_
_
_
_
_

Leonor de Borbón: de oficio, reina; de profesión, militar, y de empleo, capitana general

Los tres años en las academias militares convertirán a la princesa de Asturias en un miembro más de las Fuerzas Armadas, como su padre y su abuelo

La princesa Leonor tras su discurso en la ceremonia de entrega de los premios Fundación Princesa de Girona, en julio del año pasado.
La princesa Leonor tras su discurso en la ceremonia de entrega de los premios Fundación Princesa de Girona, en julio del año pasado.Gianluca Battista

Aún no se sabe qué grado universitario cursará la princesa de Asturias cuando culmine su formación militar, en 2026. Es seguro que estudiará una carrera y probablemente un curso de posgrado. Su padre, Felipe VI, primer monarca español con título universitario, hizo Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid y se sacó un máster de Relaciones Internacionales en la Universidad de Georgetown (Washington). Pero la primera profesión de Felipe VI, como la de su padre, Juan Carlos I, es la de militar. También será la de su hija Leonor.

La princesa de Asturias podría haber conocido en profundidad las Fuerzas Armadas sin necesidad de pasar tres años en las academias militares. Varias universidades españolas ofrecen másteres oficiales sobre Seguridad y Defensa, como el que imparte el Instituto Universitario Gutiérrez Mellado en colaboración con la UNED. También la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas (Esfas), dependiente del Ministerio de Defensa, dispone de cursos que incluyen visitas a unidades militares.

Pero no se trata solo de que la heredera del trono de España conozca a los militares, sino de que sea uno de ellos. Leonor de Borbón y Ortiz formará parte, con el número uno del escalafón, de las promociones que salgan en 2027 de las academias del Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire y del Espacio. Y ascenderá al ritmo en que ellos lo hagan, al menos hasta que suceda a su padre en el trono, generando vínculos de afecto y complicidad con sus compañeros de armas. Pasados 35 años, Felipe VI sigue asistiendo como uno más a la comida anual de camaradería que celebran los integrantes de su promoción.

Los jueces imparten justicia en nombre del Rey, pero el Rey no es juez, como tampoco es diplomático, aunque firme las cartas credenciales de los jefes de misión y se diga de él que es “el mejor embajador de España”. En cambio, sí es un militar. La Monarquía siempre ha ido de la mano de la milicia. El artículo 62 de la Constitución otorga a quien ocupe la Jefatura del Estado el mando supremo de las Fuerzas Armadas, y la Ley de la Carrera Militar, de 2007, le atribuye en exclusiva el empleo de capitán general de los tres ejércitos; capitana general en el caso de ser mujer. La futura reina tenía que ser, por tanto, militar de profesión; de otro modo, aducen expertos militares, no podría vestir el uniforme en actos protocolarios

Sorprende, sin embargo, que el modelo de carrera diseñado para la heredera sea el mismo que siguió su padre, hace más de tres décadas. El decreto publicado este miércoles en el BOE reproduce textualmente el de 17 de septiembre de 1999, que regulaba la carrera militar de Felipe de Borbón, tanto en lo referido a su régimen de ascensos como a la custodia de su historial militar en La Zarzuela. Las diferencias entre ambos decretos están en el preámbulo, ya que el actual subraya que el ingreso de Leonor de Borbón en las academias militares “refuerza el papel cada vez más relevante de la mujer en las Fuerzas Armadas”. Y también en el hecho de que, cuando se aprobó el decreto sobre la carrera militar de Felipe VI, al amparo de una ley de 1999, este ya había completado su ciclo de formación en las academias militares, que se rigió por un plan de estudios y sucesivos decretos que lo nombraron alférez-cadete o caballero guardiamarina.

Salvando la distancia entre los actuales programas docentes y los de entonces, el itinerario que seguirá la primogénita de los Reyes será el mismo que el de su padre: un año en la Academia General Militar de Zaragoza, otro en la Escuela Naval de Marín y otro en la Academia del Aire de San Javier. Con el Ejército de Tierra aprenderá los rigores de la vida militar, con salidas al campo y maniobras; con la Armada navegará en el buque escuela Juan Sebastián de Elcano —aunque previsiblemente no hará la travesía completa—; y con la Fuerza Aérea aprenderá a pilotar los aviones de instrucción, el T-35 Pillán y el nuevo PC-21 Pilatus. Su padre y su abuelo hicieron además un curso de piloto de helicópteros.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Leonor de Borbón contará con un equipo de apoyo para su formación militar dirigido por una tutora. Según distintas fuentes, este papel podría recaer en la teniente coronel Margarita Pardo de Santayana, hija del exjefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra Alfonso Pardo de Santayana, destinada en el Cuarto Militar del Rey.

Cuando en 2027 reciba el despacho de teniente de los ejércitos de Tierra y Aire y el de alférez de navío de la Armada, la princesa de Asturias no obtendrá, como sus compañeros, un título de grado de ingeniería del centro universitario asociado a la correspondiente academia militar, pues su plan se centrará en la formación estrictamente castrense. Para tener un título civil tendrá que ir a la universidad, pública o privada.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, tras participar en los actos del 212 aniversario de la Batalla de La Barrosa que se libró en Chiclana de la Frontera (Cádiz).Foto: EFE/Román Ríos | Vídeo: EFE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Miguel González
Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_