela los diferentes cuadernos que forman la obra en las que Wulf, alter ego de Lessing, pone orden a su caos existencial. En cada uno de ellos cuestiona sus experiencias vitales en aspectos como el amor, la libertad sexual, la pertenencia a un movimiento político, el feminismo y la creación artística.

Para conseguirlo, Wulf decide emprender este camino anotándolo todo en los cuatro cuadernos, diferentes en color y tema. En el cuaderno negro, Wulf escribe sobre su actividad como novelista, rememorando su infancia y juventud como chica privilegiada que se inicia como novelista en Rodesia del Sur. En el cuaderno rojo habla de su paso por el Partido Comunista, que acabó defraudando sus expectativas, tanto políticas como personales. El cuaderno amarillo es el esbozo de una futura novela, en la que querrá hablar sobre su vida amorosa y su posicionamiento sobre la libertad sexual, y finalmente el cuaderno azul es en el que trata su propio proceso de psicoanálisis.

“Si bien es cierto que Lessing tiene en común con Dostoievski o Rilke que te descubren una nueva percepción del mundo, a la vez se diferencian mucho, sobre todo con Dostoievski, porque con éste terminas un capítulo y quieres leer el siguiente para ver cómo continúa, y en cambio en El quadern daurat terminas un capítulo, empiezas otro que no tiene nada que ver y capítulos más adelante te da la sensación que recuperas el primer capítulo; es una novela caleidoscopio, un viaje al caos”, explica Subirós.

Para la directora, los colores son fundamentales también en su escenografía: páginas de los cuadernos que se tiñen de un color distinto en función de la dimensión o temática que se trate. Según Subirós: “Aunque desde una primera impresión parezca que todas las dimensiones de la vida suceden por separado y se tiñen de colores distintos, realmente son capas que se van superponiendo las unas a las otras y que acaban coincidiendo en un mismo espacio, creando un auténtico magma. Lessing quería poner luz a esta cuestión y nosotros también hemos trabajado para que tanto este legado de Lessing como la propia estructura de la obra visibilicen esta perspectiva ante el espectador”.

Subirós también destaca que la obra teatral se trata de una adaptación distinta, no convencional, en contraste con la tendencia general seguida por muchos directores por el contenido pero sobre todo por la estructura: “La pieza presenta un formato muy parecido al de una serie, ya que contiene tramas paralelas que se van entrelazando a lo largo de la obra, hecho que ha despertado el interés de algunos compañeros míos del ámbito audiovisual para posibles proyectos en un futuro cercano”.

Lessing, activista y militante del Partido Comunista en su juventud y que vio como éste se desmembraba, se divorció en plena década de los años cincuenta siendo madre, habiendo empezado su carrera como novelista a los 30 años y alcanzando la cumbre literaria con El cuaderno dorado. La revista Time la incluyó entre las 100 mejores novelas escritas en lengua inglesa entre 1923 y 2010, junto a obras de autores como William Faulkner, Virginia Woolf, George Orwell o Ernest Hemingway. En 2007, Lessing fue galardonada con el Nobel de Literatura.

Además de Navas, en el reparto figuran actores como Guillem Barbosa (Tommy), Javier Beltran (Saül), Mia Esteve (Molly), Montse Esteve (Mare Sucre), Jordi Figueras (Richard), Marta Ossó (Ella), Fèlix Pons (Paul, Michael) y Vanessa Segura (Marion). La obra podrá verse en la Sala Fabià Puigserver del Teatre Lliure de Montjuïc del 5 de marzo al 12 de abril.


Lo más visto en...

Top 50