El presidente de Canarias busca en Marruecos los frutos comerciales del giro sobre el Sáhara

El Gobierno de Rabat recibe al socialista Ángel Víctor Torres con cuidado protocolo un año después del envío de la carta de Sánchez a Mohamed VI

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres (a la izquierda), reunido con el presidente del Gobierno marroquí, Aziz Ajanuch, este miércoles en Rabat.
El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres (a la izquierda), reunido con el presidente del Gobierno marroquí, Aziz Ajanuch, este miércoles en Rabat.Jalal Morchidi (EFE)

El presidente del Gobierno de Canarias, el socialista Ángel Víctor Torres, ha viajado este miércoles hasta Rabat en busca de los frutos comerciales derivados del acercamiento de España a Marruecos, tras el giro dado por el Ejecutivo central sobre el conflicto del Sáhara Occidental. Cuando se cumple un año del envío de la carta del presidente Pedro Sánchez al rey Mohamed VI, en la que el jefe del Ejecutivo español consideraba la propuesta de autonomía marroquí para la excolonia española como la “más seria, realista y creíble”, Torres encabeza una nutrida delegación de empresarios de las islas. Se trata de sectores interesados en desplegar sus velas en un mercado situado a apenas un centenar de kilómetros de sus costas más orientales con el viento favorable de la nueva etapa de relaciones entre ambos países. Las exportaciones de España a Marruecos registraron el año pasado un récord histórico al ascender hasta los 11.748 millones de euros, un 23,6% más que en 2021.

Marruecos ha recibido al presidente canario con un cuidado protocolo, reservado a vecinos distinguidos. Torres se ha reunido con el primer ministro, Aziz Ajanuch, y los titulares de Exteriores, Naser Burita, y de Transportes, Mohamed Abdelyalil, así como con el presidente de la Cámara de Representantes del Parlamento, Talbi Alami. La delegación que encabeza junto con los consejeros de Economía, Elena Máñez, y de Transición Ecológica, José Antonio Valbuena, tiene prevista el jueves una sesión de trabajo con la Confederación General de Empresarios de Marruecos en Casablanca. En la capital económica del país magrebí se firmará un acuerdo entre la Sociedad de Fomento Económico del Gobierno canario y el Consejo Económico España-Marruecos.

La delimitación de las fronteras marítimas en el Atlántico, que Marruecos amplió unilateralmente en 2020 sobre la zona económica exclusiva española correspondiente al archipiélago canario, es una de las cuestiones pendientes entre ambos países para determinar a quién corresponde la explotación de sus recursos. España sigue de cerca los proyectos de prospecciones de yacimientos de hidrocarburos que Rabat ha diseñado en dichas aguas. Torres declaró a la prensa en la Embajada de España en Rabat que delegados de su Administración están al tanto de las conversaciones entre Rabat y Madrid. “Canarias está participando con dos personas en reuniones con representantes de Marruecos y de España”, precisó.

Responsables de la patronal canaria, de las cámaras de comercio y de asociaciones industriales y de logística integran una delegación en la que participan empresas de los sectores agroalimentario, de productos químicos y de la reparación naval, entre otros, que analizarán posibilidades de alianzas con compañías marroquíes. El Gobierno de Canarias desea además reabrir la línea marítima entre Puerto del Rosario (Fuerteventura) y Tarfaya, en la costa marroquí próxima al Sáhara, que quedó suspendida tras un naufragio en 2008. Torres confirmó en Rabat que ha solicitado oficialmente la reanudación de este servicio. El presidente de Canarias anunció también la puesta en servicio de “tres nuevos enlaces aéreos con Marruecos, a través de la línea regional Binter, con Tánger (norte) y Esauira y Agadir(sur)”.

En la Reunión de Alto Nivel celebrada en Rabat en febrero, la primera desde 2015, se escenificó la reconciliación entre los gobiernos de España y Marruecos tras un periodo de desencuentros. Las empresas españolas pugnan ahora por una parte del pastel de 45.000 millones que Marruecos planea invertir en el desarrollo y modernización de sus infraestructuras hasta 2050. “Se abren enormes oportunidades que España no puede desaprovechar”, afirmaron entonces fuentes gubernamentales españolas en la capital marroquí.

El clima de acercamiento entre Rabat y Madrid también ha repercutido sobre los flujos de inmigración irregular. La que llega por vía marítima a Canarias, en su mayor parte desde las costas de Marruecos y el Sáhara Occidental, se redujo en casi un 30% en 2022, según datos del Ministerio del Interior, después de haber alcanzado picos en los dos años anteriores. “Tenemos que regresar a los niveles de inmigración irregular anterior a 2019″, precisó el presidente Torres en Rabat. “Ahora hay más medios facilitados por el Gobierno para afrontarlos respecto de los que tuvimos en la crisis de 2020”. En Canarias se ha observado un retroceso que no se veía desde que se reactivó la ruta en 2019, al pasar de menos de 3.000 llegadas al año a más de 20.000. Un documento reservado de la Comisión Europea señala que la mayoría de las pateras ya no salen del Sáhara Occidental, que era el principal punto de partida hacia las islas, sino del sur de Marruecos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
75% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Juan Carlos Sanz

Es el corresponsal para el Magreb. Antes lo fue en Jerusalén durante siete años y, previamente, ejerció como jefe de Internacional. En 20 años como enviado de EL PAÍS ha cubierto conflictos en los Balcanes, Irak y Turquía, entre otros destinos. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Zaragoza y máster en Periodismo por la Autónoma de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS