_
_
_
_
_

Abucheos y gritos de “que te vote Txapote” contra Pedro Sánchez en el desfile del 12 de octubre

El presidente en funciones reprocha al PP que aliente los abucheos en la Fiesta Nacional y Feijóo califica de “broma” que se le culpe de las protestas

El Rey conversa con la Princesa de Asturias y el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, tras el desfile.Foto: SAMUEL SÁNCHEZ

El Gobierno aprovechó el cambio de ubicación de la Tribuna Real, desde el paseo de La Castellana a la plaza Cánovas del Castillo de Madrid, para alejar unos 200 metros el primer acotado donde se concentraba el público del lugar reservado a las autoridades. Aun así, ya antes de que se iniciara el desfile, que recorrió un kilómetro y medio por el paseo del arte que concentra los mejores museos de la capital, ya se escuchaban, como un zumbido de fondo, los abucheos, pitidos y cánticos de “¡que te vote Txapote!”, en alusión a Francisco Javier García Gaztelu, el etarra que mató a Miguel Ángel Blanco y cuyo alias convirtieron sectores de la derecha en arma arrojadiza durante la campaña electoral del 23-J, pese a los ruegos de víctimas del terrorismo para que no lo hicieran.

Aunque no se anunció por megafonía su llegada, los gritos arreciaron cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aguardaba de pie en el paseo del Prado, junto a la ministra de Defensa, Margarita Robles, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, para recibir a los Reyes y a la princesa de Asturias.

Abucheos y pitidos salpicaron el desarrollo del desfile, en el que participaron 4.177 militares, junto a 142 vehículos y 86 aeronaves, con algunos momentos en que cesaron por completo; durante el homenaje a los caídos o el descenso de una bandera de España de 55 metros cuadrados y casi 15 kilos de peso que por primera vez bajó desde 2.000 metros de altura una mujer: la cabo María del Carmen Gómez Hurtado, de la Patrulla Acrobática Paracaidista del Ejército del Aire (PAPEA), que aterrizó junto a la fuente de Neptuno portándola.

Ya al final del desfile, volvieron a arreciar los gritos de “¡Puigdemont a prisión!”, “¡Pedro Sánchez, sinvergüenza!”, o “¡Pedro Sánchez, dimisión!”. Fue cuando los Reyes y la heredera de la Corona subían a sus vehículos oficiales y enfilaban la ruta del Palacio Real, donde ofrecieron una recepción a sus más de 2.000 invitados con motivo de la Fiesta Nacional. Las protestas no se dirigían contra ellos, sino contra el presidente en funciones, cuyo coche giró por una calle lateral y evitó pasar por la zona donde se mezclaban las decenas de miles de personas que habían venido a contemplar la parada militar con los grupos que expresaban ruidosamente sus quejas. Los abucheos, pitidos e incluso insultos se han convertido ya en una tradición en el desfile de la Fiesta Nacional siempre que gobierna el PSOE. Se iniciaron en 2005, cuando estaba José Luis Rodríguez Zapatero en La Moncloa, y cesaron durante la presidencia del popular Mariano Rajoy, para volver cuando Pedro Sánchez llegó al poder, en 2018.

En charla informal con periodistas en el Palacio Real, Pedro Sánchez aseguró tras el desfile militar que el problema lo tiene el Partido Popular, que no entiende que España es de todos los españoles. Aseguró comprender la frustración de los dirigentes populares, que echaron el resto en la campaña de las generales del 23 de julio y se encontraron con el no de los españoles. pero advirtió: “Los símbolos, la bandera, la Fiesta Nacional es de todos, no solo de ellos”. Para el presidente, el problema de la derecha, del PP y Vox, es que no acepta que España es más amplia y plural que lo que ellos representan. En su opinión, lo grave no es que haya gente que insulte o grite “¡que te vote Txapote!”, sino que lo hagan dirigentes del PP y Vox, porque son quienes los alientan.

“Será una broma”, contestó Feijóo a la acusación de Sánchez de que el PP ha calentado la calle y eso ha propiciado los abucheos en la Fiesta Nacional. El líder del PP se mostró muy molesto porque se atribuya a su partido la organización de la protesta, lo que consideró “una difamación” del líder socialista. “Habla de respeto a las instituciones y luego no es capaz de respetar al primer partido de España”, se quejó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

“No hay un solo dirigente el PP que haya organizado ni mandado” una protesta ni abucheos contra Sánchez, remachó Feijóo. Mientras, a su lado, la presidenta madrileña aseguraba con ironía que el PP no tiene esa “capacidad de convocatoria”.

Feijóo y Ayuso, que salieron juntos de la recepción , coincidieron en que los gritos se escuchaban mucho desde el palco de autoridades del desfile. “Son un clásico en este acto, quizá esta vez han sido un poco más”, aventuró Feijóo, quien también respondió a Sánchez que “la España plural y diversa está gobernada por el PP, que gobierna en 12 comunidades y Ceuta y Melilla”. En realidad, los abucheos se escucharon menos, no porque fueran menos sonoros, sino porque estaban más lejos. El cambio de ubicación del desfile no fue por esa causa, sino por la instalación de isletas en el carril central del Paseo de la Castellana que dificultaba la marcha en formación, pero el Gobierno aprovechó para despejar de público los alrededores de la nueva zona de tribunas.

Aunque el PP se ha desmarcado oficialmente de los abucheos al presidente del Gobierno, los ha justificado. En la víspera del 12 de octubre, el coordinador general del PP, Elías Bendodo, dijo que “si la gente le abuchea [en referencia a Sánchez] tendrá sus motivos”, y añadió que este año la Fiesta Nacional era “un poco menos de celebración” por la negociación de la investidura de Sánchez y el posible pacto para una amnistía a los implicados en el procés.

“No hay un solo dirigente el PP que haya organizado ni mandado” una protesta ni abucheos contra Sanchez, remachó Feijóo. Mientras, a su lado, la presidenta madrileña aseguraba con ironía que el PP no tiene esa “capacidad de convocatoria”. Feijóo y Ayuso, que salieron juntos de la recepción, coincidieron en que los gritos se escuchaban mucho desde el palco de autoridades del desfile. “Son un clásico en este acto, quizá esta vez han sido un poco más”, aventuró Feijóo, quien también respondió a Sánchez que “la España plural y diversa está gobernada por el PP, que gobierna en 12 comunidades y Ceuta y Melilla”.

Aunque el PP se ha desmarcado oficialmente de los abucheos al presidente del Gobierno, los ha justificado. En la víspera del 12 de octubre, el coordinador general del PP, Elías Bendodo, dijo que “si la gente le abuchea [en referencia a Sánchez] tendrá sus motivos”, y añadió que este año la Fiesta Nacional era “un poco menos de celebración” por la negociación de la investidura de Sánchez y el posible pacto para una amnistía a los implicados en el procés.

En la tribuna, los Reyes estuvieron acompañados por Pedro Sánchez, presidente del Gobierno. Junto a ellos, los presidentes del Congreso y del Senado, la socialista Francina Armengol y el popular Pedro Rollán, respectivamente; además de la práctica totalidad de los ministros en funciones, salvo vicepresidenta económica, Nadia Calviño, y la titular de Igualdad, Irene Montero, ambas de viaje oficial. También ha acudido Ione Belarra, secretaria general de Podemos y ministra de Derechos Sociales, quien se adorna con un pañuelo bordado por mujeres palestinas de la ciudad de Hebrón, en solidaridad con el pueblo palestino, según fuentes de su partido.

Presidentes autonómicos

Además, asistieron todos los presidentes autonómicos del PP, 11, y los del PSOE, res; mientras que el lehendakari, Iñigo Urkullu, y el presidente catalán, Pere Aragonès, no acudieron, como es habitual. En la tribuna se sentaron juntos el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo; el portavoz del PSOE en el Congreso, Patxi López; el líder de Vox, Santiago Abascal, y la portavoz del PP en la Cámara baja, Cuca Gamarra.

A primera hora, la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, mantuvo una videoconferencia con los jefes de los contingentes españoles destacados en el exterior y, entre otros mensajes de cariño dirigidos a las distintas unidades, a las tropas destacadas en Líbano les ha pedido que “se cuiden mucho”, ante el conflicto abierto entre Israel y la organización terrorista Hamás.

Varias víctimas del terrorismo han mostrado su dolor e indignación por el uso del nombre del secuestrador y asesino múltiple Txapote (condenado a más de 150 años), el etarra que parte de la derecha utiliza para atacar a Pedro Sánchez y que muchos llevan en camisetas. Aquí, algunos de los tuits de rechazo, incluido el de Consuelo Ordóñez, a cuyo hermano Gregorio, líder del PP en el País Vasco, mató el citado terrorista de ETA en 1995. Ordóñez ha escrito en la antigua red Twitter, ahora llamada X: “Quienes siguen entonando ese doloroso y repugnante eslogan lo hacen a sabiendas del dolor que nos causa. Las víctimas de Txapote es lo último que les importa, ni siquiera saben sus nombres. Pero qué vamos a esperar con el ejemplo que reciben de algunos de sus líderes políticos”.

PP, Ciudadanos y Vox, juntos en una manifestación en Barcelona contra las "concesiones" al independentismo

Imagen de la manifestación de esta mañana en Barcelona.
Imagen de la manifestación de esta mañana en Barcelona.Massimiliano Minocri
CLARA BLANCHAR

En Barcelona, la entidad Espanya i catalans. Movimiento cívico (creada en 2012) ha reunido a mediodía a 10.000 personas, según la organización (1.000, según la Guardia Urbana), en una manifestación con el lema "Basta ya de concesiones". La convocatoria ha recorrido el paseo de Gràcia cinco días después de la protesta convocada por Societat Civil Catalana contra una eventual ley de amnistía. En la manifestación han participado los líderes del PP, Ciudadanos y Vox en Cataluña.

La marcha se ha celebrado en un ambiente festivo y familiar, con muchos manifestantes luciendo banderas españolas y gritos de “Puigdemont a prisión” o “vivas” a España. Entre los asistentes, familias como la de Marina, originaria de Galicia y vecina de Cerdanyola del Vallès, con una bandera colgada al cuello sobre la que ha escrito “Vete ya, Sánchez, traidor”. Indignada, “más que nunca este año” ante la posibilidad de que “el presidente en funciones venda España por siete votos”. “No es por la democracia, es por siete votos, por la poltrona en la Moncloa”.

El portavoz y vicepresidente de Espanya i catalans, Javier Megino, se ha congratulado de que Barcelona “celebre el día de la Virgen del Pilar de la verdadera Fiesta Nacional de los catalanes”. Megino ha explicado que a la convocatoria se ha sumado “una veintena de entidades y los tres partidos constitucionalistas, Ciudadanos, PP y Vox” y ha llamado a “mostrar su repulsa a la posible investidura a la presidencia de España que está siendo sometida al separatismo, a los herederos del separatismo, a los indultados golpistas y a una persona fugada de la justicia”. De ahí el llamamiento, ha argumentado, con el lema “Basta de concesiones”.

Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_