Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Lliure vuelve al “talento consolidado” para 2020

Julio Manrique, Carlota Subirós y Carol López, en la programación del segundo semestre de la temporada del teatro

Las actrices de 'Les tres germanes', de Chéjov, dirigida por Manrique.
Las actrices de 'Les tres germanes', de Chéjov, dirigida por Manrique.

El Teatre Lliure va a tener unas nuevas Les tres germanes, de Chéjov, esta temporada tras las que montaron Carlota Subirós en 2011 y Lluís Pasqual en 1979. Esta vez pondrá en escena la pieza, en mayo próximo, Julio Manrique, y la cosa no sería tan sorprendente si no fuera porque la nueva etapa del Lliure bajo la dirección de Juan Carlos Martel no parecía ir precisamente en la dirección de hacer clásicos con directores conocidos. Pero este espectáculo es representativo del golpe de timón que el director ha decidido para la programación del segundo semestre de la temporada y que hace que esta parte contraste vivamente con la primera marcada por la apuesta por la nueva creación, la experimentación y lo social.

No es que de esto no vaya a haber en el segundo semestre —lo habrá y mucho—, pero el Lliure atenúa un poco su salida algo desbocada al ruedo (el programa inicial dejó un poco turulato a su público de siempre más tradicional) con un giro hacia “el talento más consolidado”, es decir, los nombres conocidos. Junto al Chéjov de Manrique, que será sin duda una de las grandes citas de la temporada teatral barcelonesa (a las tres hermanas las interpretan Cristina Genebat, Laia Manzanares y María Rodríguez, con Marta Marco como la cuñada), el Lliure programa El quadern daurat (marzo), una versión teatral de la novela de Doris Lessing dirigida por Carlota Subirós y con Nora Navas, y Bonus Track (finales de mayo), de la dramaturga y directora Carol López, una vieja compañera de viaje de la casa.

Otro montaje con nombres conocidos es RRR (finales de marzo), la unión de Frederic Amat, Cabo San Roque y La Veronal en un espectáculo que junta música, danza y artes plásticas y que se pudo ver solo dos días en el Auditori en 2018. La programación del semestre, con 15 espectáculos, cinco de ellos producciones propias, incluye también En lo alto para siempre (febrero), un espectáculo basado en textos de David Foster Wallace, especialmente de Entrevistas breves con hombres repulsivos, y que nace de la colaboración del dramaturgo Juan Navarro con el actor Gonzalo Cunill. Otro nombre bien conocido es el de Boris Vian, a partir de cuyo La espuma de los días, han creado una obra la dramaturga y directora María Velasco y la bailarina y coreógrafa Lola Jiménez.

La segunda parte de la temporada contará también con dos espectáculos internacionales de renombre, Concours européen de la chanson philosophique (febrero), de Claire de Ribaupierre y Massimo Furlan (producción de Numero23Prod. y el Théâtre Vidy-Lausanne), y otro montaje con hermanas, esta vez siete, Le sorelle Macaluso (junio), de la directora siciliana Emma Dante, con la Compagnie Sud Costa Occidentale, una coproducción del Festival de Aviñón, el Théâtre National de Bruselas, el Stabile di Napoli y Folkteatern de Goteborg.

En la programación, que está dedicada de manera especial a las nuevas dramaturgas, hay muchas otras cosas, entre ellas propuestas tan interesantes como Una, de la autora y directora Raquel Cors, que lleva a escena a la actriz de 60 años Eva Lyberten (Herminia Benito Durante), icono del cine erótico de los años setenta y ochenta, para ofrecer, a través de su experiencia, un “documental escénico” sobre “el placer sexual y su representación visual desde la Transición hasta ahora”. Otra dramaturga, Lara Díez Quintanilla, presentará La nostra parcel·la, con Marta Marco y Judith Farrés, y la coreógrafa Elena Córdoba, El nacimiento de la bailarina vieja. El propio Martel, con Joan Yago, retoma Sis personatges, homenatge a Tomás Giner, premiado espectáculo sobre los sin techo.

El Lliure apuesta con fuerza por el teatro infantil con La bruixa de la tramuntana, de Marc Rosich y Carles Pedragosa, Poulette Crevette, para los más pequeños (alumnos de P3, P4 y P5), y Los protagonistas, de El Conde de Torrefiel. El Lliure programa asimismo sesiones de Escuela de Pensamiento, con Marina Garcés, y Foyer 1, conversaciones de artistas con Xavier Graset.

El público joven es ya el 37 % del total

El público joven (menor de 30 años) ha llegado a representar el 37 % del público total del Lliure en los dos primeros meses de la temporada. El año pasado eran el 15 %. Este es uno de los datos que destacó este jueves Juan Carlos Martel al presentar la programación del nuevo semestre. Dijo que la clave con los jóvenes es el contenido de los espectáculos. En las 70 funciones realizadas se han contabilizado 20.442 espectadores (una ocupación del 80,5 %). El director subrayó que todas las propuestas del nuevo semestre han sido escogidas libremente por los artistas, sin encargo alguno. Martel insistió en los criterios de “educación, cultura y sociedad” que rigen la actividad del teatro. Explicó que el colectivo pretende incidir en el proyecto educativo de la ciudad con varias acciones del ciclo El Lliure del futur, en colaboración con el Institut Municipal d'Educació.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >