Hallado en una zona montañosa de Zamora el cuerpo sin vida del piloto de la avioneta desaparecida el miércoles

El cadáver ha aparecido cerca del lugar donde se estrelló el aparato, que ha sido avistado la tarde de este viernes por los equipos de búsqueda

El avión desaparecido, en una foto de archivo de la propia compañía.
El avión desaparecido, en una foto de archivo de la propia compañía.

El cuerpo sin vida del piloto de la avioneta antincendios desaparecida el pasado miércoles ha sido localizado la tarde de este viernes en Porto (Zamora), al sur de peña Trevinca, en el límite entre las comunidades de Galicia y Castilla y León, poco después de avistarse desde el aire el aparato siniestrado. El cadáver ha sido hallado cerca de la aeronave, según han detallado fuentes cercanas al dispositivo de rescate.

El piloto fallecido se llamaba Santiago Durán, tenía 36 años y procedía de Sevilla, donde tenía pareja y dos hijos. Su esposa, una hermana y su padre se habían trasladado tras conocer la desaparición a Ourense a la espera de novedades sobre el hombre, que manejaba un monoplaza Thrush 710P, de matrícula EC-MXL, según ha informado la empresa propietaria. El último contacto con Durán, que contaba con una notable experiencia previa, fue a las 12.30 del pasado martes. El último mensaje que emitió el tripulante señalaba que se hallaba a “unos 35 minutos de León”.

Durán entró en 2019 en Plysa, una empresa que se dedica a la prevención de incendios en Europa, el norte de África y Sudamérica. El piloto sevillano estaba trabajando en el servicio de extinción de incendios de la Xunta de Galicia, informa Eva Sáiz. Ya entrada la noche y tras cuatro horas de travesía a pie, los miembros del equipo de rescate, formado por miembros del Grupo de Rescate e Intervención de Montaña, del servicio aéreo de León y de la Unidad de Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil han logrado trasladar el cuerpo a los vehículos ubicados cerca de Puerto de Sanabria, desde donde está previsto que sea llevado hasta el Instituto Anatómico Forense de la capital zamorana.

También las malas condiciones meteorológicas, con mucho viento y lluvia, han complicado al dispositivo de búsqueda, que carecía de la información que debería proporcionar un sistema instalado en la avioneta, un sistema que no se activó pese al impacto. Portavoces de la empresa propietaria de la aeronave, que viajaba entre Lugo y Córdoba, coinciden con los bomberos en que esa baliza instalada a modo de “caja negra” de los aviones debería haber funcionado en caso de impacto y remitir así la ubicación. Sin embargo, también albergan la posibilidad de que la violencia del golpe por la caída desde gran altura la haya inutilizado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Fuentes de los bomberos de Zamora insisten en que ese dispositivo debería haberse activado porque está pensado precisamente para que, en caso de accidentes o caídas de la aeronave, se pueda conocer dónde se encuentran. Además, critican que la aeronave de la compañía Plysa volase pese a las malas condiciones climatológicas del noroeste de la Península estos días. Portavoces de la empresa aérea, dependiente de Air Nostrum, admiten que esa baliza no ha dado señal y que ese hecho ha complicado la localización del piloto.

Horas antes de la noticia, a la familia de Durán estaba “en estado de shock”, ha explicado a este diario el alcalde de Gines (Sevilla), Romualdo Garrido, la localidad donde Durán reside con su pareja y sus hijos. Garrido ha transmitido su pésame a los familiares a través de Facebook, donde ha asegurado que la información supone “un auténtico mazazo”, ha agradecido el trabajo en torno al operativo de búsqueda y ha decretado el duelo en el Ayuntamiento.

Antes del hallazgo, las delegaciones del Gobierno en Castilla y León y en Galicia habían reiterado el empeño en encontrar a Durán, para lo cual se lidiaba con las adversidades del viento y la lluvia que impedían un pleno despliegue aéreo, mientras que por tierra sí que se había podido actuar en un amplio triángulo entre las provincias de León, Zamora y Ourense.


Sobre la firma

Juan Navarro

Colaborador de EL PAÍS en Castilla y León, Asturias y Cantabria desde 2019. Aprendió en esRadio, La Moncloa, en comunicación corporativa, buscándose la vida y pisando calle. Graduado en Periodismo en la Universidad de Valladolid, máster en Periodismo Multimedia de la Universidad Complutense de Madrid y Máster de Periodismo EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS