Feijóo al Gobierno: “Salgan de la trinchera y vuelvan al feminismo con sentido común que critica los insultos a las mujeres sin mirar su filiación política”

El líder del PP insiste en reformar la ley del ‘solo sí es sí’, mientras que Sánchez defiende esperar a que el Supremo unifique doctrina

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, en un acto en Málaga.Foto: EUROPA PRESS/ALEX ZEA (EUROPA PRESS/ALEX ZEA) | Vídeo: EPV

El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, ha conmemorado el Día contra la Violencia de la Mujer en un acto de su formación en Málaga, presumiendo de que su partido es el que más avances legales ha logrado en la lucha contra esta lacra —aunque no ha mencionado la Ley contra la Violencia de Género―, para diferenciarse de “los errores garrafales” de la Ley de Garantía Integral de la Libertad Sexual. El líder de los populares ha insistido al Gobierno para que reforme cuanto antes la norma y “volver a imponer las penas que salvaguardaban más los derechos de las mujeres”.

“Tras todos estos años de avance, en este 25-N llegamos con menos cosas que celebrar”, ha sostenido Feijóo, en alusión a la llamada ley del solo sí es sí y a las excarcelaciones y revisiones a la baja de una decena de condenas a agresores sexuales que se han derivado de su aplicación. “Hoy las mujeres están más desprotegidas que antes a consecuencia de una ley mal planteada”, ha abundado el dirigente popular, que deriva, en su opinión, de un afán “de querer patrimonializar el trabajo de todos y de querer sacar rédito político de un asunto de Estado, de desoír a la opinión de los expertos y de actuar de una forma soberbia”.

En el día tan señalado por el 25º aniversario del asesinato de Ana Orantes la intervención de Feijóo en Málaga, para la entrega de los premios Junt@s contra la violencia de género, organizados por el PP malagueño, era la primera después de los insultos de Vox a la ministra de Igualdad, Irene Montero, en el Congreso de los Diputados, sobre la que el líder del PP aún no se había pronunciado.

Aunque tampoco esta mañana ha mencionado expresamente el bochornoso ataque en la Cámara baja, sí se ha referido a los insultos a las mujeres, aunque de forma genérica. Feijóo ha pedido los miembros del Consejo de Ministros que “salgan de la trinchera y vuelvan al feminismo que busca consensos” y ha definido ese feminismo como “el del sentido común que es capaz de criticar los insultos a las mujeres, a todas las mujeres, sin mirar la filiación política de cada una de ellas, al que es capaz de denunciar la situación en Irán, al feminismo que es capaz de ver que la ley del sí es sí ha tenido unas consecuencias nefastas y que hay que cambiar urgentemente”.

Y en la necesidad de reformar la ley, sin esperar a que el Tribunal Supremo unifique doctrina, ha insistido Feijóo a lo largo de buena parte de su discurso. “El mal ya está hecho y es irreversible, pero debemos arreglarlo cuanto antes, aceptando que el Gobierno y sus socios se equivocaron”, ha comenzado, para continuar, más adelante, recordando que el PP “está cumpliendo con su deber”, ultimando una proposición de ley para hacer los cambios cuanto antes. “Si el Gobierno se ha equivocado, les tendemos la mano para rectificar y restituir las penas que ha modificado la ley del sí es sí para volver a imponer las que salvaguardaban más los derechos de las mujeres”, ha añadido.

Para Feijóo, “la igualdad entre hombres y mujeres debe ser un punto de encuentro permanente: todas las fuerzas políticas, todas las fuerzas sociales y toda la sociedad civil”, ha señalado Feijóo, quien ha cerrado esa parte de su alocución con una extraña reflexión que ha sido de las más aplaudidas entre los asistentes: “Málaga tiene nombre de mujer, Andalucía tiene nombre de mujer, España tiene nombre de mujer y Galicia tiene nombre de mujer”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Casi al mismo tiempo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, antes del inicio del 26º Congreso de la Internacional Socialista en Madrid, ha hecho todo lo contrario que Feijóo: defender la necesidad de la ley del solo sí es sí, apelando también al consenso social. El dirigente socialista ha reiterado que hay que esperar a que el Tribunal Supremo siente doctrina. “El Gobierno y el Parlamento aprobaron una ley importante, la Ley Integral de Garantía de Libertad Sexual, que tiene el único cometido de reforzar la seguridad de las mujeres frente a las agresiones y que nunca más una víctima sea cuestionada. (...) Es una ley pensada para proteger a las mujeres, que de hecho va a protegerlas, es una ley pionera y a la vanguardia, necesaria, que pone el consentimiento en el centro de las relaciones entre hombres y mujeres”, ha esgrimido, frente a las críticas por la rebaja de las condenas a agresores sexuales que ha provocado la aplicación de la nueva normativa, en vigor desde el 7 de octubre. “La Fiscalía General del Estado ya se ha pronunciado, ha unificado criterio para la aplicación de la ley y ha habido audiencias provinciales que se han posicionado en favor de una lectura, otros de otra. Como presidente del Gobierno, creo que es importante esperar a que se pronuncie también el Tribunal Supremo para que se unifique toda esa doctrina y garanticemos entre todos la seguridad de las mujeres”, ha recalcado.

Deliberaciones del Supremo

El presidente ha destacado, en conversación informal con los periodistas, que el Supremo ha iniciado las deliberaciones sobre la aplicación de la ley y ha insistido en que hay que esperar a que sienten jurisprudencia: los primeros informes presentados por la Fiscalía del Tribunal Supremo sobre cómo debe aplicarse la ley a hechos juzgados o cometidos antes de su entrada en vigor son contrarios a rebajar la pena. El ministerio público considera que la nueva norma no debe variar los castigos impuestos en el caso Arandina, al que el presidente se ha referido.

Sánchez se ha dirigido con énfasis a los hombres para que asuman un papel activo en la lucha contra la violencia machista. “Esto va de nosotros. No basta con decir que no soy machista. No basta con guardar silencio. Para dejar de ser machista hay que aprender, dejemos que las mujeres nos enseñen a no serlo”, ha enfatizado.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS