_
_
_
_
_

Koldo García, la sombra que acompañaba a Ábalos a todas partes

El exministro de Fomento y ex secretario de organización del PSOE lo fichó tras las primarias de 2017 como chófer en cuatro años de relación laboral en los que el asesor detenido por la Guardia Civil prosperó hasta convertirse en consejero de Renfe

Koldo García y José Luis Ábalos en el Congreso en enero de 2020.Foto: JESÚS HELLÍN (EUROPA PRESS) | Vídeo: EUROPA PRESS
José Marcos

La sombra de José Luis Ábalos en sus cuatro años como secretario de organización del PSOE y tres como ministro de Fomento fue alguien muy alejado del prototipo de asesor discreto. Koldo García Izaguirre transgredió con su perfil tosco y por lo general reservado los estándares que se estilan en política. Su envergadura y fisonomía tan características llegaron a convertirse en una ventaja para localizar al diputado valenciano en su etapa de esplendor en Ferraz y La Moncloa. Allá donde estaba Koldo, como le conocían sin más en la sede del PSOE, en el patio del Congreso, en los actos de partido o en el mastodóntico Ministerio de Transportes, también estaba Ábalos. Y viceversa. Si Ábalos tenía una comida, ya fuera con otros políticos o periodistas, Koldo lo hacía en una mesa cercana. Y si la logística no lo permitía, los presentes sabían que estaba a solo unos metros de distancia.

Su detención por la Guardia Civil por presunta corrupción en la compra de mascarillas durante la pandemia dejó al PSOE en estado de shock. Y desató automáticamente las especulaciones sobre las razones del cese de Ábalos en la remodelación de Gobierno que Pedro Sánchez ejecutó por sorpresa en julio de 2021. “Por supuesto que no”, tuvo que responder el presidente en su visita exprés a Rabat sobre las razones de la destitución de su otrora número dos del Consejo de Ministros tras el arresto del navarro por el supuesto cobro de sobornos en la compra de cubrebocas. También ha sido detenida su esposa, Patricia Uriz, que llegó a trabajar como secretaria en el Ministerio de Fomento en la etapa de Ábalos.

La presencia tan singular de Koldo García siempre generó cierta controversia en el PSOE. Había a quienes les chirriaba y les parecía contraproducente para la imagen institucional de un partido de gobierno. Pero se ganó la confianza plena de Ábalos. La relación se comenzó a fraguar durante los meses del proceso de primarias en el que Sánchez fue reelegido secretario general de los socialistas en 2017 gracias al respaldo mayoritario de la militancia. Koldo, que había sido concejal en el municipio navarro de Huarte (7.000 habitantes), se involucró en ellas como voluntario en la candidatura. Su corpulencia y la confianza que se granjeó fue determinante para que llegase a custodiar los avales que Sánchez recogió en su pulso con Susana Díaz. “Le conozco porque vivía en Navarra y colaboraba con nosotros en Navarra”, dijo este jueves el secretario de organización del PSOE, Santos Cerdán, a su llegada al Congreso. Koldo ejerció de escolta, incluso gratuitamente, con cargos socialistas y de otros partidos en País Vasco y Navarra durante los años de plomo del terrorismo de ETA, recuerdan fuentes socialistas después de que hubiera sido vigilante nocturno. “Si hubiésemos descubierto algo, lo hubiésemos llevado a la justicia (...) Esta dirección actúa con la corrupción cortando por lo sano”, añadió Cerdán. La presidenta de Navarra y secretaria general del PSN, María Chivite, subrayó que el exasesor de Ábalos “no es afiliado del Partido Socialista”.

Pero en 2017 sí lo era. Sánchez regresó ese verano a Ferraz y Ábalos le abrió las puertas de la sede federal a Koldo. Empezó como una especie de chófer y escolta y terminó convirtiéndose en el “hombre para todo” del ministro y número dos del PSOE. En su abnegación, incluso llegó a responsabilizarse de tareas más mundanas como la intendencia doméstica. “Iba a todos los sitios con Ábalos aunque se quedaba como dos pasos por atrás. No era especialmente abierto... En definitiva, era un personaje extraño”, recuerda un secretario de organización territorial del PSOE que remarca que Koldo “no entraba a las reuniones”.

El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, en agosto de 2019 atiende a los medios de comunicación tras el acto de toma de posesión de la secretaria general del PSN, María Chivite, como nueva presidenta de Navarra. Tras él, con gafas de sol, Koldo García.
El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, en agosto de 2019 atiende a los medios de comunicación tras el acto de toma de posesión de la secretaria general del PSN, María Chivite, como nueva presidenta de Navarra. Tras él, con gafas de sol, Koldo García.David Domench / Europa Press (Europa Press)

El gran salto se produjo con la llegada del PSOE al Gobierno y de Ábalos al ministerio que gestionó desde junio de 2018 a julio de 2021. Koldo prosperó hasta el punto de ser nombrado al inicio de la legislatura pasada consejero de Renfe Mercancías. Una de las primeras decisiones que Raquel Sánchez tomó como nueva ministra de Transportes —a finales del año pasado fue nombrada presidenta de Paradores— en lugar de Ábalos fue el cese de Koldo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Al escándalo que ha supuesto su detención hay que sumar otras polémicas, como su papel en el caso Delcy Rodríguez, el encuentro que Ábalos mantuvo en el aeropuerto Madrid-Barajas con la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez a principios de 2020. El Tribunal Supremo archivó la investigación en noviembre de ese año. En junio de 2021 el asesor de Ábalos afeó con muy malas formas al alcalde de León, José Antonio Diez, del PSOE, sus críticas al ministro y secretario de organización por las infraestructuras pendientes del ministerio en la ciudad. Ferraz tuvo que pedir disculpas.

La noticia de la detención de Koldo García dejó paralizado al PSOE. El chat de los diputados socialistas no comentó la alerta que habían recibido en sus móviles, mientras en privado cundían las señales de alarma. Todos miraban de refilón a Ábalos, que en ese momento se encontraba en su escaño. A la finalización del pleno, él se declaró “estupefacto”.

“Más allá de cuál sea el recorrido judicial que tenga este caso, cualquier intento de enriquecimiento a través del cobro de comisiones de una tragedia como fue la pandemia, como hemos visto que ha ocurrido en otras instancias y autonomías, cuenta con toda mi reprobación y todo el reproche del Gobierno de España”, enfatizó por su parte el presidente del Gobierno en su viaje a Marruecos. Antes, mucho antes, en junio de 2014, cuando estaba inmerso en la carrera de las primarias para ser proclamado por primera vez secretario general del PSOE, Sánchez conoció a Koldo García en Pamplona. Lo definió como “el último aizkolari —cortador de troncos— socialista” y “un titán contra los desahucios”. Diez años después, su detención ha causado otro terremoto entre los socialistas en una semana ya de por sí aciaga tras el desastre de las elecciones gallegas.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

José Marcos
Redactor de Nacional desde 2015, especializado en PSOE y Gobierno. Previamente informó del Gobierno regional y casos de corrupción en Madrid, tras ocho años en Deportes. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster de Periodismo de EL PAÍS. Trabajó en Starmedia, Onda Imefe y el semanario La Clave.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_