_
_
_
_
_

Condenado a tres años de cárcel un legionario que atropelló a una niña en Roquetas de Mar

El autor ha reconocido que conducía bebido cuando ocurrieron los hechos, en julio de 2021. El acuerdo con la Fiscalía y la familia garantiza que entrará en prisión

El legionario acusado por el atropello de Leire, la niña de cinco años fallecida en julio de 2021 en Roquetas de Mar (Almería), sentado en el banquillo de los acusados en la sala del Juzgado de lo Penal 3 de Almería, este jueves.
El legionario acusado por el atropello de Leire, la niña de cinco años fallecida en julio de 2021 en Roquetas de Mar (Almería), sentado en el banquillo de los acusados en la sala del Juzgado de lo Penal 3 de Almería, este jueves.Carlos Barba (EFE)

El legionario acusado de atropellar mortalmente a una niña de cinco años en julio de 2021, cuando conducía ebrio en Roquetas de Mar (Almería), ha aceptado este viernes una condena de tres años de prisión por homicidio imprudente y conducción temeraria. El hombre, Felipe M., suspendido de servicio en la Legión, reconoció el jueves los hechos de los que le acusaban tanto la Fiscalía como la familia de la niña. “En ningún momento me imaginé que ese día acabaría así, de verdad que lo siento mucho”, declaró durante la vista oral, a la que acudieron los padres de la menor. Tras acordar todas las partes la pena, solo queda que la jueza determine la responsabilidad civil que el condenado debe pagar, ya que la acusación particular solicita 250.000 euros y la Fiscalía pedía 215.000, cantidad esta última que ya ha sido abonada por el autor de los hechos.

Según ha reconocido el acusado, el 6 de julio de 2021 conducía su Seat León por la carretera de Alicún, en Roquetas de Mar, bajo los efectos del alcohol que había consumido esa tarde y a una velocidad que rondaba los 78 kilómetros por hora en una vía limitada a 50. Sobre las 20.15, al llegar a un paso de peatones de la barriada de El Parador, en una vía de dos carriles por sentido donde había un vehículo detenido en el carril derecho, continuó la marcha sin parar. Justo en ese momento cruzaba Rocío Muñoz, que estaba embarazada y llevaba de la mano a su hija Leire, de cinco años. La niña fue arrollada por el vehículo y murió de manera casi instantánea. Las pruebas posteriores revelaron que el conductor presentaba una tasa de alcoholemia de 0,90 en el primer test y 0,88 en el segundo: casi cuatro veces la permitida (0,25).

El hombre explicó este jueves en el Juzgado de lo Penal 3 de Almería que durante la comida de aquella jornada había tomado “dos o tres” cervezas y una copa antes de subirse al coche. También que en el salpicadero llevaba un vaso de ginebra con tónica, aunque aseguró que solo lo llevaba ahí para acabarlo en su casa. “Me vi sorprendido por la niña”, dijo, y añadió que intentó evitar el choque, pero no lo logró. “De verdad que lo siento mucho. Lo que me pase a mí me da igual”, subrayó, para explicar después que ha intentado pedir perdón varias veces a los padres, primero en persona y luego por carta a través de los abogados. “Comprendo que no quisieran saber nada de mí”, dijo, como recoge Efe.

Inicialmente, la Fiscalía solicitaba para el hombre cuatro años de prisión y otros seis de privación del carné de conducir. La acusación particular, en representación de los padres de la niña, aumentaba la solicitud de cárcel a cinco años, y la defensa la reducía a dos. Finalmente, las partes han acordado una condena de tres años por un delito de homicidio por imprudencia grave y otro de conducción temeraria. Fuentes de la acusación particular explican que, ante la carencia de antecedentes penales, existía la posibilidad de que el hombre no entrara en prisión si era condenado a dos años. “De esta manera nos aseguramos de que sí entrará”, afirman estas fuentes.

La familia mantiene abierta una petición en Change.org para solicitar un cambio en el Código Penal con el objetivo de que “los delitos cometidos por quienes conducen de una forma manifiestamente temeraria o bajo los efectos del alcohol y/o sustancias estupefacientes, provocando un fallecimiento o unas lesiones y secuelas, tengan un tratamiento legislativo y unas penas equiparable a las contempladas para el delito de homicidio o lesiones”. “Pedimos que estos delitos dejen de considerarse delitos imprudentes y que se aprecie la existencia de dolo eventual en la conducta de quien los comete. Y pedimos, además, que en estos supuestos se prive a los conductores de forma definitiva del permiso de conducción, para garantizar que lo ocurrido no vuelva a suceder”, apunta el texto, que ya ha conseguido 145.000 firmas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_