_
_
_
_

El exalcalde de Ponferrada agredido por unos ultras: “No voy a admitir la equidistancia y que todos tenemos la culpa”

El socialista Olegario Ramón culpa a la extrema derecha de “encender el fuego” con señalamientos. El líder de Vox en Castilla y León condena la agresión, por la que han sido detenidas dos personas

El momento de la agresión al secretario general de PSOE de Ponferrada, Olegario Ramón, el jueves a las puertas de la sede del partido en la ciudad leonesa.
El momento de la agresión al secretario general de PSOE de Ponferrada, Olegario Ramón, el jueves a las puertas de la sede del partido en la ciudad leonesa.PSOE Ponferrada
Juan Navarro

Olegario Ramón (Ponferrada, 53 años) ha pasado mala noche. El exalcalde socialista de la localidad leonesa fue agredido el jueves por la tarde cuando salía de la sede del PSOE, frente a la cual se habían congregado varios manifestantes de extrema derecha. Esas concentraciones son recurrentes en los últimos meses y toman ejemplo de las que se produjeron ante la sede madrileña del partido, en la calle Ferraz, a finales del año pasado. El político se dirigía a su coche cuando fue increpado y, al sacar su móvil para grabar la escena, golpeado en la mano y en las piernas con varias patadas. Dos personas han sido detenidas este viernes por su presunta implicación en los hechos, entre ellas un hombre de 67 años, que habían sido identificadas previamente en el lugar de la agresión y han prestado declaración. Ambos han quedado luego en libertad pero uno de ellos con cargos de un delito de atentado a la autoridad y la prohibición de aproximación a menos de 200 metros de la víctima y de la sede local del PSOE.

Ramón sufre heridas leves y dolor en un dedo y, ante todo, una gran “preocupación” por la deriva de la tensión política: “Mi hijo mayor tiene 21 años y muchas inquietudes sociales. Anoche me decía: ‘Papá, ¿te merece la pena?”. El edil le respondió que sí y clama contra los discursos tibios: “No voy a admitir la equidistancia y que todos son iguales”.

La víctima ha recibido apoyos de dirigentes del PP y Vox, partidos a los que culpa de “encender el fuego” con los señalamientos al PSOE. El vicepresidente de Castilla y León, Juan García-Gallardo, de Vox, ha condenado los hechos en la red social X (antes Twitter): “Condeno rotundamente esta agresión injusta contra Olegario Ramón. La violencia contra el adversario político no debe ser la respuesta. Oposición, toda. Violencia, cero”, ha escrito.

Los hechos sucedieron a última hora de la tarde, en una de las calles principales de Ponferrada y muy cerca de la sede socialista. El exregidor, desplazado por una alianza de PP, Vox y Coalición por El Bierzo, salía del local rumbo a su coche. Enfrente, unas 10 personas con banderas de España cantaban y gritaban consignas contra el PSOE y contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, como viene pasando a diario hace meses, desde la investidura del dirigente, y contra los vecinos que llaman a la Policía por las molestias ocasionadas. Olegario Ramón fue increpado por un manifestante “de más de 60 años” y sacó su móvil para grabarlo. Entonces, fue golpeado por un hombre “de unos 70” y recibió varias patadas y golpes en la mano, por los cuales acudió al hospital antes de a la comisaría para interponer una denuncia. “No he dormido muy bien. La herida de la pierna es leve y curará, el dedo no lo puedo cerrar y ha ido a peor”, explica el agredido. “Estoy preocupado por el mundo que vamos a dejar a mis tres hijos. Yo recibo insultos por la calle, mi pareja estaba muy nerviosa. Mi hijo el mayor tiene 21 años y muchas inquietudes sociales. Anoche me decía ‘Papá, ¿te merece la pena?’. Le contesté que por supuesto”.

“No tengo ninguna duda de que la causa está en el momento en que la ultraderecha gana un espacio político a través de Vox y el PP intenta competir con ellos y a veces se sitúa casi como ellos con unas estrategias de mentiras, ruido y palabras gruesas”, sostiene el político, pues en la Junta de Castilla y León se fraguó el primer pacto autonómico entre ambas formaciones. “Vox genera un caldo de cultivo trasladado a la ciudadanía y deriva en una agresión”, lamenta Ramón, sorprendido por la mirada de “odio” de su atacante, a quien no conoce. Su tono se eleva al hablar del discurso de que “todos tienen la culpa” y que reparte por igual las responsabilidades: “No voy a admitir la equidistancia, hay algunas contestaciones del PSOE que es mejor tranquilizar, pero la causa es la causa y no voy a admitir que todos somos iguales”.

El alcalde de Ponferrada, Marco Antonio Morala (PP), ha condenado los hechos, pero para su predecesor de poco sirven esas palabras cuando cargos del PP y de Vox han participado en las concentraciones. El presidente autonómico, Alfonso Fernández Mañueco (PP), también se ha solidarizado con él. Juan García-Gallardo, vicepresidente por Vox, indicó la noche del jueves: “La violencia contra el adversario político no debe ser la respuesta. Oposición, toda. Violencia, cero”. Sin embargo, la mañana de este viernes ha remarcado su discurso frentista: “Cero lecciones de nada y mucho menos de tolerancia de la banda corrupta socialista, con 140 años de historia criminal, que lidera un frente con los separatistas y ETA para destruir España. Serán derrotados sin violencia, con la fuerza de la verdad”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

“¡Cuánta hipocresía ir a las concentraciones a ser el primer agitador y cuando luego agreden a un político salir con un comunicado, los que encienden el fuego quieren apagarlo!”, exclama Olegario Ramón, quien ha recibido el apoyo de sus compañeros de filas y de grupos de izquierdas. El PP, insiste, posee culpa por “blanquear y justificar” a sus socios con medidas como la ley de Concordia planteada en Castilla y León: “Están blanqueando el fascismo”.

Sobre la firma

Juan Navarro
Colaborador de EL PAÍS en Castilla y León, Asturias y Cantabria desde 2019. Aprendió en esRadio, La Moncloa, en comunicación corporativa, buscándose la vida y pisando calle. Graduado en Periodismo en la Universidad de Valladolid, máster en Periodismo Multimedia de la Universidad Complutense de Madrid y Máster de Periodismo EL PAÍS.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_